2009

Se Roban un Mustang 2008

Hazme el chingado favor!!! Esta nota salio el día que hubo la balacera acá en Reynosa. Quizá para hacernos reír tantito no?

mustang

Hazme el chingado favor!

Cortesía de Darkmajo

labanda.jpg


2009

Haz patria…

titeresHace algunos días tuve la oportunidad de reunirme con unos amigos para tomarnos unas frías mientras platicábamos de mil y un cosas. Esta reunión tuvo lugar fuera del DF, pues como miles de chilangos, cuando llega el fin de semana huyo despavorido de esta ciudad para buscar “tranquilidad” en mi pueblo a hora y media de Chilangolandia, aunque claro, siempre llego al desmadre que se hace con todos los que hacen lo mismo que yo, sumando además los capitalinos que salen a sus casas “de descanso”; en pocas palabras, solo nos llevamos el desmadre fuera del DF.

Uno de los ahí reunidos me hizo la pregunta sobre como era posible que hubiese aguantado tanto tiempo como chilango cuando esta persona solo había aguantado un par de años, “es que el chilango es muy grosero, OGT y además vulgar, ¡su tonito al hablar es bien naco!” me decía mientras me hacía recordar que esta queja ya la había escuchado en todos los estados de la república que conozco y que son la mayoría por lo menos una vez.

Obviamente no faltó la frase obligada en la que se aclara que no todos son así y que los genuinos chilangos somos los que llegamos de otros estados, sin embargo; en los estados se le llama así indistintamente al que viene del DF y causa destrozos o desmanes, en mi opinión, no cae mal el chilango sino el gandalla.

Hablando mas bien de actitudes y no de apariencia recordando que la naquez es relativa, el mal concepto que se tiene del chilango viene de las malas costumbres acarreadas por personas del DF (según) y llevadas a otros lugares: el dejar la basura en cualquier esquina, el estacionarte en doble y hasta triple fila, el meterte a los demás con tal de pasar primero, el no respetar los lugares públicos, el aventar el pañal desechable desde el coche en movimiento a los baldíos, etc. Son actitudes que aunque se observen incluso en esos mismos lugares por los propios pobladores se atribuyen al chilango valiendo madres que en todos los estados haya gandallas, indistintamente para muchos si eres del DF eres un OGT y debido a eso ya mereces una madrina y si hablas “cantado” peor… aunque en todos los estados se tenga una manera de hablar característica y resulte que todos hablamos “cantado”.

El capitalino no se queda atrás y se mofa de los que llegamos acá, con la constante de que si vienes de otro estado te creen un ingenuo, no falta el abusivo que te quiere hacer wey cobrándote de más por algún servicio, el que hace malos chistes diciéndote: “no te espantes si ves una estatua” o “¡hazle la parada al metro!”, en conclusión, somos intolerantes en cualquier bando.

El estigma es difícil de quitar, seguirá habiendo gente que se aterre cada que tenga que venir al DF por cualquier asunto por lo malo que es el chilango, así como seguirá el odio injustificado por muchos hacia cualquier familia que se mueva en otros estados con placas del DF, lo malo de esta intolerancia es que no solo se queda en el centro y por todos lados se escuchan cada vez mas los despectivos como “veracruchangos”, “pipopes” entre otros. Por mi parte, lo único que me queda decir es que cada que alguien me diga que se me está pegando el tono defeño solo contestaré: “¡chaaale!”, total… ni de aquí ni de allá.

¡Excelente día!

yaocelotl


2009

Vuoso Polar

Con saludos afectuosos a la banda del Santos Laguna, es lo único bueno que han podido hacer…

Hazme el chingado favor!

Cortesía de Maldito Perro

labanda.jpg


2009

Chiste de Viernes – El Reo


2009

¿Porqué somos groseros?

micro-bus Hola yo soy operador de transporte público que va de el Fraccionamiento San Buenaventura Ixtapaluca, Estado de México. He leído sus comentarios al respecto de el transporte público algunos tienen la razón y otros de plano no. Ustedes no saben lo que significa ser un chofer de estas unidades al igual que yo cuando no trabajaba en esto.

