2016

De Iglesias y Sexo

pies_2Hace casi un año hubo un caso muy sonado en Nashville respecto a un club swinger llamado The Social Club que compro una propiedad cerca de una escuela cristiana. Las actividades en ese club en realidad no tenían ninguna afectación para la escuela, sin embargo la escuela junto con otras iglesias empezaron a mover sus influencias para que el gobierno de la ciudad cambiara el equivalente al uso de suelo y no se pudiera abrir el “club privado” por sus cercanías a la escuela. Cabe recalcar que en dicho club no se vende alcohol no se toleran drogas y en teoría no hay actividades sexuales dentro de el, solamente la gente va se conoce se pone cachonda y se va a un hotel o a sus casitas a echar pasión. Obviamente los mojigatos ven esto como una amenaza, a pesar que si ellos no entran al club no sabrían lo que ahí pasa.

Con el tiempo la ciudad accedió a cambiar el uso de suelo dejando al club (que por cierto tiene operando desde 1980 en otra construcción) aparentemente sin ninguna opción.

¡Pero no contaban con su astucia!

El club ha logrado eliminar los obstáculos porque se declaro una iglesia, como lo leen, para ser exactos ahora se llama “Centro de la Hermandad Unida” sus actividades son similares se reúnen, platican, puedes llevar tu botella de vino y tomarla, básicamente actividades similares a las que cualquier iglesia podría tener. Cambiaron el nombre a un par de cuartos para parecer mas una iglesia usando nombres como Coro en lugar mazmorras, o santuario en lugar de pista de baile, hicieron incluso su lista de mandamientos, los cuales son exactamente iguales a los 10 que conocen con excepción de 1 el cual cambio a “No cometerás adulterio a menos que tu pareja lo acepte” por obvias razones.

Lo mejor o peor no se es que la constitución lo permite, porque la definición de iglesia es bastante amplia, tu puedes creer en lo que se te antoje, y no solo eso, las donaciones que se hagan a esa iglesia son como a cualquier otra iglesia deducibles de impuestos, ¿que bonito es lo bonito no?

Total que si los quieren cerrar, la ciudad tiene que demandarlos, eso les ahorra gastos de abogados, ¿y quienes pagarían por dicha demanda? En efecto los habitantes mojigatos del lugar, con la certeza de que seguramente perderían.

¿Hazmes? Varios, el que los mojigatos se metan en la vida privada de las personas, el que la ciudad les siga el juego al grado de cambiar leyes de zona solo porque unos aleluyos están espantados por lo que pase dentro de un club privado etc. Si en el club se realizan o no actos morales, no somos quienes para juzgar es su propiedad, son sus verijas.

¡HECF!

Cortesía de El Quesos

logo-la-banda

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
1,267 Comentarios en “De Iglesias y Sexo”