Anotaciones en la categoría: Propuestas

Quizá suene trivial, pero si nos detenemos a pensar todas las implicaciones negativas que genera la impuntualidad, son muchas!

El ser impuntual es una falta de respeto para los demás, genera desperdicio de tiempo, y es con lo que menos contamos, me he percatado que en México realmente somos muy impuntuales, y poco formales, desde que vamos a la escuela hasta para llegar al trabajo, y nos parece normal.

Hace unos meses en un tour “regañaron” al grupo de latino-mexicanos por impuntuales, porque al no llegar a tiempo el itinerario tuvo que ser modificado. En cambio, el grupo de japoneses siempre estaba en punto a la hora de la cita

Me dio algo de pena que en otros países tuviera la apreciación de que el mexicano no es formal y que lo tienen que estar acarreando…

Por lo tanto sugiero que hagamos un pequeño esfuerzo para ser puntuales, no está demás intentarlo.

Cortesía de Diana

La Banda - 21 Jan 2010

2010

La Queja

Leo la nueva propuesta Bicentenario de Hazme el Chingado Favor y me pregunto ¿Es verdad que la queja es el segundo deporte nacional? ¿Es verdad que somos un país de quejosos?

Yo lo dudo.

Es cierto que todas las personas en México tienen lamentos terribles acerca de las condiciones actuales del país, de la corrupción, de los políticos, del desarrollo económico, del estado de las calles, y miles de etcéteras. Sin embargo, mi experiencia es que, nosotros, los mexicanos, nos quejamos en el momento y el lugar en que las quejas no sirven para nada.

Es rancia tradición mexicana salvar la cara. En esto México es una extensión exótica de Asia. Pasividad crónica para evitar la confrontación. Decir que sí aunque pienses que nunca lo harás, aceptar invitaciones y no presentarse. Cortesía de corto plazo que pospone la queja y el desacuerdo al terreno estéril de la intimidad solitaria. Ser testigo de arbitrariedad y abuso y sólo externar el desacuerdo y la indignación en el lugar y el momento en que ya nada se puede hacer.

Autobuses ensardinados porque nadie es capaz de decir: “Ya no cabe nadie más”. Choferes que abusan de decenas de personas con su implícita autorización: el silencio y la indiferencia. Periodistas que mienten y censuran sin que nadie parpadee. Políticos que roban, prevarican y asesinan con altísimos índices de popularidad porque le “echan ganas, son buena onda, hablan como nosotros o porque son la autoridad”.

Sociedad bipolar que va de la catarsis al sopor de la indiferencia y la apatía secular. 300 años de abuso español por varios años de asesinato y barbarie independentista, 40 años de robo, humillación y vejación porfirista por un par de décadas de convulsión homicida y destructora. Setenta años de atole con el dedo más doce del circo de la ineptitud y la burla. ¿Qué sigue señores? ¿Una carnicería nacionalista y demagógica seguida por otro periodo de auto-complacencia y disociación de lo público?

¿No será mejor decir que no, ser claro y hasta grosero?, ¿No será mejor mostrarse en desacuerdo público y ruidoso?, ¿No será mejor volvernos un país de gente que se queja y actúa cuando las cosas no funcionan?, ¿No es mejor decir, no me gusta, no quiero, no voy a ir, eso no es correcto, lo que hace usted me perjudica?

¿O seguiremos aguantándonos hasta perder la razón y asesinarnos porque nos vimos feo?

Poner la mierda donde no se ve no la desaparece, sólo la acumula. Amontonarla solo consigue que un día, por fuerza de evitar confrontarla, tengamos que dar grandes bocanadas de ella, cuando se desborda y nos inunda.

Los invito pues a ser descorteses, decir que no, externar su desacuerdo, criticar y emprender la acción en el momento y lugar adecuados, no en la peda con los cuates o en la noche cuando llegas a tu casa. Quéjate en el momento y lugar en que los abusos, faltas de respeto e ineficiencias se verifiquen, y si no, a aguantar las consecuencias.

Cortesía de lamanoizquierdadedios

labanda.jpg


2010

Conocer nuestra historia

A lo largo de la historia de México nos hemos encontrado con que de una u otra forma la vista que tenemos de los suceso que han transcurrido en nuestro país es solo para tirarle mierda a unos y “enaltecer a otros” sin embargo no nos queda nada bueno, solo la desgracia de “saber” o tal vez memorizar una serie de acontecimientos que ni si quiera son reales, o que si lo son tal vez no ocurrieron como los cuentan o tuvieron otra dimensión de trasfondo.

