2016

¿”Salvamos” al mundo cuando nos conviene?

Mucho se ha hablado de la destrucción del planeta, de la sobre explotación de sus recursos, de los cambios climáticos, de la avaricia de ciertos grupos, de la complicidad de las autoridades. El tema ha dado pie a la publicación de libros, documentales, conferencias, mucha gente se ha enriquecido con el tema. Se han realizado cambios en las leyes, cumbres mundiales para analizar y debatir el futuro y la preservación del planeta. Pero el fenómeno sigue sucediendo.

Hoy me tocó vivir en Cancún una pequeña parte de esta destrucción, le llamo pequeña porque fueron 57 hectáreas de mangle que fue arrancada de raíz para hacer posible la construcción de: una plaza comercial, una iglesia, parques y edificios de condominios, por supuesto en un lugar privilegiado. El lugar devastado (57 hectáreas) era hogar de mapaches, cocodrilos, cangrejos, coatís, ardillas y algunas especies de aves y otros animalillos.

cancun_manglar2

Hay muchos reclamos en redes sociales y algunas personas se han manifestado en el lugar de los hechos. Hay videos, fotografías, hay gente llorando por la “crueldad, la ambición, la insensibilidad humana”.

Irónicamente los principales promotores de estas manifestaciones es gente que vive a unos metros de ese lugar; en edificios de lujo, gente de dinero, gente que duerme y vive con todas las comodidades en sus condominios que fueron construidos precisamente en un lugar que antes también fue un manglar. Esta gente no se queja por el manglar, se queja porque con la construcción de los nuevos edificios ya no tendrán esa vista privilegiada hacia la laguna y hacia la zona hotelera que gozaron por varios años y por la cual pagaron millones de pesos.

Los otros son, gente como uno, de a pie, algunos se manifiestan porque sienten ese amor por la naturaleza, algunos por ocio, algunos por ignorancia, otros nomas por hacerla de tos porque como decía un we en facebook: vamos a joderles su proyecto. Se veían pancartas, insultos a las autoridades locales, a las autoridades estatales, pero los permisos, los trabajos, la venta de los terrenos, todo corresponde a Fonatur, que es una entidad que opera y reporta a nivel federal.

A veces uno siente impotencia, rabia, coraje, porque definitivamente no es correcto que esa gente haga y deshaga a su antojo, ese lugar estaba muy bonito, seguirá existiendo pero ya no igual, será transformado, se llenará de asfalto, de edificios, de gente, de autos.

El Hazme viene porque esa misma gente que hoy se manifiesta en contra, en algunos meses adquirirá un condominio, pondrá un negocio, obtendrá un empleo, o nomás irá de paseo, presumirá sus fotos, correrá en los parques, se embriagará en sus bares y purgará sus pecados en su iglesia, siempre ha sido así y lo digo porque para que hoy podamos estar aquí manifestándonos, divirtiéndonos, juzgando, analizando lo que sucede, compartiéndolo, porque para que pudiera existir Cancún alguien tuvo que planear , alguien tuvo que tomar decisiones y alguien tuvo que arrasar con más de 90 mil hectáreas de selva y mangle y en consecuencia también acabar con el hábitat de chingo de animalitos. Pero entonces no estaba de moda “cuidar” del planeta. ¡HECF!

Cortesía de Bashalpal

logo-la-banda

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
1,242 Comentarios en “¿”Salvamos” al mundo cuando nos conviene?”