2014

Préstamos con Credifiel

credifiel Amigos, nunca de los nunca vayan a pedir un crédito con CREDIFIEL. Yo pedí un préstamo sobre nómina con Credifiel, y todo marchaba bien, otorgaron el crédito muy rápido, en dos días para ser más exactos.

Hay una clausula, que menciona que se puede pagar el crédito anticipadamente, pagando el 20% de tu préstamo como sanción, un mal signo para empezar, un buen crédito no debería de tener sanciones por pago anticipado.

En fin, solicite el crédito sabiendo que lo pagaría antes del plazo convenido.

Cuando solicito la liquidación anticipada, quieren que pague EL 100% DE INTERESES, y se hacen como que no saben de la cláusula donde solo te cobran el 20% de sanción.

Tardan 20 días en darte el “cálculo de tu pago para terminar el contrato”, y te la dan con el 100% de intereses.

Con eso pasa el tiempo y por lo tanto se te cobran más quincenas y más intereses. Después de un mes de haber pedido la cantidad para liquidar, la cual ya sabía, obvio ya que solo es el 20% más de lo que debo, pero el tiempo lo usan a su favor para seguir cobrándote. Pasado el mes, me dan al fin la cantidad que debe de ser, pero aun así no me toman en cuenta un pago que ya hice. OK, lo que quería era liquidarlo y no saber nada mas de ellos. LO PAGUE, inguesu!

Cuando pensé que todo estaba terminado, me mencionan que aun así, después de hacer mal el cálculo como 3 veces, sacarme 5 canas verdes, que HAY DOS PAGOS MAS EN TRANSITO, o sea que me van a volver a cobrar durante 2 quincenas más y que no pueden hacer nada para remediarlo.

Que cuando me lleguen los pagos debo de reportarlos para solicitar el reembolso, cuyo reembolso mencionan procede en 20 DÍAS. ¡HECF!

Eso sí, si me dieran un peso por la cantidad de disculpas que dieron, me alcanzaría para pagar esa deuda junto con sus 100% de intereses.

A final de cuentas, uno se pone a pensar, ¿quiénes piden estos créditos? Nosotros los jodidos que vivimos al día, que disque para alivianarnos, pero todo lo contrario, solo nos joden más.

Cortesía de Pepe y Toño

logo-la-banda


2014

Compran estufa en catorce pesos

pareja-compra-estufa-14-pesos Ahora compran estufa en 13.99 pesos por error en etiqueta en una mueblería de Ciudad Juárez, Chihuahua. Este el segundo caso que vemos en pocas semanas donde un error en el etiquetado de productos provoca que la Profeco intervenga en favor de los consumidores. El mes pasado la Profeco intervino en favor de un consumidor que denuncio a Bodega Aurrera que en un principio se rehusó a vender una televisión de pantalla plana en 70 centavos tras un error en el etiquetado del producto.

En esta ocasión una pareja que buscaba adquirir algunos productos en una mueblería en el Rio Grande Mall de Ciudad Juárez se dio cuenta que varios muebles y electrodomésticos estaban etiquetados incorrectamente con precios de 13.99 y 14.99 pesos. Obviamente que los precios reales eran de 13,999 y 14,999 pesos.

La pareja decidió tomarle unas fotos a los productos mal etiquetados y procedió a las cajas para pagar los 13.99 pesos que la etiqueta como el precio de una estufa. La cajera les dijo que estaban locos y que se trataba de un error en la etiqueta. La pareja dijo que habían pedido hablar con el gerente para que les respetaran el precio, pero éste no les resolvió nada. Sólo les dijo que en lugar de la coma en el precio, le habían puesto el punto, pero que la estufa costaba 13 mil 999.

Como el gerente de la tienda no pudo resolver la situación, la pareja acudo con las fotografías tomadas en la tienda ante la Profeco para presentar su denuncia El delegado de a Profeco, Gerardo Lara Rendón, acudió a la mueblería para a verificar que se completara el trámite denominado conciliación inmediata, que basado en la Ley Federal de Protección al Consumidor permitió que la pareja adquiriera la estufa por 13.99 pesos.

