2012

Fecha histórica – José Arenívar Padilla

Hola compas, les mando un texto que encontré en uno de los libros de la escuela primaria.

Sucedió a mediados de abril, la mañana estaba fresca y húmeda por la leve lluvia de la noche anterior. Salí a la calle e inhalé profundo. El aroma de los jardines flotaba en el ambiente penetrando en todos los rincones.

Cuando estaba a punto de llegar a la escuela me encontré con el viejo Antonio. El saludo fue efímero y cotidiano; sin embargo, noté en su mirada un brillo extraño. -Algo le pasa al viejo -me dije. Sus cansados pasos se unieron a los míos mientras hablábamos de cosas triviales. De pronto se detuvo en seco, con voz suplicante soltó lo que yo ya esperaba. -Maestro, necesito faltar el día de hoy, mi vaca colorada no llegó a noche, lo más seguro es que se metió en sembrado y usted ya sabe cómo son los compañeros del ejido, si causa destrozos en las parcelas ajenas ya me amolé. Deme el día para ir a buscarla, le prometo ir a trabajar el domingo para reponer la falta. -Está bien, Antonio, ve y busca tu vaca -le contesté resignado.

Antonio se perdió rápidamente por la callejuela esquivando los pequeños charcos.

La ranchería apenas si aparecía en los mapas y mi escuela no se quedaba atrás, tres grupos, 74 alumnos, siete maestros, una dirección mal acabada, cero laboratorios, dos letrinas y un patio enorme, toda la llanura era nuestra. iNo teníamos cerco!

Cuando arribé a la escuela, pocos alumnos habían llegado. Rutinariamente me dirigí a la dirección, quité el oxidado candado, abrí la puerta y fue entonces cuando observé el nicho vacío. La bandera no estaba, recorrí con la mirada el cuartucho, poco había que buscar ahí. Salí al exterior; instintivamente fijé mis ojos en el asta bandera. Ahí estaba ondeando suavemente con majestad, teniendo como fondo el añil del infinito mezclado parcialmente con tenues nubecillas. Torné al recinto, busqué en el calendario oficial, 20 de abril. Nada, no había por qué izar el lienzo.
Llegó Morales, el profesor de matemáticas.

-¿Por qué está la bandera a toda asta? -preguntó.
-No lo sé, el que tiene esa comisión es López. ¿Todavía no llega?
-Ahí viene -dijo Morales. -joye, López! ¿Por qué izaste la bandera?
López volvió la cabeza y lo miró perplejo. -Yo no fui, ¿qué día es hoy?
-20 de abril -exclamé un poco inquieto.
-Ha de haber sido ese carajo de Rosendo, con el cuento de que se las da de sabelotodo, le encanta darnos sorpresas con sus mentadas fechas históricas, ya ven cómo presume sus famosas ciencias sociales.
-Rosendo salió muy de madrugada para la inspección, va a llevar algunos documentos que urge entregar -les informé.
-Pues ahí tienen la respuesta -dijo López-, antes de partir vino a la escuela, sacó la bandera y burlonamente la izó.
-Así debe haber sucedido -exclamé un poco más tranquilo-. pero ¿qué se conmemora hoy~

Continuar Leyendo


2011

2 de Octubre, ¿No se olvida?

Soy estudiante en la escuela de bachilleres Ateneo Fuente, en Saltillo Coahuila.

Durante esta semana pedí permiso a buen numero de profesores para que me regalaran 5 minutos de su clase para poder dar un mensaje a mis compañeros recordando los hechos ocurridos aquel 2 de octubre de 1968, y al mismo tiempo invitarlos a una marcha pacifica y silenciosa, pero obviamente me tope con una serie de problemas.

Desde semanas antes empezaron a atacarme en las redes sociales (un evento en facebook), a una organización que no se bien si es izquierdista, o comunista, o anarquista, no le pareció que tratare de “apoderarme” del evento, debido a que ellos tenían ya organizando la marcha durante 10 años. Yo tengo apenas 16, fue apenas en tercero de secundaria cuando me entere de la masacre, por consiguiente eh asistido a las anteriores 2 marchas, en la primera me la pase con madre, baile un poco de Ska, me dieron mis chingasos, en la segunda fue a un mejor, grite pendejadas y cantos contra el gobierno, insulte a los policías que nos iban cuidando, y termine pisteando y bailando ska, y otra vez recibí mis chingasos. Esa noche llegue a mi casa, vi en OnceTV un documental sobre este hecho, y me di cuenta que el día en que debería ser luto nacional y recordado por todos, me lo agarre como una fiesta en vía publica. Al siguiente día fue lo mismo, tengo la costumbre de observar las noticias en la televisión mientras es la hora de comida, y como aun no tenia cable para ver Milenio, estaba viendo las de TVazteca, y pasaron la marcha del D.F., supuse yo que por la cercanía a Tlatelolco seria algo distinto, pero fue aun peor, los estudiantes caminaban en estado de ebriedad, algunos ya fumando mariguana, graffiteaban casas y asaltaban oxxos, afectando totalmente a 3ras personas.

En fin, yo convocaba a todos los estudiantes, y padres de familia que recuerdan este evento, pero a la marcha terminaron asistiendo no mas de 30 personas y con las cuales batalle pero pude llegar al acuerdo de mantener la marcha silenciosa en la calle principal de nuestro centro histórico.

Continuar Leyendo