2014

En Brasil ya empezó el Mundial – Arte Urbano

Muchos brasileños se encuentras sumamente molestos por los costos incurridos para la organización del mundial de futbol. El gobierno brasileño se ha gastado millones que aunado a la corrupción que impera en ese país ha llevado a que la gente salga a las calles a protestar. La gente esta molesta porque se han dejado de hacer caminos, hospitales, escuelas y más trabajos de mejora social para organizar un torneo de futbol cuyo principal beneficiario es la FIFA. Dejemos que las imágenes hablen por si solas.

brasil_fifa_1

brasil_fifa_2

brasil_fifa_3

brasil_fifa_4

Continuar Leyendo


2009

Incultura vial

ejeUna de las cosas que más afectan a las ciudades de este país es sin duda el caos vial que se genera a diario, moverte en coche puede ser toda una carga de adrenalina mas cabrona que subirte a la montaña rusa y lo que más estrés puede generar, no solo por las horas que te estancas en el tráfico, sino por todos aquellos que piensan que para aprender a manejar no hay nada mejor que el need for speed o peor aún, el Grand Theft Auto

El consumismo que en últimos años nos ha pegado a los mexicanos ha hecho posible que muchos contemos con nuestra nave, nueva o de uso, pero que nos haga pensar que “es mas triste andar a pié”, sin embargo el hecho de ser propietario de un automóvil no nos hace conductores ni mucho menos nos enseña cultura vial, obvio el que te lo vende no te pide un certificado de “conductor responsable y feliz”

Hablando particularmente del DF, nada peor que toparte con una carrera de microbuses cargados hasta la madre de pasaje en una avenida; bajo la ley de “chinga quien más lámina traiga” hacen que un auto compacto solo sea un estorbo más en esa avenida que les pertenece a sus majestades los microbucerdos. Hablando de los gandallas del transporte público que manejan de esa manera, los taxistas no se quedan nada atrás, no hay límite de velocidad ni paso peatonal que ellos no puedan pasarse por el arco del triunfo con el pretexto de que “llevan prisa”, ¡hazme el chingado favor!

Pero no solo esta especie tiene la culpa pues como en todos lados hay buenos taxistas y buenos operadores de microbuses (para los que se ganan este nombramiento), los particulares somos en ocasiones los más cafres al volante, en lo particular me encabronan aquellos que no respetan el paso del peatón y te dicen pendejo cuando te atraviesas por uno de ellos, como si las líneas blancas que los indican fueran solo una muestra de arte urbano en el suelo, pareciera que los conductores tienen prioridad de pasar primero o los que manejan nunca fueran a ser peatones en su vida.

Las mentadas de madre son cosa de todos los días entre los conductores, la mayoría de las veces las causas que las generan son muy similares: “¡ese cabrón se me metió!”, “¡ese cabrón se me quiere meter!”, “¿¡como va a pasar ese cabrón primero que yo!?”, “¿Por qué ese cabrón va a invadir mi carril?, ¡me está avisando con su direccional!”, la última aunque se lea muy pendeja es verídica, se nos olvida que la direccional se usa para indicar cambio de dirección, no para avisar que no se nos deje pasar, de las primeras ni hablar, nos irrita que alguien pase primero y posterior a la mentada por tal causa sigue casi siempre una amenaza de laminazo y en condiciones de estrés, un espectáculo de chingadazos entre los conductores involucrados para ver si con la ley del mas fuerte se gana el derecho a pasar primero, como en la selva, al fin y al cabo las grandes ciudades son catalogadas las junglas de asfalto, solo que este tipo de weyes lejos de quedar como los reyes de la jungla quedan solo como unos pendejos mas en ella.

Sería buenísimo que una vez sentados frente a un volante automáticamente se les cargaran los programas por las nalgas como si de ósmosis se tratara a todos aquellos conductores que tienen como único objetivo romper todas las leyes de tránsito posibles en su trayecto valiéndole madres cuantos peatones o perros se trepe al cofre (cuando digo perros no quiero decir agentes de tránsito, los perritos no merecen ser atropellados), pero eso es tan irreal como pedir a Carstens que tenga como propósito bajar un kilo cada vez que el dólar suba un centavo.

¡excelente día!

yaocelotl