2011

Letras ajenas para compartir. El viaje del Elefante. José Saramago

El rey de Portugal ofrece un singular obsequio de bodas a su primo Maximiliano de Austria: un elefante.

El cuadrúpedo traído desde la India, pasada la euforia de la novedad fue condenado casi al olvido, al convertirse nuevamente en obsequio se reivindica no solo él sino su cornaca.

De Lisboa a Castilla y de Castilla a Viena, es el recorrido del elefante en cuestión, Salomón, y Subrho su cornaca, ambos pierden los nombres al llegar con el nuevo dueño, el archiduque de Viena.

José Saramago nos hace testigos del viaje de éste elefante, hecho cierto del siglo XIX, con su narrativa mezclada con los diálogos de los personajes, nos hace disfrutar de su humor siempre incisivo, lacerante, corrosivo, de su ironía y sarcasmo, recurrente en esas páginas para develarnos las trivialidades de la realeza, desnudarlos y ya despojados de las reales apariencias quedan convertidos en seres terrenales. Recurrente también para mostrar la naturaleza humana, y por supuesto no pierde oportunidad para poner en predicamento la fe religiosa.

Un viaje a pie de elefante. Siempre acabamos llegando a donde nos esperan, reza la primera página.

Disfruta del Saramago que tiene una puntuación propia, donde los diálogos son un caos perfectamente ordenado, donde la narrativa es como escuchar a un viejo con múltiples digresiones, todas entretenidas e interesantes, mientras que los diálogos parecen confrontaciones reflexivas internas.

=

En particular quiero compartirles éste párrafo:

“No es que fuera nuestra intención, pero ya sabemos que, en estas cosas de la escritura, no es infrecuente que una palabra tire de la otra sólo por lo bien que suenan juntas, sacrificando así muchas veces el respeto por la liviandad, la ética por la estética, si cabe en un discurso como éste tan solmenes conceptos, y para colmo, sin provecho de nadie, por esas cosas y por otras es por lo que, casi sin darnos cuenta, vamos haciendo tantos enemigos en la vida”

Descargar:
El viaje del Elefante. José Saramago


2011

Letras ajenas para compartir: El Evangelio Según Jesucristo. José Saramago

Estaría en el poder de Dios hacerme
callar ahora mismo.

El Evangelio Según Jesucristo

Lo vi en un estante de la librería en que trabajaba, era el último en existencia, y solo alcance a leer la contraportada, pensé en leerlo cuando surtieran otra vez. No pude, la librería cerró por exceso de clientes.

De él fueron llegando a mis manos algunos otros libros, por ejemplo “Todos los Nombres”, que espero releer y contarles del mismo, me atrapó ese libro.

Un día volví a acordarme de él, y la vida me lo trajo envuelto en un sobre, el maestro Ponce, me lo obsequió (los pueblerinos de Ensenada son excelentes personas, aunque no acepten que viven en un Pueblo).

Fue amor a segunda vista, es la lectura que no dejas aún cuando ya te están doliendo los ojitos y tienes que parpadear y leer con los ojos entrecerrados. Una lectura para algunos complicada, por la prosa que separa los diálogos con puntos seguidos, pero a la vez ágil y vertiginosa.

El Evangelio Según Jesucristo, no es un libro para todos, excluidos estan los cristianos irracionales. Pues es un libro que hace hombre al hijo de Dios, pero un hombre completo, con miedos, con dudas, con pasiones y no solo llena de milagros y castidad.

Es la historia de Jesús nacido por gracia de Dios, cuyo nacimiento fue anunciado por un ángel. La historia de una pesadilla de José, quien esta condenado a soñar lo mismo hasta su muerte. Castigo por no haber avisado a los demás que los soldados matarían a los niños, al morir Jesús hereda su pesadilla.