Una de las cosas a las que esta condenada la humanidad cuando se resigna a solo conocer la historia es repetir una y otra vez cada uno de los sucesos “históricos”, llámense revoluciones, manifestaciones, guerras, que con otro nombre e incluso otra ubicación geografía ocurren sin ton ni son, pero a la sason de que siempre sean los mismo aquellos que ganen y se sirvan, con cuchara grande, los goces de la “victoria”.

La única manera de ya no cometer esos errores, de ya no caer en las mismos baches es no solo conocer, sino ser lo suficientemente críticos acerca de las cosas que nos han ocurrido, así pues, no solo nos debe bastar el saber que el cura don Miguel Hidalgo y Costilla se levanto en armas el 15 de septiembre de 1810, sino que deberíamos comprender que su lucha fue una lucha de igualdad para todas y cada una de las razas que en ese momento habitaban nuestro México y que, aun que pocos lo saben y no todo los libros lo mencionan, andaba bajo el grito de ¡Viva el rey Fernando, mueran los gachupines!.

Por su parte Jose Maria Morelos y Pavón, después de un periodo de luchas, es aquel que concibe ya no solo una lucha por la igualdad de todos los que habitaban en esta tierra, sino que ahora, era el momento de luchar también por la libertad, que a sus ojos ya era justa y necesaria, plasmándola de este modo en su celebre documento “Sentimientos de la Nación“, es así, como deberíamos llamar las cosas por su nombre y darle a cada cual el titulo que realmente le corresponde, no solo bebernos la mierda que nos dan ya medio masticada y lista para tragar.

El mexicano, como persona y ser humano ha demostrado que tiene lo necesario para salir adelante, para poder crecer y para ser incluso una potencia mundial como ya lo fue en algún momento, pero nos gana la pereza y nos es mas cómodo ver que otros hagan el trabajo que nos corresponde y que deberíamos hacer sin chistar, pues es para nuestro propio bien y no solo para el bien de los demás, los que estudian (o que al menos van a una institución de enseñanza) que hagan lo que les corresponde en este momento de su vida, que no añoren lo que no tienen, que luchen por obtenerlo, las personas no cambian de un día para otro, es un cambio paulatino que debe de ser constante y tener una armonía segura para no desfallecer y terminar por hechar todo a la basura.

Venimos de una raza prodigiosa y que es ademas de todo una de las mas grandes a nivel mundial, por el grado de conocimiento de alcanzaron, la conciencia de ellos y de los demás que lograron conformar, una sabiduría que hoy por hoy desdeñamos y hacemos menos por que nos hemos globalizado con la mala idea de que los aborigenes de todo el globo no tienen nada de nuevo que ofrecer, nada útil, que ya lo sabemos todo, sin embargo ellos tienen un conocimiento mas perfecto, pues aun sin tener telescopios ya sabían de los movimiento solares, planetarios e incluso de la galaxia y de todo ello nosotros nos asombramos, pero no hacemos nada para restaurar esos valores que ellos llegaron a diseñar, por que nos decimos y les decimos “pinche indio pata rajada”, hazme el chingado favor, les admiras o no.

La incoherencia del ser humano es muy grande y la del mexicano aun mas, pues dice: “todos contra la corrupción” pero a la vez “que nadie se entere, que nadie sepa, ahí por debajito del agua, etc”, no es una desgracia el ser mexicanos, es un orgullo que debería llenarnos el pecho para gritar ¡viva México! No solo cuando estamos estúpidos de tanto alcohol que hemos ingerido, sino también cuando estamos sobrios y somo capaces de reconocer lo bueno de nuestro pueblo y nuestra gente y lo grande de nuestras raíces.

Hemos de dar media vuelta para ver cuan grandes son los cimientos de nuestra historia y volver a nuestro lugar dispuestos a trabajar y dar lo mejor para que no se corrompa el legado que nos han dado nuestros ancestros, aquellos que de verdad iniciaron desde cero.

