2016

El pobre del Chapo Guzmán

chapo_privacion La Comisión Nacional de Derechos Humanos ha recibido quejas en contra del Director del Altiplano, además el Poder Judicial de la Federación, radicó sendas demandas de amparo, el fondo, en ambos recursos es el mismo: Violaciones a los derechos humanos del Ciudadano (sic) Joaquín Guzmán Loera, (dice la constitución que son ciudadanos mexicanos los mayores de 18 años que tengan un modo honesto de vivir).

Las quejas consisten en privación del sueño, humillaciones y violación a la intimidad. Resulta que por protocolo lo despiertan cada cuatro horas, o lo despertaban porque ahora ya lo dejan dormir seis horas.

Además de los recursos legales, familiares y abogados han incluido el recurso mediático, acuden a un pueblo ignorante y sediento de héroes, y dicen “Miren este pobre hombre que hizo mucho por su comunidad, miren como lo tratan, pobrecito”.

Por cuestiones de “presunción de inocencia” ninguna autoridad dirá lo que el Chapo Guzmán es, nadie dirá lo que la voz popular ya sabe: Es un delincuente, bajo sus órdenes el cartel de Sinaloa hizo y hace correr ríos de sangre en luchas contra otros carteles de la droga y células propias, se rumora que incluso uno de sus hijos murió en manos de uno de sus hombres “El Macho Prieto”, quien a la postré sería traicionado y “puesto” para su captura o muerte.

El Chapo Guzmán es responsable de todos los delitos que causa el ser narcotraficante, secuestro, extorsión, homicidio, delincuencia organizada y demás etcéteras. Además de todo, se ha fugado dos veces de prisiones de máxima seguridad, para mi es obvio que para el señor la prisión preventiva “normal” y la Reinserción, como que no están funcionando, para mi es claro que con una persona con un amplio currículum criminal es necesario tomar medidas extremas, como ellos mismos rezan en sus mantas “Pa que aprendan a respetar”.

Pesé a eso, “El Señor” sigue ganando simpatías no solo entre la pléyade sino entre el destacado periodismo mexicano, el periodismo intelectual (Proceso y Aristegui), señalan que fue traicionado, que dio dinero para campañas políticas. Cómo si eso fuera una excusa razonable para ser un delincuente. O sea no importan los homicidios, los secuestros, el tonelaje de droga, no, aquí lo importante es que fue traicionado por políticos, en qué país vivimos que ya ni un narcotraficante puede fiarse de la palabra de los funcionarios. ¡Habrase visto!

No creo que la vida le alcance al señor, para poder “reinsertarlo en la sociedad”, es cierto que como seres racionales que somos debemos comportarnos a la altura y no rebajarnos al nivel de los delincuentes, pero tampoco se trata de crearles una vida color de rosa, donde son mantenidos sin exigirles nada a cambio, salvo que se queden en su celda, y si el señor ni eso hace, pues le aplica la máxima ferrasniana o la bebe o la derrama.

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
1,279 Comentarios en “El pobre del Chapo Guzmán”