2011

Antonio Reveles – Andrés Pérez, Maderista

Y con esta terminamos una más de nuestras miniseries. Agradezco a Antonio Reveles haberse animado con estos 5 aportes ya que es el sabe perfectamente bien que no es fácil escribir en este blog. Seguiremos con esto la próxima semana con otro viejo conocido de este blog, Cayman. – El Chilakil

Hay un libro que trasciende dentro de los estudios de México, del mexicano y de la mexicanidad y que irónicamente no aborda los temas de manera directa, en el, el Doctor Azuela plasma todo el descontento, desencanto y disgusto que ha sentido, que siente y que muy probablemente sentirá el mexicano por varias décadas o siglos más, además de trascender en el formato de la escritura ya que es la precursora de novelas como “Los de abajo” también del Doctor, “EL luto humano” de José Revueltas, del clásico de Paz “El Laberinto de la soledad” entre otras de igual importancia. Es también la primer Novela de tema Revolucionario del Dr. Azuela.

Pero decía que trasciende porque describe “de pe a pa” al mexicano en general, al de todos los Méxicos y al de casi todos los tiempos y épocas de este, tú país, veamos:

De la intelectualidad: “Me regocijo que la intelectualidad de mañana lave el borrón afrentoso de este Gobierno apático, caduco y servil; que dé esperanzas de ser menos miserable, menos venal y menos canalla que la de hoy” o este que tanto me gusta: “Inspiran aversión, repugnancia, asco (..) Tantos literatoides de u México, piara de ilotas de la pluma, hinchados de ruindad, eunucos llorones de la paz, incapaces de dar ni una gota de sangre por el hermano, ni por la patria, ni por la especie…”

De la prensa y los medios de información: “No ha quedado huella alguna de independencia (en la noticia) y esa prensa oficiosa, prensa albañal, es la muestra evidente de lo que pueden la insolencia, la maldad y el cinismo de los escritores de alquiler” (jajaja y todavía hay quien aplaudió el Acuerdo para la Cobertura Informativa de la Violencia), también: “Mandrias que se pasan la vida incensando eternamente al que les llena la tripa y se quedan satisfechos con que su nombre figure como una cifra más entre los siervos miserables y corrompidos, buenos apenas para cantar las mesalinas de sus amos.”

Continuar Leyendo