Cortesía de Leo

labanda.jpg


2010

Mi propuesta

Mi propuesta para la revolución que necesita el país no es precisamente una revolución en donde haya sangre, Los tiempos cambian y los métodos también lo hacen, si antes construíamos casas en piedras ahora construimos casas en piedras pero con otros materiales y sistemas constructivos (así es soy estudiante de arquitectura). Lo que necesitamos es el uso de la tecnologías para liberarse de los estragos y prejuicios de la sociedad conservadora, con ciertos valores ya obsoletos y aprender a utilizar las ventajas para el bien común. Esta revolución comenzó con la llegada del internet y los espacios libres de comunicación, ahora si deberás queremos hacer la diferencia, debemos de empezar a conocer los avances en la tecnología en la limpieza y las soluciones que otorga unas celdas solares que hoy en día al alcance del consumidor promedio. La revolución de promocionar y dar a conocer estufas solares, vehículos eléctricos, debemos conocer las diferentes materias en los ámbitos de desarrollo social tecnológico y cultural.

Lo que la sociedad mexicana necesita es cambiar muchos de los preceptos con los que crece una persona promedio y empezar a entender, que uno no viene a este mundo para solo comer dormir reproducirse y morir, el humano debe de saber que esta en la sociedad por una razón, la razón universal de que esta aquí para ser visto y escuchado, y sobre todo poner en practica lo que sabe con el interés de que en realidad el concepto de nación es solo un valor anticuado. Ya sea wero y mi vecino moreno, si soy chino y el otro es peruano, no importa mucho si se lo que significa otro concepto que es la solidaridad trabajar bajo una misma bandera que represente no al color de la piel si no a la misma especie, sobre todo a los jovenes, enseñarles a ser menos apáticos, y que su espíritu sea eso! Joven, que no se siente y se resignen a aceptar lo “inevitable”.

Desde mi punto de vista el mayor problema de la sociedad es el dinero, sin dinero no hay solución a los problemas, el dinero lo tienen los políticos personas que no saben solucionar problemas porque ellos (la mayoría) no son especialistas en alguna materia en especifico, pero todo este material insignificante sin un valor real (estamos hablando del dinero), no es nada si atacamos fuego contra fuego, si llegamos primero a la conciencia de las personas.

La revolución de la conciencia puede dar paso a la revolución tecnológica, no para desplazar al hombre en sus actividades si no para que funja como una herramienta para satisfacer las necesidades de las personas.

Y como diría una de mis pocas tiras cómicas favoritas:

“¿por dónde hay que empujar este país para llevarlo adelante?”- mafalda

Hazme el chingado favor!

Cortesía de Sergio

labanda.jpg


2010

Cinco Breves Propuestas

He leído esta entrada, y me parece bien que hazmeelchingadofavor sea un foro abierto a todas las voces e ideas.

Es la primera vez que les escribo y realmente me gustaría mandar alguna imagen o alguna situación hazmeelchingadofavoriana, mínimo un chiste, pero no.

Vayamos al grano, tengo una breve propuesta para todos aquellos que queremos hacer una revolución en este país, si bien no armada (ese seria el ultimo recurso, muy malo por cierto), espero que a través de esta honorable pagina, se haga una exhortación a todos los visitantes a varias cosas que resultaran en una mejora personal.

Primero: dejar de beber cerveza como corsarios, si bien es que varios me van a mentar a mi progenitora, lo cierto es que la cerveza, en cantidades excesivas no hace mas que hincharnos el cerebro y la barriga; también dejar de ver tanto pinchi futbol de tan mala calidad… somos un país futbolero… y en el mundial como nos va? ya ni gracia… y aun así seguimos viendo el clásico y cada estupido torneo… todo para que? para que el dinero de los dueños del duopolio azteca/televisa se siga moviendo y acrecentándose como una grano bola de nieve que cae colina abajo, sin que a nosotros nos toque ni un misero peso.

Segundo: dejar de esperanzarnos en que los millones de virgenes y santos nos hagan el trabajo… nos hagan un milagro… nos saquen de la miseria. Si queremos algo, tenemos que movernos, luchar, rifarnos la existencia dia con dia… si solo estamos esperanzados a que un ente divino venga y nos de fortuna… pues que jodidos… Por ello también, dejar de dar limosna a cualquier tipo de iglesia… ya bastante nos ha sacado la católica durante mas de 500 años… y si bien, seguimos estando bien fregados, eso si, somos muy devotos de cuanta virgen se nos pone enfrente.

