2009

La hora del planeta 2009

Hay cosas que ya no podemos cambiar, como la historia que se ha escrito en los libros de la vida, que si las profecías de mayas, la crisis económica que siempre ha existido en México, solo que en este casi es a nivel mundial, hoy quiero compartir lo siguiente, una propuesta que no podemos dejar pasar por alto, darle una hora de respiro a nuestro globo terráqueo llamado planeta tierra.

El próximo 28 de marzo, a las 20:30, tienes una cita con el Planeta para demostrar que la lucha contra el Cambio Climático es posible. Esta iniciativa de WWF involucrará a los gobiernos, ciudadanos y empresas en una acción conjunta para llamar la atención sobre los efectos del calentamiento global. Hasta ahora, más de 1.000 ciudades se han comprometido a apagar las luces de sus edificios más emblemáticos.

La Hora del Planeta inició en 2007 en Australia, con la participaron más de 2 millones de personas. Un año después el evento se convirtió en el movimiento más grande del mundo frente al cambio climático, al contar con la colaboración de más de 100 millones de personas en más de 350 ciudades.

La Hora del Planeta es un llamado para que cada persona, negocio, empresa privada, gobierno o comunidad actúe. Es una alerta para asumir responsabilidades e involucrarnos en el trabajo por un futuro sustentable. Es así como más de 74 países, entre ellos México, participarán este 28 de marzo a las 8:30 pm en La Hora del Planeta 2009.

Enlace: http://earthhourus.org

Cortesía de Damian

labanda.jpg


2009

Hugo Chávez contra el salón de la justicia

salon_justicia Hugo Chávez le Declara la guerra a Batman y Superman !! Si alguna vez pensamos que este orate ya había tocado fondo en sus locuras y sus aires de grandeza creo que con esto nos damos cuenta que la locura de este simio no tiene limites. Ahora resulta que Batman, Superman y varios juguetes de super héroes ya no formaran parte de las colecciones de los niños venezolanos. Aquí les dejo la nota:

Los seguidores del presidente venezolano, Hugo Chávez, recogieron las aspiraciones del mandatario socialista y fabricaron algunas figuras de superhéroes “criollos”.

Batman, Robín y la Mujer Maravilla no harán parte de los juguetes de los niños venezolanos, ahora, serán reemplazados por los héroes de la independencia como Simón Bolívar, Manuelita Sáenz y Francisco de Miranda.

Los creadores de la iniciativa son Joyce Parra y su padre Ángel. Ellos invirtieron tiempo y dinero en la tarea de crear estos personajes. Ángel elaboró los diseños para la línea completa de fíguras llamada “Héroes de Venezuela” y más tarde viajaron a China y suscribieron un acuerdo para fabricar el prototipo de la figura de Miranda.

Chávez durante años se ha manifestado en contra los superhéroes estadounidenses, afirmando que representan un dominio cultural “imperialista”. El dirigente a menudo insta a los padres a no comprar esos juguetes para sus hijos, argumentando que los niños deberían jugar con figuras que representen los iconos históricos de Venezuela.

Enlace: Vanguardia.com

Cortesía de Alekser

labanda.jpg


2009

Los Border Patrol

borderHace un par de días estaba platicando en el chat de hazme me acorde de un par de incidentes que me pasaron cruzando la frontera México – Estados Unidos. Eso que me paso tienen que ver hasta cierto punto con prejuicios que tienen algunos agentes de la patrulla fronteriza. Curiosamente ninguno de los responsables fueron gringos, mas bien fueron agentes chicanos o Mexicanos hechos gringos o algo así. El caso es que tienen el nopal marcado igual que su servilletas.

Antes de empezar les tengo que decir que por lo regular yo respeto a la autoridad, respeto su trabajo y la chinga que de sus respectivos trabajos. Claro, los respeto siempre y cuando no se pasen de verga y abusen de su autoridad. Por eso trato de mantener mis papeles o documentación en regla, pa’ que no abusen. Ahora si que el que nada debe nada teme.

En fin, cruzando alguna vez hace un chingo me toco un puto agente de esos. En cuanto lo vi no dude en hablarle en español pero no termine de decir mi “buenas tardes” cuando puso un jeta de “puta, otro guey que no habla ingles” Total, toma mi pasaporte y me empieza a hacer preguntas sobre mi coche. No pensé mucho al respecto ya que lo acababa de comprar. Un “shadow” usado, me encantaba ese pinche coche.

