2012

Los Mexicanos somos cabrones

Que onda raza! aqui les traigo el último diálogo entre Felipe Calderón y Barak Obama, ¿A poco no somos bien fregones los mexicanos para callar bocas?

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Paloma Negra


2012

Fraude: México 2006 – Documental

Hola! Es mi primer aporte en Hazme el Chingado Favor, sin embargo creo que podría llegar a ser un aporte muy útil para todos!

También podría asegurar que muy pocos de ustedes han visto este documental, donde se habla a grande escala y muy detalladamente de las mamadas que hicieron Fox, Calderón y Salinas en las pasadas elecciones presidenciales del 2006 en orden para ganar la presidencia.

Aun recuerdo que hace 6 años NO me importaba quien ganara las elecciones, pues aun era un adolescente de 15 años. Pero ahora que ya tengo 21 años, ardo del coraje y confieso que me da rabia ( junto con unas inmensas ganas de llorar ) de ver en el pinche país monopolista que vivimos.

Si bien se, que si de puro milagro no hubiera fraude electoral y AMLO ganara la contienda presidencial yo como comerciante me vería un poco afectado, PERO prefiero verme afectado a que todo mi país se vea afectado.

Si, soy un patriota y me dan un chingo de ganas de llorar cada vez que veo la situación del país y la de mi gente.

Soy un contribuyente que trabaja legalmente y paga sus impuestos mensuales puntualmente, y también voy a ser un ciudadano del montón de pendejos, que le vamos a pagar el sueldo al presidente que resulte electo dentro del fraude de estas elecciones.

Me cae de amadre que me encantaría ver y vivir el modelo y cambio que ofrece AMLO.

Si no lo publican, no voy a hacer nada, solo me voy a mega encabronar porque realmente vale la pena que se enteren de lo que pasa en nuestro hermoso y multicultural país.


Liga directa: youtube.com

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Emmanuel R.


2012

El Presidente de la Propina

El sexenio de Felipe Calderón que se había prometido como el sexenio del empleo, se convirtió en el sexenio de la propina. De manera escandalosa han aumentado en las principales ciudades del país fenómenos callejeros como los limpiaparabrisas, viene-vienes, franeleros, valet parking, tragafuegos, malabaristas, payasos, vendedores, etc. se han vuelto parte habitual de la escena urbana, cruceros, calles y avenidas importantes. Parques públicos, bancos, restaurantes, centros comerciales y en general lugares de alta afluencia de personas se han vuelto “propiedad” de estas personas. Todos ellos con un común denominador: viven (o mas bien sobreviven) todos de las propinas que les damos el resto de las personas.

Muchos de ellos son jóvenes con bajo o nulo nivel educativo, madres solteras, personas con capacidades diferentes y de la tercera edad, que a falta de verdaderas oportunidades de empleo se ven en la necesidad de salir a la calle a ganarse la vida.

Este mal necesario (en algunos casos) es un problema de tipo económico, social y de seguridad pública. Económico pues ese gran número de personas no son parte de la fuerza laboral, no realizan actividad productiva alguna y por ende no generan impuestos, de alguna manera nos cuestan a todos pues requieren de servicios públicos (transporte, salud, etc) pagados por nuestros impuestos. Social, porque finalmente son parte de nuestra sociedad, personas, padres, hijos o hermanos, están con nosotros y tienen derecho a ganarse a una vida digna, al sustento diario y al no haber mejores oportunidades de trabajo salen a las calles en busca de el. Y de seguridad pública, porque también muchas de esas mismas personas son jóvenes delincuentes que han encontrado en esas actividades un modo de vida fácil, sin obligaciones y libre de responsabilidades, pero cuando no reciben “la propina” se violentan y agreden a los ciudadanos, sin mencionar que muchos de ellos son precisamente los candidatos perfectos para ser recluidos por el crimen organizado.

Continuar Leyendo


2012

Peje Skywalker y los rebeldes

Por donde se mire, terriblemente perturbador.

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Tibet Libre


2011

Cuando de celebrar se trata

Ayer por la noche fuimos a cenar a un restaurante, decepción mía fue saber que no servían nada de comida mexicana. Era temprano, lo cual explicaba la ausencia de gente. El lugar estaba repleto de adornos patrios: verde, blanco y rojo por doquier, campanas, banderas, sombreros de mariachis, etc.

A medida que se hacía más tarde, comenzaba a llegar la gente. En menos de dos horas, cada mesa del local estaba ocupada. Dieron las once de la noche y en las pantallas donde antes se veían videos musicales, comenzaban a transmitir imágenes del zócalo de la capital. Me di cuenta el fracaso total de los que llamaban a dejar solo al presidente para dar el grito. Al contrario de lo que se pensaría de un pueblo bajo el yugo de la violencia, todos en cámara parecían felices y satisfechos. ¿Por qué celebramos? Pienso que es más que nada, porque nos dicen que debemos hacerlo. Con esa idea crecimos, y parece ser que año tras año, no importa que tan a la orilla del precipicio este nuestro país, vamos a seguir festejando.

¿De verdad será así? ¿De verdad el pueblo mexicano no tendrá un límite digamos de inconformidad?

