2012

Amigos así.

Despert, pero no abri los ojos, los mantuvo cerrados un rato, al sentir la luz sobre sus ojos decidi taparse el rostro, se llev las palmas sobre la frente, entrelazo los dedos y aprovecho para oprimirse las sienes, el dolor de cabeza era terrible.

Estiro los brazos y piernas, abri la ventana, intento ubicarse, la gasolinera, la tienda de autoservicio, la carretera. Palp su bolsa, no haba cigarros. Bajo del auto y estiro nuevamente el cuerpo, se quit las lagaas, se puso una gorra y los lentes oscuros apachurrados por dormir sobre ellos.

***

La noche fue larga, a las siete paso por El Perro. El bar estaba semivaco, y dos chicas jugaban en la mesa de billar, guapas y con ganas de mandar al diablo a cada cabrn que se acercaba. Fue El perro quien le seal la posicin sensual con que una de ellas iba a golpear la bola. Pidieron un gisqui corriente, y para evitar el clich de moda decidieron que no fuera Buchanas.

l observ como las chicas fueron despidiendo a cada uno de los que se les acercaban. Sinti el codazo del Perro y la invitacin vamos?, decidi que no, no directamente, se cambiaron de mesa, la barra estaba cerca de la mesa de billar. Frases forzadas por la necesidad de moverse para que le pudieran pegar con comodidad o el trago que les acercaban a la barra, sirvieron para despus estar los cuatro olvidados de la mesa de billar y atentos a las botellas que se vaciaba.

Hicieron parejas por la qumica ms elemental, la ms parlanchina con El Perro, la ms sera con l. Jugaron suertes para ver quin manejaba, el conductor tendra las manos ocupadas slo en el volante y l perdi.

La venta de alcohol haba terminado as que decidieron ir al aguaje una botella ms y enfilaron a la casa de una amiga de ellas, el camino fue rumbo a Rosarito ellas guiaron, se consumi la botella y la indecencia llego puntual con los excesos.

Estaba clareando cuando le pregunt al Perro si poda manejar, no pudo. Orillaron el carro y decidieron dormir.

***

Entr a la tienda de autoservicio, bebi una botella de agua antes de pagar y llev otra para El Perro, en la caja pidi unos Raleigh y pregunt si ya podan venderle una botella de gisqui. La cajera sonri y le dijo la hora a modo de respuesta. Las dos de la tarde. Sorprendido sacudi la caja de cigarros sobre su palma mientras esperaba el cambio. La pequea botella la guard en la bolsa de la chamarra. Ley la nota de compra, no tena domicilio. Pregunt y la cajera sonri nuevamente. Estamos en Rosarito, en la Lucio Blanco. Recibi indicaciones de cmo llegar al bulevar Benito Jurez.

El Perro era de esos amigos con los que no se necesita planear nada. Lo despert y este hizo la misma pregunta que l se hizo al abrir los ojos, le pareci cmico como atisbaba los ojos y deca ah chinga dnde estamos?.

Encendi el motor y le pidi al perro que le hablara a su hermano el polica, necesitaran un parte informativo que justificara la hora de llegada. Son las dos de la tarde gey.

No chingues, me va a matar mi vieja


2012

Solución al problema del narco con Piporro y Luis Aguilar

“Iren” este fragmento de una película mexicana donde pondríamos a Piporro como el narco, al Sheriff Luis Aguilar como el estado y al cantinero como el pueblo. Esta seria una muy buena solución, a mi parecer, a los problemas que tiene el país con el crimen organizado.


Liga directa: youtube.com

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de joe river q