2011

Al alza la maldad

La maldad no es nueva, hemos vivido con ella desde el principio de los tiempos, la historia nos ha enseñado que han existido hombres crueles y sanguinarios en todos los periodos de la humanidad.

Los niveles de malicia pueden ir desde matar pajaritos con la resortera, cortarle la cola a una lagartija, dejar sin comer al perro, jalar la cola de un gato, burlarse del prójimo, cometer bullying contra un compañero, hasta prenderle fuego a personas desconocidas como lo vimos la semana pasada.

Son tantos los ejemplos que se pueden dar, que resulta doloroso el mencionarlos, y pese a eso, hay quienes al parecer disfrutan de conocer con lujo de detalles como han sido perpetradas tales atrocidades, y ese morbo, también alimenta a la maldad.

La maldad es tan malvada que hasta se ha escudado en el nombre de Dios para hacer de las suyas, como lo demuestran los instrumentos de tortura y pena capital que fueron inventados en tiempos de “ La Santa” Inquisición.

En la época del Imperio Romano ir a ver como los leones devoraban a los Cristianos era como ir al circo, en la época actual, es muy nice ir a la Plaza de Toros a ver como torturan a un pobre animal, y también es súper cool ir a un campeonato de box en Las Vegas a ver como dos hombres se machacan a golpes, llamando a lo primero “arte” y a lo segundo “deporte”.

¿Qué pasa por una mente que es capaz de cometer un acto de barbarie en contra de otro ser vivo, y que hay en la mente de las personas que gustan de ser espectadores pasivos de la crueldad? Lo más seguro es que jamás se descubra, porque cada persona tiene una mente tan compleja como el universo mismo.

A veces pareciera que son pocas las personas que están exentas de haber hecho, o de haber sido cómplices, de algo malo o indebido y es que sentimientos como la ira, la envidia, la avaricia, la soberbia y la morbosidad, son caminos que llevan a la maldad.

Es muy probable que quienes han llegado a perecer como víctimas, a su vez hayan sido victimarios o hayan cometido actos incorrectos en mayor o menor grado.

Por qué los hombres aman a las cabronas, es un libro cuyo éxito de ventas es indiscutible, pero a que nadie compraría un libro que tenga por título “Se una persona buena y serás amada” ¡claro que no! Eso nos da una pequeña idea de que para algunas personas la bondad y el ser buena onda están en franca decadencia.

Continuar Leyendo


2011

Este hogar es pacifico

Pegue esta imagen en la puerta de su casa para que no lo molesten, si funciona con las sectas religiosas, seguramente funcionara con los grupos delictivos…

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Pedro


2011

Y el gobierno dijo: Terrorismo

Y el gobierno dijo: “terrorismo“; después del incendio en el Casino Royale en el que murieron más de 50 personas. El “terrorismo” es la palabra clave, el abismo donde los pueblos se han perdido. Debemos de tomar con cierto desdén cuando el gobierno dice que el narcotrafico es terrorismo por dos razones principales:

1) El gobierno está inmiscuido y controla en cierta medida el narcotrafico (aunque ellos se cansen de negarlo)
2) El termino “terrorismo” es y puede ser usado como una herramienta macabra: (a) el individuo entrega su poca o mucha libertad en pro de la seguridad (b) si no estas de acuerdo con el gobierno, entonces eres terrorista.

El siguiente video aunque un tanto conspiranoico, nos pone en alerta sobre los demonios del “terrorismo” y como en el fondo se esconde lo que es obvio: “la complicidad del gobierno con los criminales”.


Liga Directa: http://youtu.be/ySJCTpZJ9fQ

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de ra


2011

OMG… you are so gangsta!

Hace un par de días encontrábame entretenido en mi hobby favorito, el cual practico todas las tardes después del trabajo, y que consiste rascarme las bolas mientras veo televisión aplastado en la cama, mientras mi vieja, junto a mí, hacia lo que más le gusta hacer por las tardes después de su chamba que es ocupar el tiempo vagando por su Facebook. Así entonces pasábamos la tarde apaciblemente en plena fiaca cuanto una expresión de mi mujer interrumpió mis desvaríos mentales… “¡Hazme el chingao favor!”, exclamó, “¿qué pedo con estos pendejos?” agregó. Su expresión me sacó de onda, lo primero que se me vino a la mente es que estaba visitando este malquerido blog, pero luego recordé que la única vez que lo visitó, porque yo se lo mostré, me dijo que estaba de hueva y sin chiste y nunca más lo volvió a visitar.

Me acerque para ver la pantalla de su lap y efectivamente no estaba leyendo este blog, estaba en el Facebook viendo unas fotos que alguien había subido en la red social, cuando las vi y ella me explicó de que se trataba no me quedó mas que soltar también el socorrido ¡HECF!

