2015

Chafirete – A simple vista

Desde algún lugar del mundo, 13 de marzo del 2015. La persona que me precedía estaba que se lo llevaban los mil demonios. Habíamos hecho fila desde las 7 de la mañana con el fin de ver al doctor para que este a su vez nos diera la calificación, requisito indispensable para obtener el visto bueno y nos otorgaran el permiso para manejar el delfín de la ruta 13 que hacia su recorrido de la colonia Pradera hasta el Centro Medico en la capital mexicana.

-Como tardan este pinche médico- refunfuñaba mi futuro colega y ni como consolarlo lo cual me sentía impotente ya que a decir verdad no tengo la habilidad de ser un buen consejero. Me disponía dejar la lectura para darle una palabra de aliento, no recuerdo que leía en ese entonces; si las aventuras de Memín Pinguín o Lagrimas, Risas y Amor de la Guionista Yolanda Vargas Dulché y del dibujante Antonio Gutiérrez. Llevar algo para leer era un vicio que hasta la fecha no lo he podido dejar lo confieso…. ¿En que estábamos? ¡Ah si ya recuerdo! Ruego me disculpe el lector por apartarme del tema. Decía que estaba a punto de darle una palabra de aliento a mi futuro colega cuando en eso se abrió la puerta y desde el fondo del consultorio el doctor grito:

-¡El que sigueeeeee!

-Al fin chingada madre! -Para variar volvió a gruñir el colega y se introdujo al consultorio.

ciudad-mexico-microbus

Continúe con mi lectura que había dejado a causa de la interrupción y …. ¡Ya recordé! Eran las aventuras de Memin lo que estaba leyendo y me había quedado en que el pobre de mí héroe iba en busca de la tabla con clavo para recibir su castigo por haber reprobado las matemáticas. ¡No si su ma’ linda era muy rígida, igual que la mía. Bueno mi jefita no me pegaba pero, no me dejaba ir a ver tele argumentando que no tenía los veinte centavos que cobraba el vecino. Pretextos de mi jefita mucho menos me dejaba ir a ver mi novia.

En eso estaba, creo que no habían transcurrido ni cinco minutos cuando de pronto la puerta se abrió violentamente y hecho una furia salió el truncado aspirante a chafirete, después verán por qué lo digo, echando pestes.

-Chingue a su puta madre pinche doctor pendejo bla bla bla y se alejó vociferando improperios a diestra y siniestra- espero que esta lectura la estén leyendo mayores de 10 años.

¿Qué paso? – fue la pregunta de los que estábamos en la fila. Nadie hasta entonces había salido del consultorio de esa manera. La mayoría salían cabizbajos y los menos con un sonrisa de oreja a oreja pero hasta ahí.

-El que sigueeeee! Se oyó la voz del Doctor-

-Trágame tierra –pensé- exagero si le digo al lector que los nervios se apoderaron de mí y si no hice pipi fue porque la verdad… no si estoy exagerando. Me encamine al consultorio y tímidamente más que por educación toque la puerta semi- abierta al tiempo que dije

-¿Se puede?

-Adelanteeee, no se quede como pendejo ahí parado- chin, sí que lo hicieron encabronar pensé-

-Siéntese!- A ver dígame que se le ofrece- Me ordeno con voz autoritaria ¡What! Me dije a mi mismo ¿que no sabe a qué vine? es mas no vine por mi voluntad, es el requisito que me dieron para poder subirme a un autobús de transporte público- pensé- y conteste.

-Vera doctor yo venía a…

-Venia o viene! Acaso no sabe conjugar los verbos. Me lleva la chingada con ustedes. Con razón se meten de choferes pues no saben expresarse. ¡Ah pero eso si nada más se suben a un autobús y se vuelven los más violentos pero aquí viene con la cola entre las patas o sintiéndose muy chingones como el cabrón que se acaba de ir.

-Perdón doctor que le refuta pero yo no tengo la culpa que mi antecesor lo haya hecho enojar, si usted quiere regreso más tarde o mañana cuando esté tranquilo.

Y que cree que tengo su pinche tiempo y estoy a su puta disposición. Mañana o al rato siempre me vera así lidiando con pendejos que quiere sentarse al volante únicamente para matar gente.

-Perdóneme doctor pero eso no es mi caso-

-No me venga con mamadas si no fuera su caso a que chingaos vino.-

-Ya le dije doctor vengo a que me entreviste y me dé el visto bueno para obtener mi licencia pero le repito, si está usted de malas regreso otro día.

-Y dale con la misma chingadera a ver grandísimo cabrón que tiene usted acaso atole en las venas?

-No doctor. ¿por qué lo dice?
-Por qué ya le mente la madre ya le dije que es usted un pendejo y no responde a mis insultos dígame de que esta hecho-

-Mira hijo para no meterte en problemas es mejor que haya un loco y no dos sigue este consejo y veras que te evitaras problemas -A mi memoria vino dichas palabras de mi jefecita.

-Por qué se queda callado pedazo de imbécil contesteeeee!

-Doctor es que…

-Y a todo esto cuál es su nombre

Mi nombre es …… luego que anoto mi nombre en una hoja me dijo al tiempo que su semblante cambio el de un hombre iracundo a el de un hombre de lo más educado.

microbusero-27677-28566

Felicidades señor Buendia ha pasado el examen excelentemente. Créame que lo felicito sinceramente ya que usted se portó ecuánime y no se violentó como el compañero que acaba de salir. Este examen fue para valorar su comportamiento ya que la responsabilidad que va a enfrentar es muy delicada. ¿Si sabe con cuantos usuarios se va a enfrentar diariamente verdad? . Cuántos de esos usuarios saldrán con prisa estresados y si el chofer se pone al tú por tú imagínese. Lo felicito nuevamente ha pasado el examen y ahora dígame por que manejar un camión si veo que en su resumen ha trabajado en varias dependencias gubernamentales si no es indiscreción cuénteme ¿por qué manejar un delfín?

Vera doctor es un reto y un sueño y al rato si tomo un curso de piloto por qué no ser aviador!

-Sonrió el doctor amablemente al tiempo que me extendió mi certificado.

-Muy bien suerte señor Buendia y hágame el favor cuando salga dejar la puerta abierta-

-Gracias doctor con su permiso-

-Suerte mi querido amigo-

No bien había traspasado el umbral de la puerta cuando la potente voz del Doctoro se escuchó a mis espaldas.

-El que sigueeeeeee!

El compañero que seguía se levantó de su asiento y mirándome angustiado quiso preguntar pero nuevamente la voz del doctor se oyó esta vez con más energía. Únicamente le dije a mi futuro colega ——Suerte! no se vale copiar

Lo que vino después fueron anécdotas interesantes que diariamente viví, unas gratas y otras no tan gratas pero que me dejaron una buena experiencia para mis futuras actividades. Hoy quise recordar esta parte de mi vida debido a que una persona a la cual estimo mucho fue víctima de un cafre del volante. Es cierto manejar es una gran responsabilidad y se gana el sustento con un pie en la cárcel o en el panteón pero más bien en la cárcel. Sin embargo esto no quita a que se deshumanice uno con los semejantes mucho menos que los permisionarios como es el caso de la ciudad de la Eterna Primavera se haga sordos a indemnizar a las víctimas. Que dirá de esto el Cua si es que llega a ser presidente de dicha ciudad ¿Ojala le hagan llegar este escrito y el enlace que me permití adjuntar para que lo tome como su bandera de campana y por supuesto que cada quien se haga responsable de sus actos si me hacen el chingado favor.

Cortesía de BUPE

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
86 Comentarios en “Chafirete – A simple vista”