Obviamente que la pareja se agandallo e hizo valer la ley a su favor. La controversia está servida nuevamente, los consumidores andarán por las tiendas buscando gangas. Las tiendas ahora si van a tener que poner atención al etiquetado de productos. Es muy común ver cosas etiquetadas incorrectamente, algunas veces en detrimento del consumidor. ¿Cuántas veces hemos visto etiquetas con ofertas ficticias? En fin, es bueno que se haga valer la ley, una de cal por las que van de arena.

Via: http://www.frontera.info/

Cortesía de El Cavernario

logo-la-banda


2014

Respuesta a “Compra pantalla de 39 pulgadas por 70 centavos gracias a Profeco”

pantalla_aurrera Escribo en respuesta al reciente post donde un “abusivo” se dio cuenta del error en el precio de la pantalla y se salió con la suya gracias al apoyo del agente de la PROFECO.

La verdad me declaro culpable que yo en su situación hubiera hecho lo mismo. De hecho lo hice una vez a menor escala sin darme cuenta. Un Dock de Sony para Iphone de $400 estaba con un precio de $125, yo creí que era una oferta de ese día por lo que lo tomé y fui directo a pagarlo. En la caja la empleada que me atendió me dijo -Son 400. Yo le comenté que el precio de donde lo tomé decía claramente $125, ella corroboró que eso indicaba y sin tener que llamar a nadie de la Profeco no les quedó de otra mas que venderme el dock y corregir el error.

Pero eso realmente no me molesta ni me quita el sueño por las noches, por que esas tiendas hacen robos hormigas, los invito a que un día que tengan mucha paciencia al momento de surtir su despensa en estas tiendas de autoservicio, Walmart, Aurrera, Chedraui, de verdad se fijen en el precio de cada artículo que avientan al carrito, de ser posible tomen fotos de los precios. Cuando les entreguen el ticket verán muy posiblemente algo que no cuadra. Si el yogurt en el estante decía $6.80 y en su ticker aparece $6.99 seguramente pensarán “Que jodido quien reclame estos centavos” pero es con esos centavos que te están viendo la cara de tonto y ahí si ni quien llame a la Profeco, es por eso que no siento la más mínima antipatía hacia el ciudadano que se llevó su tele gratis.

P.D. Eso si, el que puso mal el precio se las va a ver negras y ni quien lo defienda. En el mejor de los casos que lo corran y no se la cobren.

Cortesía de Rulesvmx

logo-la-banda


2014

Agentes Secretos Iusacell

persona-con-telefono-celulara-en-la-mano Desde que entré a la universidad, como muchos, decidí conseguir un celular nuevo para empezar muy bien el semestre. Para esto, acudí con Iusacell, empresa que parece más confiable de lo que en realidad es.

En fin, como estaba de moda BlackBerry y todo ese rollo, pues decidí que un Curve sería la mejor opción (claramente estos celulares en general son una chancla). Después de dos años, el celular me rindió más que lo esperado y yo estaba muy contento hasta que un día, de la nada, el Trackpad le dejó de funcionar (por si las dudas, el Trackpad es lo que se utiliza para moverse, es como un cuadrito). Obviamente ahí solté un pequeño HECF!

Como ya llevaba dos años, con un servicio que a mis ojos era bueno, decidí quedarme con la compañía y renovar mi teléfono. Hablé por teléfono para iniciar el proceso y no tuve ningún problema, me mandarían el equipo al domicilio que yo especificara en 5 días hábiles. Lo que yo no sabía, era que durante esos 5 días hábiles YO NO TENDRÍA SERVICIO. Tal vez suene un poco exagerado, pero imaginen 5 días sin poderte comunicar con nadie.

