2016

El troleo

trollfaceUn buen día por la mañana, me encontraba degustando tranquilamente mi lonche Godínez en la oficina; compuesto por el humilde y tradicional sándwich de recalentado y, por que me cuido y no era quincena, un boing de mango. En eso se me acerca un Godínez de los de antes, de los llamados Gutierritos, uno que a sus 50 años lleva de lunch: caldos finos, ensaladas (es puro brócoli pero él así le dice), muffin sin gluten (HECF) y la siempre heteroflexible coca light, ataviados dentro de un maletín que claramente le prepara su esposa.

El muy simplón me muestra una foto que minutos antes me había tomado, mientras le daba una mordida a mi sándwich, – No pude evitar hacer un meme, se ve que tenías hambre jaja -, me dice con tono burlón mientras yo veía la foto con la leyenda: “Cuando todavía no depositan”, en la ya clásica tipografía impact. – No te enojes… toi troleando!! -, agregó.

El hecho no me causó ninguna gracia, tampoco enojo, aun cuando en la foto si se apreciaba que habría la buchaca como si no hubiera comido en 2 días. Lo que me llamó la atención fue su última frase y me hizo pensar ¿Cómo este caballero amplio y risueño conoce ese término y lo aplica en indefensos traga lonches?

Hace algunos años, el troll era el clásico nerd resentido que pasaba sus días en los chats IRC insultando a diestra y siniestra. Al tiempo que Internet se popularizaba y, de estos individuos llenos de acné y con dedos naranjas por la ingesta diaria de chetos, ahora surgían nuevas generaciones de trolls con recursos cada vez más molestos y variados.

Es por ello, amable forista que, como ya me pagaron mi quincena y no tengo nada que hacer, me di a la tarea de hacer una pequeña clasificación de algunos tipos de trolls que me ha tocado identificar en mí día a día. Pa’ no hacérselas larga y no darles nada a desear, ahí les va:

El novato.

Este chamaco puberto deambula por los foros de internet y las oficinas donde reparte la correspondencia, dejando frases muy simples como: “putos todos”, “denunciado lince, despídete de tu cuenta papú :v”, “buenas noches jejeje” (esto lo dice al llegar a la oficina cuando aún es de día pa’ ver quien cae), “¿Ya viste X película? Al final se muere la niña XD”, “yo no soy 100tifiko”, etc. Regularmente, a estos mozalbetes les recuerdas que por algo no tienen novia y acto seguido no comentan nada en varios días.

El Vanguardista

Utiliza los memes más comunes y/o las frases que ve en TV o internet para hacerse el gracioso. Se mueve con base a la tendencia, con frases como: “¿Quieren monologueee?”, “¿Cuántos más peña?”, “a veces quisiera… pero me acuerdo que…y se me pasa”, “bájale su chor”, “#nosfaltan…”, “kakakaka”, “Paty la…”, etc. Sí no hay un like o un jajaja como respuesta a su atinada sapiencia, el individuo recurre a lo esencial, al troll caga huevos (ver debajo). Es el más común de los trolls y aunque la frese que dice la has leído o escuchado muchas veces, en ocasiones el contexto te hace darle un like o esbozar una sonrisa, total, mínimo no te mienta la madre.

El intelectual

Este sujeto en ocasiones es un verdadero erudito que trata de cambiar al mundo desde su teclado, humillando con jocosas y elaboradas frases a su víctima. Pero en la mayoría de los casos, solo es un chaval con acceso a Wikipedia, a veces egresado de la Ibero, a veces del CCH, pero que por igual siente un escozor o ardor en la parte final de su intestino grueso cuando alguien muestra su ignorancia ante un tema que, en apariencia, él domina. No hay otra forma de neutralizarlo más que ignorándolo, puesto que, al igual que un árbol que cae en el desierto y nadie lo escucha, no hace ruido.

Gestapo de la ortografía

Vas tranquilo por el blog troleando como novato y de pronto se te cae por el camino un acento o una coma, – Nadie lo notó -, piensas, mientras editas el comment. Al comentarista promedio le vale lo mismo que el tamaño de las bolas de un eunuco, pero a este sujeto le encanta hacerte notar que se leyó “La fuerza de Sheccid” en la secundaria. Lo cómico de ésta situación es que, en muchas ocasiones, el troll que corrige ortografía comete alguna falla al tratar de corregirte.

El caga huevos

Es común que en los espacios de internet donde se permiten comentarios, pululen personajes que gozan con el sufrimiento ajeno. Les encanta clonar tu cuenta, hablar de porno y no pasar el link o poner links a páginas inexistentes, dar seguimiento a todos y cada uno de tus comentarios, evidenciar tu raza, credo o status social y dejar finas y bellas frases como: “cuántas copas tenés vos…”, “QUE ROIO PANOSHONES”, “pinche prieto ___[GENTILICIO AQUÍ]__chango”, “ya vi tu perfil del feis…” y un largo etc. No lo puedes erradicar ya que matas (literal o virtualmente hablando) a uno y aparecerán dos automáticamente. Se reproducen por toda la red mundial y terminan contaminando el ambiente. No intentes razonar con ellos, mejor aléjate y recuerda a Santo Tomás de Aquino: “Teme al hombre de un solo libro.”

El profesional

Sabe el momento adecuado para soltar su frase ganadora. Llega a ser gracioso y molesto a la vez, a veces más que el mismo caga huevos. La mayor bronca con este individuo es que en ocasiones se llega a enfrascar y avanza más allá de lo virtual. Te investiga y toma personal la afrenta de convivir en el mismo espacio que él, lo cual nunca termina bien. Su actividad en la red se maneja en lo ilegal y es el troll de mayor peligrosidad. No lo enfrentes, este personaje es más letal de lo que aparenta, no te fíes de su camiseta del américa. Mucho ojo.

Sé que me faltaron muchos más pero también sé que quién regula este congal no me depositará un peso para servirles de bufón :), así que hay los ponen en los comentarios.

¡HECF!

Cortesía de El Quejoso

logo-la-banda

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
679 Comentarios en “El troleo”