2013

Chiste de viernes – El Loro y la azafata

loroUn lorito que viajaba en un avión, en primera clase, llama a la azafata:
– A ver, mugrienta… ven a atenderme.
– ¿Qué desea, Señor Loro? – responde ésta.
– Tráeme un whisky, guacha.
– Si Señor Loro, en un instante se lo traigo.

El señor que estaba sentado al lado del lorito aprovecha cuando se acerca la azafata a traerle el whisky, y le dice:
– Señorita ¿Y a mí podría traerme un café?
– Cuando tenga tiempo se lo traigo – Le responde la azafata de mala gana.

Media hora más tarde, el lorito vuelve a dirigirse a la azafata:
– A ver, hedionda, tráeme otro whiscacho.
– Sí Señor Loro, de inmediato se lo traigo.
– A mi tráigame por favor el café que le pedí hace media hora, señorita
– Insiste el hombre.
– Usted espere, y no me apure señor – responde la azafata malhumorada.

Media hora más tarde, el lorito vuelve a dirigirse a la azafata:
– Floja, tráeme otro whiscacho.
– Sí Señor Loro, de inmediato – musita la azafata.
– ¿Y mi café, señorita? – pregunta ya un poco enojado el hombre.
– Usted espere, señor ¿No ve que estoy muy ocupada?

Entonces el hombre, no soporta más, y le dice al loro:
– Oiga ¿Cómo hace para que lo atiendan tan bien, que le traigan tres whiskies, y yo no consigo que me traigan un miserable café?
– Muy simple señor – responde el loro – Yo se lo pido con firmeza, la trato mal, para que vea quien es el que manda, y quien el que obedece.
– ¡Ah, voy a probar con su método, a ver si funciona!

Y dicho esto, comienza a gritar:
– ¡A ver, azafata inmunda, si me traes el maldito café que te pedí hace como una hora, floja reventada!

Ante esto se acerca muy enojado el comisario de a bordo, los agarra del cogote al señor y al lorito, y los tira del avión.

Cuando los dos van cayendo, el loro le dice al hombre:
– ¡Hay que ser muy macho para ofender a la azafata y no saber volar!

¡HECF!

Cortesía de Capitan Garfio

logo-la-banda


2011

Chiste de Viernes – Quieta

A bordo de un avión Boeing 747, con 348 pasajeros y a punto de despegar, el Capitán del vuelo comienza a hablar por el altavoz su acostumbrada rutina:

Estimados pasajeros bienvenidos a bordo, les habla el Capitán del vuelo 888 con destino a la Cd. de Madrid, el tiempo estimado de vuelo será de 11 horas con 50 minutos, les recordamos que este es un vuelo de no fumar, por lo tanto les suplicamos abrocharse sus cinturones, etc., etc., etc.

Terminado el rollo de bienvenida, el piloto olvida desconectar el altavoz y el muy bruto con el micrófono y dirigiéndose a su copiloto dice:

¡Ora si cabron, nomas pongo el pinche piloto automático, me hecho una cagadita y luego luego le hago el amor a la azafata!

Al escuchar todos el comentario, la azafata se lanza hecha madre a la cabina para avisarle al Capitán que desconecte el altavoz cuando de pronto he intempestivamente, una viejecita que se encontraba en un asiento delantero del pasillo, le surte ‘tremendo bastonazo’ tumbándola en el suelo.

Desconcertada la sobrecargo voltea hacia la viejita con cara de signo de interrogación, a lo que la anciana le dice:

¡¡Quietaaaaaaaaaaa cabrona, primero déjalo que cague!!

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Cartman