Como dije antes, yo no sabía que no tendría servicio, entonces pensé que mi celular ya con lo del Trackpad estaba conspirando contra mí. Acto seguido, tome la BlackBerry de mi hermano (que estaba como nueva), que está con Telcel, y le puse mi tarjeta SIM a su celular. Obviamente esto no iba a funcionar, pero estaba desesperado. Lo curioso es que mi celular empezó a funcionar como nuevo con la tarjeta SIM de mi hermano….COMO NUEVO! Cuando le regresé mi SIM mi celular comenzó a tener un uso óptimo, como si lo hubiera prendido por primera vez.

Continuar Leyendo


2013

Abusados con el Buen Fin

buen-fin-descripcion-grafica El próximo 15 al 18 de noviembre tendremos una vez más el llamado Buen Fin, un supuesto fin de semana de grandes descuentos en las tiendas del país que coincide con el día festivo de la Revolución Mexicana. El modelo del Buen Fin se inspira en el famoso Black Friday de Estados Unidos, el viernes después del Día de Acción de Gracias donde millones de consumidores estadounidenses se lanzan a las tiendas en busca de ofertas. Este es el tercer año de Buen Fin y basados en la experiencia de años anteriores podremos decir que las supuestas ofertas no tienen nada que ver con las rebajas que podemos ver en Estados Unidos. Aun así se espera que los consumidores mexicanos rompan el record de ventas del Buen Fin del año pasado que fue de 148 mil millones de pesos.

El gobierno federal impulsara el consumo al adelantar la mitad del aguinaldo a los empleados federales. Además el gobierno a través de la Secretaria de Hacienda anuncio el sorteo Buen Fin 2013. El sorteo repartirá el próximo 2 de diciembre 74 mil 500 premios entre el universo de personas que realicen compras por medios electrónicos durante el Buen Fin. El gobierno dedicara 250 millones de pesos para este sorteo que busca estimular el consumo y la gente que salga premiada podrá obtener el rembolso de hasta 10 mil pesos por cada compra que resulte ganadora.

Los consumidores mexicanos deben de estar atentos y comparar precios antes de realizar una compra durante el Buen Fin ya que es una práctica muy común que los comerciantes inflen los precios antes del Buen Fin y luego pongan el precio antiguo como si fuera una oferta. Por lo general se le recomienda a la gente lo siguiente:

Descuentos antes que meses sin intereses – es más importante el descuento directo sobre el producto que los meses sin intereses que puedes obtener si compras con una tarjeta de crédito

Compara y fíjate en los detalles – compara ofertas del mismo producto en otras tiendas y sobre todo fíjate y entiende los detalles de la oferta ya que pueden existir trampas

Compra necesidades y artículos perecederos – si vas a comprar algo a meses sin intereses que no tenías planeado lo más probable es que se trate de algo que realmente NO necesitas. Si vas a aprovechar las ofertas de meses sin intereses se recomienda comprar artículos perecederos como lavadoras, refrigeradores, televisiones, etc.

Continuar Leyendo


2008

El imperio del consumo

El siguiente articulo viene a modo para esta epoca navideña en la que los centros comerciales estan abarrotados y donde los patrones sociales nos hacen que consumamos mas, que nos gastemos todo el aguinaldo en pitos y flautas. La sociedad del consumo es una sociedad en crisis enferma de tarjetas de crédito y pagos mensuales. Les dejo unos parrafos articulo para que lo reflexionen y el enlace para que el que le interese lo lea completo.

La explosión del consumo en el mundo actual mete más ruido que todas las guerras y arma más alboroto que todos los carnavales. Como dice un viejo proverbio turco, quien bebe a cuenta, se emborracha el doble. La parranda aturde y nubla la mirada; esta gran borrachera universal parece no tener límites en el tiempo ni en el espacio. Pero la cultura de consumo suena mucho, como el tambor, porque está vacía; y a la hora de la verdad, cuando el estrépito cesa y se acaba la fiesta, el borracho despierta, solo, acompañado por su sombra y por los platos rotos que debe pagar. La expansión de la demanda choca con las fronteras que le impone el mismo sistema que la genera. El sistema necesita mercados cada vez más abiertos y más amplios, como los pulmones necesitan el aire, y a la vez necesita que anden por los suelos, como andan, los precios de las materias primas y de la fuerza humana de trabajo. El sistema habla en nombre de todos, a todos dirige sus imperiosas órdenes de consumo, entre todos difunde la fiebre compradora; pero ni modo: para casi todos esta aventura comienza y termina en la pantalla del televisor. La mayoría, que se endeuda para tener cosas, termina teniendo nada más que deudas para pagar deudas que generan nuevas deudas, y acaba consumiendo fantasías que a veces materializa delinquiendo…

