2016

No estaba muerta andaba de cachonda

flor_leticiaUna y otra vez las redes sociales demuestran su influencia en el acontecer diario, hoy desde la fronteriza ciudad de Tijuana, el desenlace de una historia digna de la rosa de Guadalupe.

Flor Leticia Lugo Ramos y su esposo Ramón Roberto Othon Martínez, disfrutaban de un partido de futbol de Xoloitzcuintles en el estadio Caliente el pasado 21 de octubre, cuando Flor fue al sanitario. Eran alrededor de las 20:10 horas cuando la vio por última vez esa noche. La tardanza de la joven alertó a Ramón quien solicitó el apoyo de los elementos de seguridad del estadio y hasta se checaron los videos, sin obtener resultados del paradero de Leticia. Al día siguiente presentó una denuncia formal y decidió exponer su caso en redes sociales.

En redes sociales y diferentes fuentes noticiosas se divulgo la noticia de este supuesto “SECUESTRO”, usuarios compartieron la historia junto a la imagen de la femida, así como los buenos deseos y oraciones para su pronta localización….

Hubo movilización de la fuerza pública que género gastos de recursos para investigar lo sucedido, así como de seguridad del estadio

Hoy la mujer apareció en su domicilio quitada de la pena, sonriente con el cabello teñido y ropa nueva, al ver la conmoción y ser cuestionada por la policía, la hembra dijo que un ex novio, se la llevo a un motel y le dio dinero para que se tiñera el cabello de rojo y fuera a comprar ropa, pero que no se acuerda de quien es el ex novio, ni que motel fue, ni en que tiendas compro la ropa, ni que salón le arreglo el cabello, ni por que la libero.

Hay que saber que esta no es la primera vez en que la hembra “DESAPARECE” para días después regresar con tremenda sonrisa.

EL HAZME EL CHINGADO FAVOR ESTA EN QUE:
Ahora las amistades de esta tierna madre de familia acusan y amenazan a los medios por entrometidos.

Más información: tijuanasincensura.com

¡HECF!

Cortesía de …

logo-la-banda

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
667 Comentarios en “No estaba muerta andaba de cachonda”