Hace un año busqué trabajo en los centros comerciales, en todos lados y como no tengo la preparatoria terminada pues nadie me daba trabajo.

Entonces busqué trabajo en la ruta 36 yo tengo una combi y entré a trabajar, nunca me imaginé la forma de trabajo como chofer de transporte público, les voy a decir por qué.

Yo decía por qué van tan rápido, por qué son groseros, por qué se pelean el pasaje, por qué si a un pasaje le falta 50 centavos les cobra el chofer, por qué a cada rato se descomponen, por qué son chatarras, y si le sigo no termino, pero bueno pues les voy a contar lo que uno vive como chófer.

Comenzamos nuestro día a las 4 de la mañana en la base de autobuses, para ganarle el tiempo y regresar más rápido a la base y poder hacer nuestra ruta de nuevo. Mientras más veces podamos recorrer nuestra ruta cada día, más dinero podemos ganar, es por eso que aceleramos los mas que se pueda en cuanto tenemos oportunidad.

Somos groseros porque ustedes como pasaje nos dicen cuando estamos en marcha ….. “aquí bajo”…….no nos dicen con anticipación, se enojan porque no avanzamos, quieren que los bajemos en donde ustedes quieren… se enojan porque vamos despacio y también porque vamos rápido.

Los que trabajamos las unidades de transporte publico vivimos absolutamente de nuestro trabajo, nosotros vivimos al día, no cobramos como ustedes a la semana o a la quincena, no recibimos vales fin de mes, no recibimos aguinaldo, no recibimos prestaciones, no recibimos utilidades, no tenemos asegurada a nuestros hijos y a nuestras esposas en hospitales como el Seguro Social o ISSTE. Por eso les cobramos si les falta que los 50 centavos o el peso.

En algunas ocasiones me gritan “muerto de hambre” porque les cobro los 50 centavos , efectivamente soy muerto de hambre pero tengo este trabajo honrado para mí y hay a veces que el poco dinero que llevo a su pobre casa es para la comida de mis hijos y en particular para mí, que bueno al menos cuento con este trabajo. Existen compañeros que se mueren de hambre con tal de no comprarse comida o agua para que salgan sus cuentas.

Las camionetas se trabajan día y noche, descansan cuando “no circulan”, o cuando esperan su turno. Son simplemente máquinas que se descomponen por tanto uso y el poco mantenimiento. Tenemos muchos gastos y no nos queda dinero para poder darle mantenimiento a nuestras camionetas.

Tenemos que sacar la renta de la ruta, las propinas en los paraderos que van de 5 a 10 pesos, los tres pesos por utilizar el baño, cuotas en la base, cuotas para cargar gasolina y otras cositas más. Simplemente, cada semana la renta diaria de la unidad para el dueño de la camioneta, va de los 400 pesos a los 250 pesos diarios. Encima de todo esto, lo que deberíamos de gastar en mantenimiento lo tenemos que gastar en pagar verificaciones y tenencias. No hay dinero, ni tiempo para pintarlas o darles una manita de gato. Si nosotros no trabajamos un día, la verdad no hay para comer con la familia.

Imagínense pasar todo el día en el trafico de la ciudad, no solo dos horas, imagínense todo el día, desde antes que salga el sol hasta que anochece, es un trabajo muy pesado. El estereotipo que ustedes tienen de nosotros es como todo, hay buenos choferes y malos choferes, pero la verdad es que pagamos justos, por pecadores, en su mayoría solo somos gente honrada tratando de ganar el pan de cada día.

ACTUALIZACIÓN
Efectivamente la nota está publicada en El Universal, la mandó mi amigo el conductor de la combi, me pidió que la hiciera llegar a su blog, ya que yo soy dueño de un café Internet, y tengo una amistad con él de años. A veces viene a saludarme al changarro y ha visto el blog, y pues le gusta el concepto. Aclaren esto con el público, aqui no hay piratería, efectivamente la nota fue publicada primeramente en El Universal, pero pues quien me pidió que la enviara fue precisamente el autor. Saludos, y actúe de buena fe. GUS

Cortesía de Gus

labanda.jpg


2009

Bestias de medio dia

trafico Recorriendo la ciudad por la fortuna que se me concedió de tener automóvil propio y un listado de actividades rutinarias, me encuentro de espaldas al monumento a los Niños Héroes; que es algo así como el tributo a la ciencia ficción y la incredulidad de la gente, en fin avanzo rumbo al caos vertiginosamente; no hay remedio ni rutas alternas y que dios nos ampare.