Pues resulta que las fotos las subió un “conocido lejano” de esos que abundan en el Face, y mostraban una fiesta de disfraces a la que el conocido en cuestión asistió, lo singular de dicho convite es que la temática era poco común, (o muy común según se le quiera ver) y es que había que ir disfrazados de “narcos”. Así pues en las fotos se puede apreciar a los invitados luciendo sendas camisas estampadas con los primeros tres botones desabrochados, cinturón piteado, botas, pistolas de juguete, rosarios, crucifijos, relicarios y toda esa parafernalia que forman parte del cliché del narco tradicional. Cabe mencionar que los invitados al jolgorio son en realidad súper fresas así tipo Mirreybook y que tienen de narcos lo que yo de físico matemático.

Continuar Leyendo


2011

Lucrando con balacera en Torreón

Hoy por la mañana me subí a un transporte colectivo (camión urbano o rutero) en Ciudad Juárez, de la ruta Riveras… Una señora de unos 60 años, con aspecto de abuela buena gente, se subió como a 2 cuadras después de mi, y al mantenerse parada a la entrada del camión, habló con nosotros los usuarios, que en total éramos poco mas de 35 personas:

“Buenos días, perdonen ustedes, no es mi costumbre hacer esto, pero soy de Torreón, Coahuila, vine a Juárez por el acta de nacimiento de uno de mis hijos porque quiere buscar trabajo en una maquila y necesita esa acta de nacimiento. Yo vivo a un lado del estadio ese (pausa) nuevo donde juega el equipo de Santos Laguna… y ya saben ustedes lo que pasó en ese estadio, lo de la balacera… mi hija me habló ayer y me dijo que sucedió una tragedia, que mi hijo (no dijo cuál, pero dio a entender que el mismo al que le vino a conseguir el acta de nacimiento para que buscara trabajo, sin embargo solo es una conjetura) recibió una bala perdida por la balacera, que le entró una bala por la ventana de su carro (no dijo si la bala lo mató o solo lo hirió, pero en este punto casi suelta el llanto); entonces fui a preguntar a los camiones piratas cuánto me cobran para Torreón (dijo el nombre de los autobuses pero no me fue familiar ya que no soy de Cd. Juárez) y me cobran $231 pesos, y por eso me atrevo a pedirles una ayuda para poder irme inmediatamente a ver a mi hijo”.

Eso fue básicamente lo que dijo, y me sorprende que me lo aprendí casi de memoria. Por lo general suelo apoyar con algunas monedas a la gente que pide ayuda en los camiones; y de 35 personas que veníamos, entre 20 a 25 de ellas le dieron por lo menos una moneda, el señor de mi lado le dio un billete de $20 pesos y la señora de enfrente un billete de $1 dólar, no es mucho, la cosa es que según he estado viendo en las noticias, no hubo un solo herido ni muertos en la balacera, por eso lo que la señora dijo me sacó de onda; pareciera que nadie de los que venía ahí se enteró que no hubo ni muertos ni heridos; sin embargo, estuve tentado a darle, hasta que la señora llegó y con la mano que recogía el dinero, traía un tatuaje “tipo cholo”… ¿cómo reconocer un tatuaje tipo cholo? muy sencillo, nací y crecí en un barrio de mala muerte en Sinaloa, y los tatuajes tipo cholo tienen la característica de que están hechos exageradamente feos, nada estéticos, a veces letras, o dibujos que no se parecen mucho a lo que quisieron dibujar; en el caso de la señora, esta traía algo como un dibujo extraño y exageradamente desproporcionado, con la tinta bastante tenue como para suponer que se lo hizo hace cuno 30 ó 40 años.

Continuar Leyendo


2011

Una tarde como todas las demas en Torreón

Era un día sábado como todos en Torreón, mediodía soleado, gente en restaurantes, en la calle y en sus inmuebles trabajado ese corto pero larguísimo día laboral y en la tarde: futbol. Llegas a tu casa a comer, un buen baño no le hace daño a nadie, una buena cervecita para pasar el rato y los boletos listos para ir al estadio Territorio Santos Modelo (TSM)… pasaban las horas normalmente, contactando con tus amigos para ver a qué hora nos veíamos en donde y quienes confirmaron.

A las 4:30 pm y me dispongo a alistarme, no soy aficionado del Santos, pero cuando una “amiguita” (demasiado simpática) le gustaría ir contigo, es imposible negarlo. Me acerco al estadio rumbo a carretera San Pedro, alisto mis semillas, un six de cervezas y recojo a mi amiguita.

Llegas como cualquier otro día y te topas a decenas de amigos, saludas y sigues tu camino hacia la entrada, te das cuenta que el estadio esta semi vació pero no pasa nada, llego a mi lugar y me dispongo a pedir mi primera ronda de cervezas, pasa el tiempo, llega gente al estadio y el partido comienza, nada espectacular para mí, solo veo a mi linda amiguita. Antes de terminar el primer tiempo la gente se comienza a ir para no hacer tanta fila al baño y otros se van para hacer fila para comprar cerveza.