Tercero: dejar de itiozinarnos con las telenovelas.

Cuarto: ponernos a leer (libros) en abundancia. Los grandes lideres de revoluciones armadas, ideológicas y espirituales han sido personas que aunque no tienen el grado de Doctores en esto o en otro, si han sido personas cultas, que conocen la historia de su civilización como mínimo, y por ello pueden aventurarse a buscar nuevos caminos sin caer en los mismos errores que se han cometido en el pasado. Que me dices? que los libros son caros? Caray! pues si, es una pena, que lo que mas se lea sean revistas de chismes… pero momento amigos, existen lugares llamados bibliotecas, las cuales cuentan con acervos de buenas obras que esperan a que el pueblo acuda y se nutra de buen saber. Si me dices que por pobre no puedes superarte… pues estas jodido amigo! Una de las cualidades que tenemos es el de poder adaptarnos, cambiar, tener una mejor condición de vida.

Quinto: dejar de ser tan sucios y ensuciar menos… como? dejando de comprar todo aquello que genera mucha basura con sus envases… es posible, aun que no lo crean, es posible…

Pues bien, mi breve propuesta tiene como objetivo el de mejorarnos como personas, como individuos… y a que hora vamos a mejorarnos como colectividad, como sociedad? Pues en la medida que seamos mejores todos y cada uno de nosotros, que seamos cooperativos con todos sin buscar siempre el lucro… cuando podamos compartir el auto para ir al trabajo con los colegas que viven cerca de nuestra casa, en la medida que dediquemos tiempo a cuidar y escuchar a nuestros abuelitos, ancianos, toda su experiencia puede ser usada para nuestro beneficio… En fin, ya esta muy mareador esto, y me vale madres que el problema de México es que este lleno de mexicanos, pero que otra nos queda sino tratar de mejorar, aun y con todo que somos mexicanotes?

Saludos administradores. Háganme el chingado favor!

Cortesía de Ulysses

labanda.jpg


2010

Verdadero Federalismo

Mi nombre es César y vivo en Chihuahua, uno de los estado más castigados por la “federación”, que en realidad es una administración centralista que solo busca el poder y que deja a los contribuyentes con los bolsillos secos.

Agradezco a quien convocó a este foro de ideas, la idea esta muy chida y habla muy bien de este espacio en donde podemos encontrarnos cosas cotorras pero también de aquellas que nos hacen pensar en los demás, que somos todos.

Miren, si afán de estar tirando mierda, Chihuahua es un estado productivo e independiente, y créanme, el estar perteneciendo a México en realidad solo nos ha traído románticos orgullos pero pésimos resultados.

Somos mestizos también, claro, somos gente que trabajamos en medio de climas extremo. De verdad, nuestras condiciones geográficas nos obligan a buscar alternativas para crear riqueza, ni el desierto ni la sierra son benévolos con sus habitantes.

Para no meternos e tanto rollo, creo que el cambio que necesita México, son alternativas políticas dentro de los estados, para impulsar proyectos regionales y que los recursos sean manejados de forma más directa y así evitar burocracia y fomentar la transparencia.

Nuestros predecesores creyeron los mitos de la política popular, pero nosotros como generación debemos impulsar los cambios que necesitamos simplemente para subsistir de una forma digna, y crecer como personas. La pobreza nos “obliga” a delinquir, la educación desfallece en México.

Los proyectos de partidos políticos locales y pequeños, son constantemente proyectos ciudadanos que deben crecer, pero que el órgano electoral oficialista, siguiendo la línea de intereses ocultos, les niega el registro.

La política actual, el sistema político actual, tiene secuestrado a un país que trabaja para mantener sus salarios de altos ejecutivos, con la diferencia que si trabajaran en una empresa y no dieran resultados (como nuestros políticos) hace mucho tiempo que ya no tendrían trabajo.

Bueno, y iba a comenzar a ventilar mis inconformidades, en verdad que son las mismas que las de todos, en vez de ello, quiero desearles que tengan el valor para apoyara todo aquello que crean en la vida. Ya sea un movimiento, ya sean sus ideas, pero que a fin de cuentas contribuyan para nuestra madurez ciudadana.

En México no nos tiene jodido el gobierno, nos tenemos jodidos nosotros mismos y de nosotros depende el cocientizarnos y concientizar a los demás para saber lo que nos esta pasando como sociedad, entendamos que la sociedad es una gran familia que todos conformamos.