Total que me tiene ahí parado un rato y me pregunta en ingles que a donde voy. Le respondo en español (yo seguía ahuevado a no darle el gusto de hablar ingles) al oeste de la ciudad. El guey se acerca a mi y apuntando hacia el este me dice, “oeste” y le respondo apuntando al oeste “OESTE”. No le agrado mucho que lo corrigiera de tal manera y se me queda viendo a los ojos con prepotencia. Poniendo mi pasaporte en el parabrisas con un papelito rojo me dice, “Pásele aquí al numero 6”. Chingao!

Me estaciono, me bajo y me sientan en una banquita que tienen por ahí. Pasan unos cabrones y le empiezan a pegar a todo el carro con un martillito. Como me dio coraje que le pegaran con ese puto martillito, como les cuesta. Acto seguido, pasean a un perro por todo el coche y nada mas les falto meterlo a la cajuela. Igual y si lo metieron pero ya no supe por que de no se donde salio un cabron, me toma de mis brazos, me esposa y me llevan a unas oficinas ahí mismo en el puente. Yo sacadísimo de onda solo veía a la gente que cruzaba que me veía con cara “Yaaaa se lo llevo la chingada”

Me metieron a un tipo de celda sin ventanas, me quitan la ropa y me dejaron en calcetines y chones. Lo bueno que no traía la tanga de trompa de elefante por que si no que pinche vergüenza. Y pasaron los minutos. En esos momentos es cuando esa confianza que uno tiene de tener todo en regla desaparece. “¿Que si el carro trae algo escondido que nunca bajaron?” “¿Que si se me venció la visa?” “Todo por corregir al culero ese, entre Este y Oeste.” “Todo por no hablarle en ingles.” Y pasaron los minutos.

Después de no se cuanto (le calculo una hora) sale un cabron y me dice “es todo, vístase”. Ahora si respondiéndole en ingles yo con mi basto vocabulario le dije “OK”. Mi miedo se convirtió en encabronamiento y le pregunte que fue lo que paso y me dice que según que el perro olio algo pero que no fue nada. No se ustedes pero esa que se la cuenten a su abuela. Muy encabronado se la hago de pedo y les dije que apuntaran bien mi nombre, pasaporte, placas o lo que se les hinchara el huevo. Es mas que me desmantelaran el coche pero que no me volvieran hacer pasar por esa vergüenza. No me dijeron nada y solo me dieron mi pasaporte apuntando a la puerta. Hazme el chingado favor.

Cuando salí ya no vi al puto ese que me puso el papelito rojo y que bueno por que ya encabronado se la volvía a hacer de pedo y quien sabe que me fueran a hacer.

Intermedio

Y así paso, he cruzado la frontera muchas veces mas sin pedo alguno. En general me trataron bien y en general fueron agentes muy gringos, ya saben güeros de piel clara. Hasta alguna vez me pidieron que le hablara en español para que practicara. Pero una de las ultimas veces que pase caminando me tope con otra situación.

Estaba haciendo cola para cruzar caminando y sale una señora de los baños públicos que tiene por ahí. Se acerco a un agente de la migra para pedirle ayuda por que se acabo el papel de baño y su hijo la estaba esperando recien cagado en el baño. Una vez mas, ese agente con su nopalote en la frente le dice “si como no, ahí voy”. La señora se regreso al baño y este cabron agarro su periódico y lo empieza a cortar en tiras para dárselas como papel de baño. Todavía dice el guey “pa’ que sepa como era antes” Hazme el chingado y puto favor.

En esa ocasión, y después de mi propia experiencia si la pensé dos veces en hacerla de pedo (che’ chilakil culero). Afortunadamente una señora le dijo enojada, “ni se moleste” y saco una bolsita de kleenex y se la llevo a la señora. El guey como si nada se regreso a su puesto.

Como les decía, no se porque se dan aires de grandeza estos “pochitos”. Al parecer. ser naturalizados o ciudadanos y ademas “migras” solo los convierte en prejuiciosos hijos de la chingada. Ta’ bien que cuiden su frontera pero que se metan sus prejuicios por el culo.

Fuente: Mi torcido y encabronado cerebro!


2009

En peligro de extinción

Vivo en Tepic, Nayarit pero soy de Chihuahua y me encuentro estudiando aqui. Esta foto la vi en el municipio de Compostela y pues sin comentarios.

panocha

Cortesía de Ceci

labanda.jpg


2009

¿El trabajo nos hace libres?

