2015

Gana el concurso “Mr. Feo” pero se lo quieren quitar por “GUAPO”

Pues resulta que en uno de esos Países piteros de por allá en el sur de África se dio lugar el 4to. certamen del concurso “Mr. Feo”, el cual no es novedá pues se lleva a cabo en muchos lugares del mundo como universidades, kermeses y hasta en antros.

Lo peculiar de esta edición es que aquí si se armaron los putazos, pues cuando el jurado coronó a Mison Sere (de 42 añitos y mas feíto que darle una patada a una anciana), el perdedor y favorito de las multitudes William Masvinu (con confundir con Wiliam Levi) la hizo de pedo alegando que él si era feo de nacimiento, no como el pinchi ganador quien se valió de que le faltaban dientes, y que eso de plano ya eran mamadas.

Ante tal alegato se armo la trifulca, pues William y sus seguidores insistían en que Mison era demasiado “GUAPO” para merecer tal premio.

feo_1

feo_2

Aquí les dejo la nota pitera:

FUENTE: Periódico Imagen de Zacatecas

¡HECF!

Cortesía de Toky

logo-la-banda


2014

¿Eres feo y pecador?

Si eres feo y pecador en esta iglesia solo te quitan lo pecador porque lo feo ni dios te ayuda. También ayudan a quitarle lo pecador a la gente bonita. ¡HECF!

feo_pecador

Cortesía de Xlisjen

logo-la-banda


2012

El Blanca Nieves Moderno

Al revisar la nota del periódico me hizo recordar el pasaje de cuando la malvada bruja le pregunta al espejo si era la mas bella de todas en el reino.


Click en la imagen para agrandar.

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de El Lic


2011

La Historia de un Feo

Voy a contarles mi historia, no es una historia de amor ni tiene un final feliz, pero es la única que tengo por haber nacido así, feo, muy feo.

Cuando nací, el doctor fue a la sala de espera y le dijo a mi padre, “hicimos lo que pudimos, pero salió”.

Mi mamá no sabía si quedarse conmigo o con la placenta.

Como era prematuro me metieron en una incubadora, con vidrios polarizados.

Mi madre nunca me dio el pecho porque decía que sólo me quería como amigo. Así que en vez de darme el pecho, me daba la espalda.

Es por eso que debo haber quedado petiso, tan petiso que en lugar de ser enano, soy profundo. De chico iba por los cuarteles para que me gritaran:
¡Alto! ¡Alto!

Yo siempre fui muy peludo. A mi madre siempre le preguntaban:
Señora, a su hijo, ¿Lo parió o lo tejió?

Mi padre llevaba en su cartera la foto del niño que ya venía en la cartera cuando la compró.

Una vez me perdí, le pregunté al policía si creía que íbamos a encontrar a mis padres y me contesto:
No lo sé, hay un montón de lugares donde se pudieron haber escondido.

Continuar Leyendo