El colectivo amarillo de la estupidez se atrabanca y logra pasar la preventiva, pero más adelante en la vuelta angosta por poco y nos mata. Los carros con intermitentes no son un problema para ellos, como ellos están acostumbrados a poner y quitar las mentadas luces cuando se les da su gana, pues también se acostumbran a esquivar a otros que las tienen. Lo malo; es que no se fijan al rebasar como vulgarmente preguntamos al copiloto: ¿“salgo”?. No queda mucho por recorrer y parece que los amarrillos están lejos, cuando de pronto una “lady windstar” se frena con tacón del 10 y todos saludamos como japonés pero ya enfiestado. Quien lo diría que la señora tiene que recoger a su niño justo al salir de la escuela sobre una avenida principal y de aquí a que el susodicho carga “lonchera”, mochila y se despide de sus amiguitos nos dan las 3 y ya no comimos.

Pero la verdadera amenaza se acerca con la velocidad, al despejarse el caos, con un trafico un poco mas fluido llegan los engendros sobre 2 ruedas. Estos especímenes nunca escucharon que la bala no mata la velocidad es la que daña y trabajan de repartidores pero parecen agentes de la AFI, atentan contra sus vidas una y otra vez, entre los carros, sobre los camellones, atropellando gente, delante de algo más grande que ellos y sobre todo obstruyendo tú paso.

La hora del chiquidracula cuando todos exclamamos “me dio mello”; denominada así por la cantidad de niños chicle que hoy en día cohabitan a la afueras de las escuelas sobre avenidas y calles transitadas y que se te aparecen de repente como espíritu chocarrero y te sacan un sustazo de aquellos pero que afortunadamente por obligación vas lento en esa zonas. Ya al final del puente un can “abusado” logra esquivar el golpe y llegar victorioso al otro lado de la calle, pero su compañero no fue tan colmilludo y murió arrollado por uno de eso que llaman vacuno, o 380, o 645 o ve tu a saber que numero era; pero lo conducía un tal “camionero” que me pregunto en todo este circo de medio día quien era la bestia, el o el perro… ¡Hazme el chingado Trafico favor!

Cortesía de Tan inteligente como que 2×1 es Oferta

labanda.jpg


2009

Carta Abierta a Carlos Slim

carlos-slim01 Este artículo lo leí en otro blog y decidí que es importante que todos conozcamos esta carta que fue escrita por la doctora Denise Dresser, quien es es una reconocida académica y periodista, especialista en ciencia política y profesora en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

A mi me pareció algo muy ojete lo que dijo Carlos Slim en la conferencia de “Qué hacer para crecer” donde mencionó que la crisis se va a poner mas canija; contradiciendo al Gobierno Federal quien nos da esperanzas e ilusiones de que esto va a pasar pronto y la verdad tiene razón el Gobierno, no tanto porque le crea que así va a ser, si no que esta en su papel de decirnos eso, ni modo que nos digan “ay no ps la cosa se va a poner de la chingada y todos vamos a valer chetos!” Obviamente no! Pero lo mas crítico es que Slim esta haciendo sus berrinchitos porque no le pareció la interconexión y la portabilidad de números puesto que mucha gente se esta yendo a la competencia (por muy poca que esta parezca) como yo por ejemplo que de Telmex y Telcel me cambié a Megacable y Movistar.