El siguiente es un articulo que encontré en un blog, el autor es un licenciado en física y en filosofía por la Universidad de Barcelona, antropologo y demás actividades. El artículo tiene una postura de equidad, habla de porque ahora las personas vivimos para trabajar y no trabajamos para vivir, habla de esta esclavitud refinada del hombre moderno que al final del día no sabe para quién trabaja.

esclavos Nos hemos acostumbrado en nuestras modernas sociedades a considerar el trabajo como un bien que hay que reclamar, preservar e incentivar con el objetivo de aumentar y asegurar nuestro bienestar. El trabajo ocupa hoy el centro de las reclamaciones sociales y un lugar prominente en el orden moral. En efecto, aquel que no trabaja o trabaja poco es tildado de holgazán, vago, parásito social o, en el mejor de los casos, se le estigmatiza con el rótulo de “parado”. Por otra parte, el trabajo define simbólicamente el papel que uno ocupa en la sociedad. En un contexto en el que las posibilidades de interacción social se reducen a la mínima expresión debido en gran parte al individualismo pautado de las sociedades urbanas consumistas, el trabajo define nuestro rol social, nuestro estatus y al mismo tiempo constituye la principal oportunidad de relacionarnos con los demás. Incluso las Naciones Unidas han declarado el trabajo como un derecho universal. La centralidad del trabajo es incuestionable.

Es precisamente esta centralidad la que está consiguiendo naturalizar el trabajo de manera que resulte incuestionable y, por tanto, no sea posible debatir en Nuestra Polis alternativas de vida no centradas en él. Sin embargo, un breve recorrido histórico y reflexivo puede hacernos reconsiderar nuestra concepción del trabajo.

El origen etimológico de la palabra “trabajo”, según la teoría lingüística más aceptada, es el vocablo latino “tripalium”, un instrumento de tortura formado por tres palos a los que se ataban el tronco y extremidades del reo. “Tripaliare”, que tiene el mismo origen, significa “torturar” en latín.

En la tradición judeocristiana el origen del trabajo es un castigo divino, “ganarás el pan con el sudor de tu frente”, justificado por el supuesto pecado cometido por los padres fundadores de la humanidad al desobedecer el mandato de no comer la fruta prohibida. En la Grecia antigua el trabajo era una actividad degradante relegada a los esclavos o extranjeros, el último escalafón de la escala social. El mito griego de Prometeo nos cuenta que cuando este titán robó el fuego a los dioses para entregárselo a los hombres, Zeus entregó como venganza a Epimeteo, hermano del titán, un regalo envenenado: Pandora, la primera mujer. Debía ser una oportunidad para que los hombres llevaran una vida más amable y divertida pero Pandora trajo consigo una caja de la que al abrirse salieron todas las maldades destinadas a los humanos: la vejez, la enfermedad y el trabajo, entre otras. La palabra que en el griego moderno designa al trabajo es “dulia”, que deriva de “duleia”, esclavitud en griego antiguo.

La consideración del trabajo como actividad despreciable dura hasta mediados del siglo XIX con el inicio de las revoluciones industriales. Max Weber nos ilustró sobre la decisiva influencia de la moral protestante en el origen del capitalismo. La Reforma, triunfante en el centro de Europa, introdujo la actitud psicológica del esfuerzo y de la acumulación de bienes materiales como un mérito del buen cristiano para conseguir un futuro dichoso en la vida eterna. Esta actitud revalorizó el trabajo, cosa que no le fue nada mal a la incipiente clase burguesa, que empezó a acaparar los nuevos medios de producción y a contratar como mano de obra barata a los desplazados por las hambrunas del campo. Pocos años más tarde las dos teorías económicas predominantes, la liberal y la marxista, aunque desde ópticas diferentes, ponían el trabajo en el centro de la actividad humana, lugar que ocupa hasta nuestros días.

Otra fuente de falacias que sirven para legitimar el status quo de la centralidad del trabajo en nuestra sociedad está asociada a la idea de progreso. Se nos dice que hoy en día tampoco nos va tan mal porque, por un lado, si nos comparamos con las sociedades antiguas, las comodidades que nos han aportado las innovaciones tecnológicas son mucho mayores, y por el otro, supuestamente no trabajamos tanto como los grupos antiguos de cazadores y recolectores, que tienen que emplear todo el tiempo para asegurar su supervivencia. Sin embargo, varios estudios antropológicos reseñados por Sahlins en su libro “La Edad de Piedra” muestran que en realidad estas sociedades nativas ocupan mucho menos tiempo que nosotros en satisfacer sus necesidades. El truco está en una correcta adecuación entre medios y fines. Se nos ha hecho creer que nuestras necesidades son infinitas y que, por tanto, cada vez necesitamos más medios para satisfacerlas. Mantener viva esta falacia es en realidad una necesidad de nuestro modelo económico, que necesita crecer indefinidamente, en constante competencia con nuestras economías vecinas y ahora ya globales, para asegurar nuestro bienestar. Las innovaciones tecnológicas son un salto hacia delante, un medio para crearnos nuevas necesidades que requieran una reorientación de nuestra actividad productiva para explotar así nuevas “oportunidades de negocio”. De esta forma la tecnología no disminuye el trabajo sino que, por un lado, aumenta el paro en unos sectores requiriendo su reconversión y, por otro, aumenta la degradación de nuestro cada vez más precario entorno ecológico. Nos han hecho creer que nuestro problema principal es el paro o la falta de trabajo, cuando en realidad reside en la dificultad para asegurar nuestro sustento, para cubrir nuestras necesidades materiales y culturales, cosa relativamente fácil si existiera una redistribución más equitativa de los bienes y se frenara globalmente el consumo supérfluo, propio de nuestras economías en competencia.

