2014

Conductor embiste a motociclista y luego llama a la Cruz Roja porque le sale gratis

En Cozumel, el conductor de una camioneta blanca Durango de nombre Alberto Miranda de 76 años embistió a un joven de 19 años que tripulaba una motocicleta. El accidente ocurrió cuando el conductor de la camioneta no respeto el señalamiento de alto de una intersección por lo que impacto una motocicleta azul.

Mientras el motociclista atropellado era atendido por los servicios de emergencia de una ambulancia privada escuchamos al finísimo caballero, conductor de la camioneta blanca, pedir una ambulancia de la Cruz Roja -QUIERO A LA CRUZ ROJA, PORQUE ME SALE GRATIS-.

El conductor de la camioneta no se dio a la fuga como usualmente sucede y por su actitud nos da la impresión que tiene el suficiente dinero y contactos para no tener miedo de ir a la cárcel. Tampoco muestra ningún tipo de arrepentimiento o preocupación por el individuo que atropello, su única preocupación es ahorrarse la “lana” de la ambulancia.

Al final del video se ve como Alberto Miranda pide que lleven al herido a la Cruz Roja y no a un hospital privado… ¡HECF!


Liga Directa: http://youtu.be/F1FP5G5OfO8

Alberto Miranda Tovar de 76 años de edad, conducía la camioneta tipo Durango, color blanca, con placas URX771A, sobre la calle José Maria Morelos en dirección de poniente a oriente, pero al llegar en el cruce de la avenida 55, no respetó el señalamiento de alto obligatorio y chocó a la motocicleta de color azul, conducida en dirección de norte a sur por Ricardo Isaias Cel Ichi de 19 años de edad.

Tras la colisión, el motociclista resulto lesionado, y fue atendido por unos paramédicos de una clínica privada, que en un principio vieron entorpecidos sus labores, toda vez que el responsable del accidente, exigía que al lugar manden a los paramédicos de la Cruz Roja, porque ellos ofrecen su servicio de manera “gratuita”.

Alberto Miranda Tovar, es un conocido empresario del sector restaurantero, actualmente administra los restaurantes “Casa Misión”…..

Cortesía de Raf

logo-la-banda


2013

Buen uso de vehículos oficiales

Así es como opera el Nuevo Sonora, usando vehículos oficiales jajajaja

sonora_chela

Cortesía de iRk-bOt

El pasado Domingo 17 de noviembre a las 06:30, se tomó ésta foto de un vehículo OFICIAL (Secretaría de Salud) siendo usado para beneficio personal (trasladando equipo de sonido e iluminación de un bar) en la Isla de Cozumel, Quintana Roo. HECF.

cozumel_sonido

Cortesía de Roberto S

logo-la-banda


2012

No Calesas en Cozumel

Recientemente estuve de visita en la Isla de Cozumel… Hermosísimo lugar con paisajes que te roban un suspiro. Pero no todo es el paraíso:

Resulta que en el mes de Marzo del 2010 los H diputados del Estado de Quintana Roo aprobaron la Ley de Bienestar y Protección Animal, que entre otras cosas prohíbe el uso de “carruajes de tracción animal” léase CALESAS, y también dice que “queda estrictamente prohibido el uso de las mismas en calles pavimentadas”.

Para no hacerles el cuento largo, lo primero que ves en Cozumel, son las calesas, (si se les puede llamar así), lo que vi fue un artefacto con ruedas que giran como rehilete, o sea, una para un lado y otra para el otro y parece que se les van a soltar, conducida por un hombre vestido entre charro y chinaco, no se sabe bien, que trae el moño de la corbata como una tarántula en el pecho… jaja de lejos así se ve, y de los caballos, ni se diga, caballitos criollos algunos chaparritos, otros altos pero en claro y visible estado de desnutrición. Claro! A los gringos les encantan, creen que eso es México, ándale, ándale…. Lo ven muy “funny” “curious” No sabrían diferenciar entre mula y los caballos de Cozumel.. Pero es porque me cuentan que los gringos les fascina subirse a todo lo que les digas que se suban… parachute, lancha loca, motos acuáticas, lo que sea que los zarandee.

Me cuentan que a pesar de que existe un grupo muy activo de ciudadanos en contra de las calesas, que piden se respete la Ley de Protección Animal, no mas abuso de ésta gente hacia los caballos que trabajan largas horas bajo el sol sin agua ni alimento. Pero poco pueden hacer al respecto ya que han sido amenazados por sus autoridades quienes por alguna obscura razón las solapan y permiten a pesar de ser una actividad ilegal que poco tiene de “atractivo turístico”… mas bien dan pena.


Continuar Leyendo