Y para finalizar, solo quiero repetir que en México tenemos graves problemas que debemos resolver, pero los cambios verdaderos estarán en facultar a las administraciones municipales para que manejen los propios recursos obtenidos de proyectos regionales impulsados desde cerca. Pero nuestro gobierno nos cuesta muy caro.

Si Chihuahua fuera independiente tendríamos una mucho mejor calidad de vida, al igual que muchos otros estados del país tan necesitados de un verdadero federalismo, y no un centralismo disfrazado.

Cortesía de César

labanda.jpg


2010

Esfera pública y privada en México

Además de la corrupción, la desorganización, el valemadrismo, etc. una de las características más importantes de México es la calidez de su gente y la facilidad del trato entre las personas. Cuando uno conoce a una persona mayor, el primer impulso es llamarlo cariñosamente “Don” o “Doña”, a todo mundo se le dice “guey” y parece que los nombres cristianos que nuestros amados padres nos dieron no sirven de mucho porque a todo mundo le dicen “el chairas” o “el mandril” etc.

En México asumimos que cada persona que conocemos es amigo nuestro… que somos algo así como una gran familia… nosotros y la parte de la población con la que nos identifiquemos. Y eso está muy bien. Hasta que nos damos cuenta de que el hecho de sentirnos en cualquier lugar como en nuestra casa y el pensar que podemos donear y gueyear a cualquiera, que podemos hablar con y de personas que no conocemos como si fueran parte de la familia puede ser una de las causas de los problemas mencionados arriba.

Por ejemplo, si en el momento de agilizar algún tramite alguien se topa con alguna dificultad el primer impulso es a) o echarle la culpa a alguno de los empleados -como si personalmente estuviera tratando de jodernos o b) tratar de agilizar las cosas acá entre nos.

El nepotismo rampante que existe en México -en todos los niveles, desde las altas esferas de gobierno hasta las organizaciones más insignificantes-, nace de una misma mezcla entre lo que es público y lo que es privado: “si yo gozo de algún poder o posición especial, ¿porqué no voy a compartirlo con mis amigos y seres queridos? “. De la misma manera la forma en la que muchos llevan su vida profesional o su trabajo: “pues si ese cabrón se enoja porque no lo entregué a tiempo muy su pedo”. A veces pensamos que todos somos iguales en el fondo y entonces lo único que nos diferencia es la preferencia sexual, la múscia que escuchamos, los programas que vemos; pues no, no somos iguales.

Y lo que nos distingue no son las cosas que hagamos en nuestra vida privada sino la manera en la que nos las habemos en la vida pública. Esto se refleja en cuestiones como la tolerancia religiosa, el aborto o la cuestión de los homosexuales: unos se indignan porque despenalizaron el aborto en la ciudad de México y legalizaron las bodas gay mientras que los otros van y se indignan por lo que dicen el cardenal y el papa al respecto, si tuvieran que sorprenderse porque una institución que existe desde hace siglos no cambia sus dogmas de fé sólo porque hoy en día tenemos la marcha gay del DF.

La cuestión aquí es la siguiente: de manera personal todo mundo tiene derecho a pensar y hacer lo que quiera -las instituciones públicas están ahí para garantizar ese derecho- pero de manera públicas tiene que haber una cierta deferencia (incluso indiferencia) hacia la manera en la que los demás llevan su vida. Dentro de esa deferencia está también el no tratar de hacer menos a otros por sus características físicas, sociales o económicas y no por ser buena ondita, o tener una mentalidad muy avanzada o querer ganarnos su afecto sino porque no tiene por qué importarnos. Porque eso es lo que son: extraños. Y esa deferencia no puede existir mientras sigamos sintiendo que estamos hermanados con toda persona con quien nos encontremos, que la conocemos de alguna manera o que sabemos lo que está bien para ella.

Mientras no exista esa deferencia en el trato entre las personas que conforma la vida pública (hablarle de UD. a las personas que no conoces, no sentir que eres muy acá, muy mamón o lo que sea sólo porque te expresas con propiedad en ciertas circunstancias). Esto tiene una última consecuencia (y sé que mucha gente no va a estar de acuerdo): con un trato más distanciado se profundizan también las relaciones que ya tenemos. ¿Qué firmeza pueden tener los cimientos de una amistad trabada entre dos personas que tratan a todo el que se encuentran de guey y sienten que pueden ponerse familiares con él desde el momento en que lo conocen?