“Arbeit macht frei”, “el trabajo nos hace libres”, con esta frase se recibía a los prisioneros en el campo de concentración nazi de Mauthaussen. Esta imagen es una metáfora de la nueva forma de esclavitud en la que se ha convertido el trabajo hoy en dia para una gran parte de la humanidad. La mayor parte de los humanos trabajamos para otro. Con nuestro trabajo el empresario obtiene beneficios, es decir, capital sobrante del que puede hacer uso para satisfacer sus lujos. Los esclavos de la época griega no tenían una relación muy diferente con sus señores.

Tras este recorrido histórico y reflexivo miramos con otra cara no tan complaciente al trabajo. Pero entonces, ¿qué podemos hacer? ¿Cuál podría ser la alternativa a la centralidad del trabajo?

Mientras la buscamos, podemos, al menos, restituir unas relaciones laborales más igualitarias. ¿Cómo? Introduciendo la democracia participativa en la empresa, que la dirección esté representada por todos los trabajadores, autogestionados, que el jefe sea sólo un compañero que coordina, sin atribuciones de autoridad, que los beneficios se repartan entre todos y se restituyan a la sociedad, que los objetivos sigan un criterio de servicio social antes que uno fundado en las ganancias a cualquier precio. Si conseguimos que el trabajo sea un espacio de socialización donde todos tienen voz y las relaciones se basan en la solidaridad, dejará de ser un utensilio de tortura.

Y por otro lado, si miramos hacia nuestro interior y nos percatamos de lo que realmente nos hace felices, seremos capaces de poner freno a estas supuestas necesidades materiales crecientes y orientar nuestras vidas hacia placeres que cuestan bien poco dinero, como el amor, la amistad, la creatividad, la imaginación. Se podrá entonces instaurar la renta básica de ciudadanía, una renta suficiente para sobrevivir con dignidad sin necesidad de trabajar, junto a redes de ayuda mutua y de reciprocidad que aumenten nuestros vínculos solidarios. El trabajo, entonces, será tan solo un estímulo voluntario para quien desee desarrollar o aprender alguna habilidad en un ambiente libre y socialmente satisfactorio. De esta forma, definitivamente, el trabajo dejará de ser central y seremos un poquito más libres.

¿Aun estamos a tiempo? ¿o es ya demasiado tarde?

Lo más seguro es que sea demasiado tarde, para olvidarnos de nuestro narcisismo, para reformar sociedades, seguiremos viviendo entre tiranos y esclavos odiándose unos a los otros y cada día con una vida menos sustentable

Enlace: Crónicas al margen

Cortesía de Jose

labanda.jpg


2009

Fiasco

El día de hoy paseando por la zona del Barrio Antiguo de Monterrey encontré una tienda en la que vendían muchas cosas entre ellas estas camisetas que les muestro, al parecer es alguna “marca” nueva sin mucha difusión, pero me pareció interesante el mensaje que quieren dar.

Tenían mas modelos pero estas dos me hicieron decir HECF. ( las compre para poder tomarles fotos )

Las camisetas venían con un una tarjeta con el siguiente texto:

Viernes, día de paga, ves que tu salario no alcanza ni para un kilo de tortillas pues cada día aumentan más. Enciendes el televisor y ves que nuestro mundo se ha convertido en un lucha constante de policías y ladrones, pero es un día blanco pues solo hubo 5 ejecuciones, No importa aún tenemos porque reír, asi es la vida, fría, dura pero muy didáctica, así, así de loco es este mundo. Cualquier semejanza con tu realidad es pura coincidencia…. Harto de esto? fiasco surge de la necesidad de gritar y plasmar en una playera una visión ambigua de la vida, lo que nos decepciona y lo que nos inspira, lo que nos harta y nos tiene hasta la madre, pero también lo que nos mueve y nos motiva a buscar una existencia mas feliz, Es un espacio de expresión donde el sarcasmo la critica y la burla a uno mismo son los principales protagonistas. Fiasco busca ser una ventana que muestre lo que somos, pensamos, lo que queremos y proponemos, cada uno de nuestros diseños habla, ríe, grita, y se burla de lo que nos rodea mostrando parte de nuestra personalidad, bienvenido al mundo de fiasco, te invitamos a expresar y participar en este espacio, después de todo, todos tenemos algo que decir.