De un momento a otro, se empiezan a escuchar estruendos, vivir en Torreón es vivir acostumbrado a escuchar todo tipo de sonidos, balazos, cohetes, etc… Pero precisamente deduje rápidamente: Son balazos. Mi amiga me comenta:

– “¿En dónde, aquí adentro?” y le digo “no” con el movimiento de mi cabeza.
-Es afuera en la carretera.

Se escuchaban los balazos dentro del estadio, pero era simple eco, los balazos eran afuera. En ese momento escucho al árbitro pitar desesperadamente su silbato y comienzan todos los jugadores a correr rumbo a los vestidores, yo doy una vista a todo el estadio y la gente en las diferentes áreas empiezan a moverse para todos lados y yo pienso: -no es adentro, si así fuera, en un área del estadio habría más movimiento que en las demás. Esto por la costumbre de ver cuando pelean, siempre empieza por un lado. Le digo a mi amiga que nos quedemos en nuestros lugares, mucha gente empieza a correr para cualquier lado y otras a tirarse al suelo. Los estruendos se escuchan más cerca, se escuchan como si fueran a 10 metros, fuertes, consecutivos, lastimosos, cada balazo era el temor de confirmarme que me equivoqué y los balazos si eran adentro del estadio.

Continuar Leyendo


2011

Asalto a Pizzeria ¿Y tu que haces?

El motivo que mando esta entrada y espero que sea publicada es en respuesta para la entrada de que acabo de ver: Mientras tanto en México… Asalto a Pizzeria y llegue a pensar lo siguiente:

“Ahorita sí, todos muy encabronados e indignados por semejante acción de dos sujetos armados” y no es que este solapando a los maleantes, simplemente lo pensé por el hecho que eso pasa todos los días, en todos los lugares. Me imagino que esos videos estarán circulando en la red, se lo enseñaras a un amigo, a un familiar, después esos videos los medios “Informativos” lo captaran y lo mostraran a nivel nacional, y dirán “¡Vean, vean! Lo que sucede en el País del no pasa nada” se echara la bolita unos a otros, “que la culpa la tienen los políticos, las autoridades… etc”. En mi opinión infundirán el miedo a la sociedad, más que buscar una solución

Quiero suponer que a nosotros, los mexicanos, nos gusta que nos muestren desgracias y realidades, para que nos cale bien hondo y digamos “Maldita situación” “Que triste que pase eso en el país” “Nadie hace nada” y expresiones similares. La mayoría recurre a discursos de conciencia colectiva, que debemos formarnos mejor como ciudadanos y yo me acobijare en el discurso del “¡YA BASTA!”, pero se queda en eso, en un discurso, en verborrea que motiva a la gente unos instantes y después sigue con su vida normal. Me estoy poniendo de un lado en el que ya sufrí un atraco por una persona que le gusta lo fácil, y cuando te asaltan sientes un miedo indescriptible, pero a la vez una impotencia porque no puedes hacer nada, estas a su merced, a merced de una persona como tu; solamente que esa persona tuvo “valor” o más “huevos” para realizar lo que tú no harías (y no insinuó que todos debemos ir a la calle a robar) solo que esa persona hizo una acción, claro, negativa pero la hizo. Cuando vez que están asaltando a una persona ¿Qué haces? O más bien ¿Qué hacen los mexicanos? … Siguen caminando tal vez o cambias tu rumbo (claro, habrá personas que si hagan lo correcto, pero lamentablemente son muy pocas) lo sé muy bien porque ya lo he vivido porque desafortunadamente me toco ser asaltado (como ya había dicho anteriormente) y a unos metros estaban 7 personas en una parada de camión, la mayoría hombres, y no hicieron nada, ni siquiera voltearon a verme.

Continuar Leyendo


2011

Un Tour Real de México

La cadena VME transmitirá el próximo 23 de septiembre un programa llamado “Mexico Royal Tour” con Felipe Calderón como anfitrión. El presidente se convirtió en el guía de turistas de Peter Greenberg a quien le dio una visita guiada por Teotihuacán, Chichén Itza, la Selva Lacandona y San Luis Potosi. No se le puede reprochar a Calderón que haga su luchita en promover a México, después de todo es su obligación y la industria del turismo es una de las principales fuentes de ingresos del país. Es tal vez un tanto desafortunado el nombre de la serie considerando todas las circunstancias ya discutidas hasta el hartazgo, la inseguridad es la principal obligación del estado y si el estado falla en proveernos seguridad cualquier otra acción es eclipsada.

La historia juzgara a Calderón, antes y después de él existirán personajes peores y más nefastos pero “La Guerra contra el Narcotrafico” sera el legado que lo perseguirá por el resto de sus días.

Respecto a la serie, pinta bien, esperemos que ayude con la imagen del país en el extranjero.

ACTUALIZACIÓN
Los videos originales fueron removidos por lo que tuvimos que actualizar los videos.


Liga Directa: http://youtu.be/0zMJV4fDgX4

Continuar Leyendo