2014

Chiste de viernes – Ser un marido así no tiene precio

borrachoEl hombre despertó aquella mañana con una tremenda cruda.

La noche anterior se había pegado una parranda fuera de casa…. bebió como un loco, ni siquiera se acordaba como había regresado a su casa.

Preso de un dolor de cabeza lacerante, dolidos todos los músculos del cuerpo, la garganta más reseca que una lengua de loro; en la boca un sabor a cobre y vinagre

Tenía miedo aún de abrir los ojos pues lo esperaba, de seguro, la encabronada de su vieja. Abrió los ojos como pudo, y lo que vio lo dejó loco.

Sobre la mesa de noche estaba una pequeña hielera, llena de cubitos de hielo, con un par de cervezas bien frías. Al lado, había un par de Alka-Seltzers y un vaso de agua. Recargado en el vaso estaba un sobrecito perfumado; el tipo anonadado abrió el sobre y en su interior halló un recado que decía:

Amor mío, vida de mi vida: Perdona que no esté aquí para atenderte’… ‘Salí un momento, pero regreso al rato para estar contigo. Te he dejado estas cosas sobre la mesita para que alivies el malestar que quizá sientas después de la borrachera de anoche’…Te he preparado un caldo como a ti te gusta, pollo y res, que te espera en el comedor. Le pedí a nuestro hijo que te lo sirva y que esté pendiente de ti.

Te dejo un beso con todo mi amor. Tu esposa que te adora’

El hombre no daba crédito a sus ojos. Bebió con deleite las dos cervezas bien frías, se bañó, se vistió y bajo al comedor. Ahí en efecto lo esperaba su hijo, que lo saludó con cariño y le sirvió el caldo preparado por su madre. Se lo comió en silencio, y el asombrado padre pensó….’¿Qué esta sucediendo?’ ¿Soñaba acaso? ¿Era aquello una vana ilusión de los sentidos?

Continuar Leyendo


2013

Chiste de viernes – Un marido sin control

espososLa señora, medio dormida en su cama, escucha cuando llega su marido del trabajo y siente como él la acaricia suavemente, casi de manera furtiva, como recorriendo suavemente la periferia de su cuerpo. Ella siente cómo su cuerpo reacciona inmediatamente a las caricias. El marido toma sus manos y las recoge, mete una de sus manos por su espalda y llega atrevidamente hasta sus redondeces.

En este momento, la señora está que arde, jadeante y deseosa. Entonces, sus piernas son abruptamente levantadas. La mujer siente que la pasión perdida por años ha regresado y le encanta sentir cómo su hombre apoya sobre ella todo su peso. La enerva sentir en su nuca el aliento calido de su marido. Ella se prepara, levanta las caderas; separa y flexiona sus piernas y se dispone a ser tomada, cuando de pronto su marido suelta sus piernas, gira sobre sí mismo y se acomoda en su lado de la cama.

La mujer, asombrada y respirando hondamente pregunta: “¿Qué pasó?”

Él responde: “Ya.”

“¿Ya qué, grandísimo cabrón?”

“Ya duérmete, mi cielo. Ya encontré el control remoto.” ¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Jesuskaoz


2012

Monólogo del buen marido

Mi mujer y yo, siempre que salimos, caminamos tomados de la mano. Si la suelto, se pone a comprar.

Ella tiene una batidora eléctrica, una tostadora eléctrica, máquina de hacer pan eléctrica.

Un día me dijo:
-“Caramba, tenemos un montón de aparatos eléctricos, y no tenemos nada para sentarnos”

Pensé en comprar una SILLA ELÉCTRICA, pero me contuve.

Yo me casé con “doña Tengo Razón” Solo que no sabia que su segundo apellido era “Siempre”

Ya hace 18 meses que no hablo con ella… es que no me gusta interrumpirla.

Tengo que admitir que nuestra última discusión fue culpa mía.
Ella me preguntó:
-“Que estás viendo en la tele?”
Y yo le contesté:
-“Bastante tierrita”

En el principio, Dios creó el mundo y descansó. Creó al hombre, y descansó. Después creó a la mujer. Desde entonces ni el mundo, ni el hombre, ni Dios, tuvieron mas descanso.

Continuar Leyendo