Cortesía de Jose

labanda.jpg


2009

Camotero de Hueso Colorado

Les adjunto una foto publicada en la jornada de oriente, el fanatismo religioso y el futbolero se suman de una manera que nos hace decir HECHF, luego porqué nos tocan gobers preciosos acá en la heroica Puebla de Z´s digo, de Zaragoza.

camotero

Cortesía de Luis

labanda.jpg


2009

Yo nací en México

banderasÚltimamente eh visto muchos comentarios acerca de que si México es bueno o malo, etc. Les voy a contar un poco de mi vida y recopilemos…

Yo nací en México y no voy a hablar pestes de México aunque ahora vivo en USA y ya me hice ciudadano (ya que 1 de mis papas es norteamericano), a pesar de que viví mis 24 años en México, la neta es que nunca me halle ahí porque la gente siempre te anda viendo a ver que haces o en que sobresales para bajarte, si tienes un buen trabajo y ganas bien entonces te pueden robar, si tienes una buena novia, son mamadas porque ellos no tienen una así, etc.

Si tuve muchos momentos de alegría en el bachiller, lo admito aunque era muy humilde pero me la pasaba muy bien con un montón de amigos y nos divertíamos como podíamos (jugando fut en la calle, etc.). Después de eso es cuando llego la hora de entrarle a los trancazos cuando llego la hora de entrar a la universidad, tenia que tener dinero para entrar porque las becas estaban saturadas, y no pude entrar a una buena universidad, entonces me metí a una pues no digamos mala pero digamos económica (240 pesos el semestre pa que se den una idea), donde llevábamos 8 materias y nos la pasábamos tranquilos y aun así nos íbamos a chupar los viernes etc. Y si sacábamos malas calificaciones. Le compraba una botella de tequila al teacher y ya esta. Después cuando tuve que hacer mi servicio social me metí en una empresa donde te tenían como 10 horas mas o menos diarios no te pagaban nada puesto que te estaban ayudando a terminar tu servicio social, después de eso me gradúe y me ofrecieron trabajo en la misma empresa, porque según ellos me ofrecían mejor sueldo pero por cada proyecto vendido, lo cual acepte pues no había trabajo en ningún otro lugar, ya llevaba tiempo trabajando ahí y no había ningún avance dinero no veía para nada, después me asaltaron, me quitaron el poco dinero que tenia etc. Mi mama me ayudo con los pasajes, la comida, etc. Lo cual ya veía mal puesto yo ya tenia 23 años y pues yo debería de llevar el dinero a la casa, hasta que me canse de eso y mi papa me invito a venirme a EU y darme la ciudadanía, no me venia puesto que tenia todo (sentimentalmente hablando) alla en México mis amigos novia mi familia, etc. Pero tuve que probar suerte ya que no veía ningún futuro ahí.

Ahora que estoy aquí tengo beca en la universidad que por cierto tuve que empezar de nuevo pues los planes de estudio no son los mismos llevo 4 materias y las veo mas difícil que las 8 que llevaba en México, eh trabajado y me pagan bien, me compre mi carro rápidamente, etc. Me hubiese gustado quedarme en México, pero tristemente no se puede, y como la mia hay muchas historias mas.

Yo creo que México tiene que trabajar mas en este sentido, no quiero decir que yo sea un genio pero eh sabido de muchas personas que son muy inteligentes y se van del país por falta de apoyo y oportunidades, como ya sabemos lo de los deportistas que no tienen apoyo para las olimpiadas, etc. Entonces si nos damos cuenta mucha gente que es buena o inteligente se va del país. Si la gente que de verdad impulsaría a México se sigue saliendo de ahí como carajos piensa progresar el país!!. Hazme el chingado favor!

Cortesía de NitrogenX

labanda.jpg

Hace algunos ayeres en hazme el chingao favor

2011

Reciclado de anuncios


Categorías: Carne & Gastronomía | Comentarios (80) Comentarios

2011

Visto desde afuera: ni pendejos, ni inútiles, ni fáciles de engañar


Categorías: Opinión & País | Comentarios (140) Comentarios

2011

Y usted tampoco ¿o sí?


Categorías: Opinión & País & Televisión | Comentarios (183) Comentarios