Esta mas que claro que las acciones del Gobierno que benefician a la gente, perjudican a Slim y para muestra ya se habla del espionaje que Telmex lleva a cabo al Gobierno, como la conversación que salió a la luz pública donde Luis Téllez señala como Carlos Salinas se robó la mitad de la partida secreta. Eso no fue mas que un recordatorio de Slim al Gobierno de “acuérdate que TODAS las conversaciones pasan por mi, no me busques porque te armo un escandalito”. Pero FECAL ni tardo ni perezoso le contesta “pues como veas cuate! Yo a ti te recuerdo que si te pones tus moños, ahi esta Telefónica de España y AT&T de EUA con el billete puesto en México, solo esperando el banderazo de salida”. Y esas empresas SI pueden destronar a Telmex pero en dos patadas!

Les dejo la publicación tal cual la leí.

Estimado ingeniero:

Le escribo este texto como ciudadana. Como consumidora. Como mexicana preocupada por el destino de mi país y por el papel que usted juega en su presente y en su futuro.

He leído con detenimiento las palabras que pronunció en el Foro “Qué Hacer Para Crecer” y he reflexionado sobre sus implicaciones. Su postura en torno a diversos temas me recordó aquella famosa frase atribuida al presidente de la compañía automotriz General Motors, quien dijo: “lo que es bueno para General Motors es bueno para Estados Unidos”. Y creo que usted piensa algo similar: Lo que es bueno para Carlos Slim, para Telmex, para Telcel, para el Grupo Carso es bueno para México. Pero no es así. Usted se percibe como solución cuando se ha vuelto parte del problema; usted se percibe como estadista con la capacidad de diagnosticar los males del país cuando ha contribuido a producirlos; usted se ve como salvador indispensable cuando se ha convertido en bloqueador criticable. De allí las contradicciones, las lagunas y las distorsiones que plagaron su discurso y menciono las más notables.

– Usted dice que es necesario pasar de una sociedad urbana e industrial a una sociedad terciaria, de servicios, tecnológica, de conocimiento.Es cierto. Pero en México ese tránsito se vuelve difícil en la medida en la cual los costos de telecomunicaciones son tan altos, la telefonía es tan cara, la penetración de Internet de banda ancha es tan baja. Eso es el resultado del predominio que usted y sus empresas tienen en el mercado. En pocas palabras, en el discurso propone algo que en la práctica se dedica a obstaculizar.

– Usted subraya el imperativo de fomentar la productividad y la competencia, pero a lo largo de los años se ha amparado en los tribunales ante esfuerzos regulatorios que buscan precisamente eso. Aplaude la competencia, pero siempre y cuando no se promueva en su sector.

– Usted dice que no hay que preocuparse por el crecimiento del Producto Interno Bruto; que lo más importante es cuidar el empleo que personas como usted proveen. Pero es precisamente la falta de crecimiento económico lo que explica la baja generación de empleos en México desde hace años. Y la falta de crecimiento está directamente vinculada con la persistencia de prácticas anticompetitivas que personas como usted justifican.

– Usted manda el mensaje de que la inversión extranjera debe ser vista con temor, con ambivalencia. Dice que “las empresas modernas son los viejos ejércitos. Los ejércitos conquistaban territorios y cobraban tributos”. Dice que ojalá no entremos a una etapa de “Sell México” a los inversionistas extranjeros y cabildea para que no se permita la inversión extranjera en telefonía fija. Pero al mismo tiempo, usted como inversionista extranjero en Estados Unidos acaba de invertir millones de dólares en The New York Times, en las tiendas Saks, en Citigroup. Desde su perspectiva incongruente, la inversión extranjera se vale y debe ser aplaudida cuando usted la encabeza en otro país, pero debe ser rechazada en México.

– Usted reitera que “necesitamos ser competitivos en esta sociedad del conocimiento y necesitamos competencia; estoy de acuerdo con la competencia”. Pero al mismo tiempo, en días recientes ha manifestado su abierta oposición a un esfuerzo por fomentarla, descalificando, por ejemplo, el Plan de Interconexión que busca una cancha más pareja de juego. – Usted dice que es indispensable impulsar a las pequeñas y medianas empresas, pero a la vez su empresa – Telmex — las somete a costos de telecomunicaciones que retrasan su crecimiento y expansión.