Cortesía de Venustiano Sifuentes

labanda.jpg


2010

Propuesta Bicentenario

Hazme el chingado favor, es una expresión que define un acto o una situación irracional pero socialmente tolerada, es una manera de vivir. Así es el país del hazme el chingado favor, lo llevamos dentro, así somos. El gobierno, el político, el criminal, la policía, el monopolio, la televisión, la burocracia, la chamba, el trafico, la escuela, todo esto y más son motivo de quejas recurrentes en nuestra cultura. Los culpables son siempre terceros, nos encanta quejarnos, después del futbol “la queja” debería de ser el segundo deporte nacional.

Nos encanta quejarnos porque sentimos que nuestro futuro no está en nuestras manos. Nos quejamos porque nuestras quejas causan ruido y siempre buscan “un apoyo.” Una gran mayoría necesita apoyos para comer, estudiar, trabajar, curarnos y hasta para morirnos. Las palabras queja y apoyo van de la mano marchando al unisonó de promesas vacías, buscando milagros instantáneos.

En los últimos años una gran mayoría se dio cuenta que el futuro no está en las promesas vacías del sistema político, muchos saben que no existen soluciones mágicas y que un país no va a cambiar en 3 o en 6 años, los cambios son generacionales y comienzan con propuestas que definan un objetivo por el bien común.

Algunos otros son de la opinión que este país necesita una nueva revuelta armada ante tanta injusticia, abuso y cinismo. Sin embargo yo me pregunto, ¿Cuál es el plan de una nueva revolución? ¿Dónde están las propuestas sensatas e incluyentes? ¿Dónde está el plan que permitirá que dentro de 100 años no estemos de nuevo en la misma situación? No existe. No hay propuestas, solo quejas, apoyos e intereses.

Propuesta Bicentenario

Hace 200 años un sacerdote en los hombros de un pueblo con machete en mano se levanto en armas buscando un mejor futuro para ellos y para sus descendientes. Hace 100 años lo mismo. Estoy seguro que aquellos revolucionarios lucharon para que sus hijos no tuvieran que hacer lo mismo el día de hoy. No creen que es momento de romper el ciclo histórico de nuestro pasado y comenzar uno nuevo de una manera diferente. Propongamos, hagamos propuestas, ideas, soluciones a nuestros problemas, todo tiene una solución.

Durante este 2010 desde este espacio publicaremos toda aquella propuesta, idea o solución BIEN ARGUMENTADA para todas aquellas cosas que nos hacen decir hazme el chingado favor. No importa que tu propuesta NO sea perfecta, el objetivo es intercambiar ideas, inspirar, ver problemas desde una nueva perspectiva, cambiar nuestro estado de conciencia, quejarnos menos y ser mas propositivos.

Tomara tiempo, pensaran que somos pocos realistas, nos tiraran de a locos, encontraremos oídos sordos, pero sepan ustedes que 500 años de inercia no se cambian en 12 meses o en un ciclo electoral, toma tiempo, tal vez toda una generación.

Te invitamos a pensar en propuestas y soluciones a todas esas cosas que te hacen decir hazme el chingado favor, este espacio está abierto para que seas escuchado, inténtalo, tal vez te sorprendas a ti mismo.

Puedes enviar tu propuesta a: contacto@hazmeelchingadofavor.com

Propuesta de todos

Creemos que esto no tiene que ser cosa de un blog, tiene que incluir a toda la gente que vive dentro o fuera de nuestro querido México. Por lo mismo queremos invitar a todos ustedes que tiene un blog o pagina de Internet para unirse a esta propuesta con la misma bandera. Si gustan entrarle con gusto les mandamos la gráfica que ven en esta entrada para que la incluyan es este movimiento.

Logos

Debido al interés surgido ante esta propuesta dejamos para su uso libre las gráficas que acompañan esta entrada.

Propuesta Bicentenario – Original (JPG)
Propuesta Bicentenario – HECF (JPG / 160Kb)

Propuesta Bicentenario – Original (PDF / 750Kb)
Propuesta Bicentenario – HECF (PDF / 780Kb)

Kin 40