Violencia desmedida, paranoia, sensación de inseguridad, gobiernos corruptos, desempleo, pésima educación, golpes a nuestro presupuesto con las constantes alzas; y aún así, festejamos. Todo lo anterior, no ha sido suficiente para decir “ya basta”. Me pregunté si los familiares de las víctimas del casino también estarían celebrando.

En pantalla, el presidente constitucional de los Estados ¿Unidos? Mexicanos. Sin más ni más, comenzó a gritar los “vivas”, a la vez que todos en el salón gritaban ¡VIVA!… Ahora, el himno. Justo me vino a la mente la escena de la película “El Infierno” donde el escudo nacional, símbolo patrio por excelencia, es manchado por sangre que escurre de un cuerpo inerte sobre el pódium. Otra vez recordé a las víctimas del casino, pero se le sumaron las de los granadazos en Michocán. Sentí un nudo en la garganta mientras se me estrujaba el corazón. “Un soldado en cada hijo te dio…” No es cierto, a nuestra patria, a la que “celebramos” anoche, no hay quien la defienda. Se ahoga entre sangre, corrupción e indiferencia, frente a un pueblo indolente.

La familia de Calderón sonreía ante el espectáculo de fuegos artificiales. Qué bien se debe sentir saberse seguros. El presidente en cambio, estaba serio. Por lo menos no hizo gala de su cinismo. ¿En qué estaría pensando? ¿en qué irían a servir de cenar? ¿en las elecciones del 2012? ¿en su agenda de hoy? ¿en el país que es su obligación gobernar? En esto último, no lo creo.

Finalmente regresaron a la pantalla los videos musicales, pedimos la cuenta y abandonamos el lugar, particularmente con la sensación de que no me divertí.

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de killerina


2011

Y el culpable del narco y la corrupción es…

Antes de que comiences a leer este articulo, te hago saber que solo estoy compartiendo mi opinión, mi punto de vista, el cual, no significa que tenga que ser correcto, que sea el definitivo, respeto el punto de vista de cada quien, excepto el de aquellos que han contribuido a generar el conflicto actual del país, consumiendo narcóticos.

Ya mucho se ha escuchado de la lamentable situación que está pasando nuestro país, nuestro México, en el cual, no paran de exigirle un cambio al señor Presidente de la republica, de exigirle que haga algo, y en muchos otros casos, de decirle lo que debe de hacer.

Hablo por lo que leo en las redes sociales, ya que posiblemente, lo que piensa la mayoría de ustedes es desconocido para mi, que si el presidente no hace nada, que si exigen que de un comunicado público, que si esto, que si lo otro, y en base al hecho más reciente ocurrido en Monterrey, donde en base a las imágenes deduzco que trataban de dar un escarmiento y no salió como lo planearon, han decidido guardar luto, y no dar el grito, pero, ¿con que propósito?, y disculpen si les ofende mi manera de pensar, pero en nada sirve dicho luto, soy de los que piensan que se necesitan acciones, no reacciones… Y claro, mi más sentido pésame para las familias afectadas, como 1 de cada 20 en este país, hemos perdido a un ser cercano a causa de.

Ahora bien, te preguntas ¿cómo es que el narco se metió en este país? Pues bien, el narco va de la mano con la corrupción, con la política y mucho mas, dado que durante 60 años que tuvimos como gobernante a un partido político, quien permitió que se diera desde la corrupción, hasta el narco tráfico, irónicamente, apoyado por el mismo partido, al cual, el narcotráfico lo apoyaba en las candidaturas, aportando dinero y recursos para que X persona llegara al poder.

Continuar Leyendo


2011

Test – Señor Calderón

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Brisa


2011

Lucha falaz

El ejército no es el adecuado para combatir el narcotráfico, Calderón se equivoca al elegir esta estrategia en contra del crimen organizado.

La anterior afirmación siempre encuentra eco y aplauso, más aún si se adjudica al fulano de tal en cuestión el hecho de haber sacado al ejército del cuartel para combatir a la delincuencia que nos empieza a rebasar.

La oposición encabezada en voz de Gelboy y Morerira, han descalificado el atrevimiento de Calderón al ver los resultados de tal estrategia, y no pasa oportunidad en que no le restrieguen el yerro cometido.

Sin embargo tal innovadora estrategia no es original del diminuto mandatario, acaso habría que achacarle que fue el un buen publicista del cuerpo castrense, si, un publicista que nos vendió la idea de que patrullar las zonas conflictivas con los soldados iba a ser lo mejor, porque nuestros cuerpos policíacos están corrompidos, además, añadió en la estrategia publicitaria, el ejercito tiene honor, lo que hace mas difícil su corrupción.

Y lo creímos. Tanta fue la publicidad que nuevamente caímos en el olvido. Costumbre la nuestra.

A esa costumbre apela los hijos del PRI cuando critican la mencionada lucha (ya dijo el pequeño presidente que no es guerra) pues olvidan que el ejercito ya combatía frontalmente el narcotráfico desde tiempos que no logro recordar.

La estrategia panista consistió también en poner a militares en mandos policíacos, pues los anteriores mandos ya estaban corrompidos, y nuevamente nos dijeron, es cuestión de honor y los militares la tienen.

Mienten, uno y otro mienten.

Continuar Leyendo