– Usted dice que la clase media se ha achicado, que “la gente no tiene ingreso”, que debe haber una mejor distribución del ingreso. El diagnóstico es correcto, pero sorprende la falta de entendimiento sobre cómo usted mismo contribuye a esa situación. El presidente de la Comisión Federal de Competencia lo explica con gran claridad: los consumidores gastan 40 por ciento más de los que deberían por la falta de competencia en sectores como las telecomunicaciones. Y el precio más alto lo pagan los pobres.

– Usted sugiere que las razones principales del rezago de México residen en el Gobierno: la ineficiencia de la burocracia gubernamental, la corrupción, la infraestructura inadecuada, la falta de acceso al financiamiento, el crimen, los monopolios públicos. Sin duda todo ello contribuye a la falta de competitividad. Pero los monopolios privados como el suyo también lo hacen.

– Usted habla de la necesidad de “revisar un modelo económico impuesto como dogma ideológico” que ha producido crecimiento mediocre. Pero precisamente ese modelo – de insuficiencia regulatoria y colusión gubernamental — es el que le ha permitido a personas como usted acumular la fortuna que tiene hoy, valuada en 59 mil millones de dólares. Desde su punto de vista el modelo está mal, pero no hay que cambiarlo en cuanto a su forma particular de acumular riqueza.

La revisión puntual de sus palabras y de su actuación durante más de una década revela entonces un serio problema: hay una brecha entre la percepción que usted tiene de sí mismo y el impacto nocivo de su actuación; hay una contradicción entre lo que propone y cómo actúa; padece una miopía que lo lleva a ver la paja en el ojo ajeno e ignorar la viga en el propio. Usted se ve como un gran hombre con grandes ideas que merecen ser escuchadas. Pero ése día ante los diputados, ante los senadores, ante la opinión pública usted no habló de las grandes inversiones que iba a hacer, de los fantásticos proyectos de infraestructura que iba a promover, del empleo que iba a crear, del compromiso social ante la crisis con el cual se iba a comprometer, de las características del nuevo modelo económico que prometería apoyar. En lugar de ello nos amenazó. Nos dijo –palabras más, palabras menos– que la situación económica se pondría peor y que ante ello nadie debía tocarlo, regularlo, cuestionarlo, obligarlo a competir. Y como al día siguiente el Gobierno publicó el Plan de Interconexión telefónica que buscaría hacerlo, usted en respuesta anunció que Telmex recortaría sus planes de inversión. Se mostró de cuerpo entero como alguien dispuesto a hacerle daño a México si no consigue lo que quiere, cuando quiere. Tuvo la oportunidad de crecer y en lugar de ello se encogió. Sin duda usted tiene derecho a promover sus intereses, pero el problema es lo hace a costa del país. Tiene derecho a expresar sus ideas, pero dado su comportamiento, es difícil verlo como un actor altruista y desinteresado, que sólo busca el desarrollo de México. Usted sin duda posee un talento singular y loable: sabe cuándo, cómo y dónde invertir. Pero también despliega otra característica menos atractiva: sabe cuándo, cómo y dónde presionar y chantajear a los legisladores, a los reguladores, a los medios, a los jueces, a los periodistas, a la inteligencia de izquierda, a los que se dejan guiar por un nacionalismo mal entendido y por ello aceptan la expoliación de un mexicano porque –por lo menos– no es extranjero.

Probablemente usted va a descalificar esta carta de mil maneras, como descalifica las críticas de otros. Dirá que soy de las que envidia su fortuna, o tiene algún problema personal, o es una resentida. Pero no es así. Escribo con la molestia compartida por millones de mexicanos cansados de las cuentas exorbitantes que pagan; cansados de los contratos leoninos que firman; cansada de las rentas que transfieren; cansados de las empresas rapaces que padecen; cansada de los funcionarios que de vez en cuando critican a los monopolios pero hacen poco para desmantelarlos.

Escribo con tristeza, con frustración, con la desilusión que produce presenciar la conducta de alguien que podría ser mejor. Que podría dedicarse a innovar en vez de bloquear. Que podría competir exitosamente pero prefiere ampararse constantemente. Que podría darle mucho de vuelta al país pero opta por seguirlo ordeñado. Que podría convertirse en el filántropo más influyente pero insiste en ser el plutócrata más insensible. John F. Kennedy decía que las grandes crisis producen grandes hombres. Lástima que en este momento crítico para México, usted se empeña en demostrarnos que no aspira a serlo.

