2017

Fakenews y Facebook

En la primera semana de 2017, derivado de los aumentos en los precios de la gasolina, vimos las redes sociales plagadas de noticias, declaraciones, imágenes, audios y mensajes de variada índole, desde alzamientos militares por parte de “altos mandos” en una zona no determinada del país, hasta supuestos comunicados del gobierno para “aplicar toque de queda” y detener a todas las personas que transiten después de las 9 pm y “teorías del pánico” desatadas por el gobierno. Todas pidiendo que des re-tweet o que lo compartas con todos tus contactos de WhatsApp o de Facebook.

Es innegable que en efecto, en varias zonas del país se registraron (y se siguen registrando) disturbios, saqueos de tiendas, toma de casetas y anarquía general.

Sin embargo, aquellas noticias de alzamientos militares, infiltrados del gobierno saqueando tiendas (¡y en familia!), y la supuesta teoría del pánico tienen algo en común: Son falsas, con información parcial y con un falso sentido de “solidaridad”, cuyo único objetivo es llegar al mayor número de personas posible, cosa que logran y muy bien.

El fenómeno no es nuevo y cualquiera que sea un “veterano de Internet” sabrá distinguir entre aquellas publicaciones o correos verdaderos de aquellos que no los son. Por veteranos me refiero a los que sabemos que no hay un príncipe nigeriano que me quiere heredar 10 millones de dólares, ni que nos ganamos la lotería de Microsoft, ni que hay 15 solteras en mi área queriendo conocerme.

Sin embargo, pareciera que ahora el Internet está lleno de “novatos digitales”, aquellos que comparten todo sin verificar fuentes (sí, te estoy hablando a ti, tú que compartes todos los vídeos de Buzzfeed), estos novatos digitales comparten desde las peticiones más absurdas de change.org, los vídeos de la NASA confirmando que el mundo acabará en 12 días, y hasta las últimas conspiraciones de Monsanto para acabar con el mundo. Estos novatos y revolucionarios de Facebook están en todos lados: están entre tus amigos, entre tus compañeros de trabajo y entre tus tías, y sí no están allí es que probablemente tú seas uno de ellos.

Continuar Leyendo