2017

Un cambio necesario

En estos últimos meses hemos visto una gran cantidad de eventos bastante vergonzosos que involucran políticos, empresarios o personajes públicos mexicanos. Hemos visto desvió de recursos, trafico de influencias, robos y demás hechos que hacen mella en la ya desgastada reputación de los mexicanos ante el mundo.

Pero el hecho de que ahora se estén dando a conocer estos acontecimientos no quiere decir que antes no se llevaran a cabo, antes pasaban y pasaban de una manera cínica y descarada.

Quien no recuerda al negro durazo o a tanto político y empresario mexicano que se hizo rico a expensas de los recursos públicos.

Lo que pasó con Duarte era el pan nuestro de cada día en el México de antaño, solo que antes nadie decía nada, pero todos sabíamos.

Y es que esa “cultura” esta tan arraigada, tan pegada a nuestra vida cotidiana que erradicarla nos esta siendo muy difícil, y pasa en todo el mundo y a todos niveles.

Vamos dando ejemplos:
Todos sabemos que en el gobierno se dan concesiones a empresas solo si estas dan cierta cantidad de dinero al encargado de dar dichas concesiones, también se sabe que no se contrata al personal mas capacitado para el puesto, sino al que apoyó en campaña o es conocido, amigo o familiar de algún encargado de alguna institución.

En las empresas muchos empleados roban mercancía o dinero en efectivo, por ejemplo en las maquilas hasta la cinta de aislar se llevan y el empleado se siente justificado por el sueldo tan miserable que le dan.

Los vendedores de alto perfil por lo regular sobornan a sus clientes y les dan beneficios que a todas luces son o ilegales o moralmente reprobables, pero se justifican diciendo que si no lo hacen ellos otro lo hará.

Es parte de nuestra vida diaria, lo vemos en todos lados y muchas veces somos cómplices o autores de estos atropellos.

En todos estos casos recientes, donde se hace notar la falta de integridad de muchas personas, no creo que el principal problema sea el que piensen de nosotros como mexicanos en otros lados del mundo, sino como estos actos tan increibles pasaban “desapercibidos” para nosotros y porque a lo largo de los años no hemos hecho nada para impedir que pasen y porque estamos tan reacios a cambiar.

El mexicano esta acostumbrado a no hacerle frente a las consecuencias de sus actos, a las cosas fáciles, a sacar provecho de las demás personas y a pensar que todo lo que hace esta bien y no necesita evaluación porque somos los mas chingones del universo, sabemos de todo, no tenemos que estudiar y en todo tenemos razón… y yo creo que eso debería de cambiar.

¡HECF!

Cortesía de Cesar

logo-la-banda


2017

¿Juzgamos mal a #LordPrepa10?

Hola Hazmerianos, Les traigo el video de #LordPrepa10 en el que se demuestra que el video original fue editado y sacado de contexto.


Liga directa: youtube.com

Como se ve en este video el profesor esta en contra de la violencia contra las mujeres.

Tal ves estaba dando ejemplos de la violencia que pueden sufrir las mujeres, ejemplos muy reales.

¡HECF!

Cortesía de ivanm

logo-la-banda


2017

Solterona

Era tedioso tener que contestar con una sonrisa “No se ha dado la oportunidad” “a lo mejor un día de estos”, cuando le preguntaban porqué no tenía hijos. Más fastidioso que eso era tener que escuchar cuando una amiga le preguntaba si había pensado en la posibilidad de ser madre soltera. Cómo si ser madre fuera obligación de toda mujer. De hecho parecía que toda mujer tenía dos obligaciones, dos metas irrenunciables en la vida. Casarse y tener hijos, si no se podía una, al menos la otra.

Nadie preguntaba a las madres solteras por los padres de sus hijos, a los ojos de la sociedad, eran madres, habían cumplido su misión en la tierra.

Pero lo verdaderamente insoportable eran los hombres, no todos, claro, pero la mayoría, incluso parejas de sus amigas, le coqueteaban en cuanto la sabían soltera y sin hijos, cómo si ser soltera conllevara la palabra fácil. Sí que disfrutaba su sexualidad, sí que le gustaban los hombres, pero le enfermaba esa voracidad, esas insinuaciones que tenía que tolerar. Un mensaje a deshoras con un pretexto infantil, un regalito de amigos, invitaciones conocer el bar de moda, “Tan bonita y soltera”. Conocía cada táctica que usaban para intentar llevarla a la cama, se alejó de algunas amigas cuyos maridos no entendían o no querían entender que no se hacía la difícil, no querían entender que no estaba interesada.

Se encontraba donde sus propias decisiones, buenas o malas, la habían puesto, no donde un marido o un hijo la habían obligado a estar. Después de todo, en ocasiones era mejor estar sola que con parejas así.

Tampoco le gusto llenarse de mascotas, le parecía enfermo sustituir un hijo por una mascota, no tenía que, ni quería sustituir nada.

Dejo justificarse de intentar justificarse y en ocasiones contestaba con otra pregunta ¿Tú por qué te casaste?

Disfrutaba su espacio y las ventajas de no tener una atadura, un horario fijo para llegar a casa, la obligación de estar bonita para complacer.

No podía llamarse soledad, porque estaba llena de sí misma. De los viajes, del teatro, de los kilómetros sin rumbo fijo que la llevaron a los mejores destinos, de una copa entre semana, de un día entero recostada en la cama viendo televisión, un domingo leyendo, un lunes de cine….una vida de elecciones propias.