DENISE DRESSER

Enlace: Proceso.com.mx

Cortesía de El Árbol

labanda.jpg


2009

Con-su-mismo rollo

beige_teddy_bear Nuestro calendario marca un chingo (no se cuantos pues) de días festivos, iniciamos el primero de enero, luego el seis de enero, y así sucesivamente, el mas reciente, el día del amor y la amistad, así tenemos días para celebras casi todo, día del trabajo, día de la madre, día del estudiante, día del niño, Navidad, etc, etc.

En muchos de estos días se arma la pachanga con motivo de festejar lo ocurrido en el preciso día, y como siempre hay gente pensante, que después de un arduo razonamiento han llegado a la conclusión que todas esas festividades han degenerado y (¡oh maravilla de descubrimiento!) que en la actualidad todo es mero consumismo. Que si la mercadotecnia nos ha metido por todos los lugares habidos y por haber una fecha con tal de enflacar nuestra billetera y que lo gastado no ha sido mas que en vano por celebrar algo de una manera por demás trivial.

Si les comentas que vas a compar tal o cual cosa, sales regañado porque “te estas dejando llevar como todos los borreguitos”

A mi alrededor existen unas 6 personas así, cabrones que no le regalan una rosa a su esposa en San Valentín, no le compran nada a su “amá” en su día ni tampoco obsequian algo en navidad, porque : “todos los días son de las madres” y “todos los días son de amor y de la amistad” y “Jesucristo quiere otra clase de regalo en su cumpleaños”, pero eso sí cuando los demás organizamos una pachanga en navidad, por ejemplo, no hacen miramientos y atacan el buffet tan alegremente como todos nosotros los consumistas ó reciben con una pinché sonrisota su regalo el día del padre. Hazme el chingado favor!

¿On ta la congruencia? les pregunto, suelen responder que no es que no lo festejen, sino que su critica va al consumismo que la tv. nos obliga a hacer (la tv. es el peor invento después de la religión decía mi padre).

Entonces amig@s anti-consumismo, porque no le devuelven el significado a nuestros días festivos, porque en lugar de seguir con la misma jeta el 14, el 10, el 24, o cualquier día festivo no hacen algo diferente que no sea consumir lo que los consumistas compramos. ¿Por que no, por ejemplo, memorizan y declaman un poema de Neruda a su pareja? ¿Porque no lavan los trastes ese día? ¿Por qué no transcurren la víspera de navidad en el hospital general consolando a familiares o ayudando a los enfermos? ¿Por qué no le dicen a su mami, te quiero siempre pero hoy más? ¿Por qué no usar el ingenio y hacerle algo con nuestras propias manos a nuestro ser querido?

Los productos se ofrecen en razón de las necesidades, yo por ejemplo, que soy muy torpe, necesito comprar un osito de peluche y unos chocolates, pero otros en cambio pueden hacer algo en lo que no necesiten invertir ¿Porque no hacerlo? y de esta manera incentivar lo mismo en nuestra pareja, creo que es una buena manera de mostrar nuestra inconformidad con el consumismo inconciente, pero también una manera de tener un lindo detalle.

Pero no, lo más fácil es seguir con-su-mismo-rollo. hazme el chingado favor.

Hace algunos ayeres en hazme el chingao favor

2014

Bullying: Humillan y agrenden a joven en Zacatecas


Categorías: ¡Que poca! & Opinión & País | Comentarios (17) Comentarios

2014

Baja California contra el CRIT


Categorías: Economía & País & Salud | Comentarios (23) Comentarios

2014

Apachurre el Pollo


Categorías: Curiosidades | Comentarios (74) Comentarios

2013

Xbox One nueva consola de SONY


Categorías: Juegos | Comentarios (145) Comentarios

2013

Mariachis en Alemania


Categorías: Gastronomía & Internacional & Publicidad | Comentarios (382) Comentarios