El consumidor ejemplar es el hombre quieto. Esta civilización, que confunde la cantidad con la calidad, confunde la gordura con la buena alimentación. Según la revista científica The Lancet, en la última década la «obesidad severa» ha crecido casi un 30 % entre la población joven de los países más desarrollados. Entre los niños norteamericanos, la obesidad aumentó en un 40% en los últimos dieciséis años, según la investigación reciente del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Colorado. El país que inventó las comidas y bebidas light, los diet food y los alimentos fat free, tiene la mayor cantidad de gordos del mundo. El consumidor ejemplar sólo se baja del automóvil para trabajar y para mirar televisión. Sentado ante la pantalla chica, pasa cuatro horas diarias devorando comida de plástico.

Triunfa la basura disfrazada de comida: esta industria está conquistando los paladares del mundo y está haciendo trizas las tradiciones de la cocina local. Las costumbres del buen comer, que vienen de lejos, tienen, en algunos países, miles de años de refinamiento y diversidad, y son un patrimonio colectivo que de alguna manera está en los fogones de todos y no sólo en la mesa de los ricos. Esas tradiciones, esas señas de identidad cultural, esas fiestas de la vida, están siendo apabulladas, de manera fulminante, por la imposición del saber químico y único: la globalización de la hamburguesa, la dictadura de la fast food. La plastificación de la comida en escala mundial, obra de McDonald’s, Burger King y otras fábricas, viola exitosamente el derecho a la autodeterminación de la cocina: sagrado derecho, porque en la boca tiene el alma una de sus puertas…

Las masas consumidoras reciben órdenes en un idioma universal: la publicidad ha logrado lo que el esperanto quiso y no pudo. Cualquiera entiende, en cualquier lugar, los mensajes que el televisor transmite. En el último cuarto de siglo, los gastos de publicidad se han duplicado en el mundo. Gracias a ellos, los niños pobres toman cada vez más Coca-Cola y cada vez menos leche, y el tiempo de ocio se va haciendo tiempo de consumo obligatorio. Tiempo libre, tiempo prisionero: las casas muy pobres no tienen cama, pero tienen televisor, y el televisor tiene la palabra. Comprado a plazos, ese animalito prueba la vocación democrática del progreso: a nadie escucha, pero habla para todos. Pobres y ricos conocen, así, las virtudes de los automóviles último modelo, y pobres y ricos se enteran de las ventajosas tasas de interés que tal o cual banco ofrece…

Los dueños del mundo usan al mundo como si fuera descartable: una mercancía de vida efímera, que se agota como se agotan, a poco de nacer, las imágenes que dispara la ametralladora de la televisión y las modas y los ídolos que la publicidad lanza, sin tregua, al mercado. Pero, ¿a qué otro mundo vamos a mudarnos? ¿Estamos todos obligados a creernos el cuento de que Dios ha vendido el planeta unas cuantas empresas, porque estando de mal humor decidió privatizar el universo? La sociedad de consumo es una trampa cazabobos. Los que tienen la manija simulan ignorarlo, pero cualquiera que tenga ojos en la cara puede ver que la gran mayoría de la gente consume poco, poquito y nada necesariamente, para garantizar la existencia de la poca naturaleza que nos queda. La injusticia social no es un error a corregir, ni un defecto a superar: es una necesidad esencial. No hay naturaleza capaz de alimentar a un shopping center del tamaño del planeta.

Enlace http://latinoamericana.org/

Cortesía de Red

labanda.jpg