La historia de un Jesús que paso mucho tiempo aprendiendo la vida de pastor, asómbrense, con El Pastor, a quien Saramago le pone una filosofía de vida con la que todos estaríamos de acuerdo, en cambio el lado opuesto de El Pastor es Dios, quien le dice a Jesús su plan, haciéndole ver que no tienen opción, tanto si decide participar o no, de cualquier manera estará haciendo la voluntad de dios, pues es todopoderoso.

Jesús hombre no puede ser hombre si no tiene una mujer, así que Maria Magdalena es su fiel compañera.

Saramago, nos presenta un verdadero Jesús hombre, con madre, hermanos, amigos y mujer, que al fin de cuentas y como todos los hombres, se convierte en una marioneta del que jala los hilos de este teatro que es la vida.

Descargar: El Evangelio Según Jesucristo. José Saramago


2010

El hombre está muerto y hay que enterrarlo

Tras la muerte de José Saramago me surge una pregunta principal y varias secundarias:

¿quién murió?

¿”el niño de infancia pobre y pies descalzos, hijo de campesinos sin tierra, el comunista libertario que abrazó con igual intensidad sus ideales y las palabras”?

¿Solo un “nobel”?

¿El nobel más querido?

¿En verdad murió si el mismo afirmaba: “La muerte no me importa. Pero si me afecta desde un punto de vista muy egoísta, porque es finalmente el estar y ya no estar. Eso es la muerte: el haber estado y ya no estar”?

¿Murió el admirado por admirados?

¿Un hombre consecuente consigo mismo, es decir, quien hace lo que las palabras dicen y dice lo que las acciones hacen?

¿Murió a quien le hubiera gustado ser recordado “por esa cosa tan sencilla aparentemente, pero no tan corriente, como es el hombre bueno que sin proponérmelo he hecho todo lo posible por ser”?

Tras su “muerte” algo es seguro, se va uno de los “nobels” más legítimos(en el que no solo es legítimo sino que hasta el premio se hace sucio después de ver a que otros personajes ha sido otorgado), además de que como dice el director de cine que llevó a la pantalla la ceguera blanca de su ensayo, Fernando Meirelles, “un hombre brillante(que con su muerte) dejó al mundo más burro y más ciego”.

Muchos dicen(con profunda ignorancia) que murió un “socialista”, un “comunista”, así a secas…
Cuando nunca veremos a un socialista, comunista, rojo, o como le gusten llamar, tan sincero y radical( el decía: “que entre más viejo más libre y ente más libre más radical”) como él, cosa que no entendería(ni entiende, ni entenderá) quien no ha mirado a la pobreza(la que sea) a la cara.

Para muestra de su radicalismo su rompemadres frase: “La izquierda no tiene ni puta idea del mundo en que vive”.

Así como muchos no tenemos ni puta idea del otro México, el que estorba, el indeseable, el de abajo. Saramago la tuvo para con nuestros indios de Chiapas,

¿a mi que me importa su muerte? cambió mi forma de ver las cosas al decirme como a la “chica de las gafas oscuras” que: “Si antes de cada acción pudiésemos prever todas sus consecuencias, nos pusiéramos a pensar en ellas seriamente, primero en las consecuencias inmediatas, después, las probables, más tarde las posibles, luego las imaginables, no llegaríamos si quiera a movernos de donde el primer pensamiento nos hubiera hecho detenernos”.

Pudiera continuar hasta que se agoten los nueve meses que según Pessoa en “el año de la muerte de Ricardo Reis” se necesitan para ser olvidados después de morir, cuestión de equilibrio según Fernando.
Pero no puedo pasar por alto el hecho de que se escribe para “desasosegar” no para entretener.

Solo me resta decir y regresando al principio a dar respuesta a la pregunta ¿quién murió?
que no me encuentro una(respuesta), al menos no una más convincente que convencerme con las palabras del maestro en su “Ensayo sobre la ceguera”:

“Los buenos y los malos resultados de nuestros dichos y obras se van distribuyendo, se supone que de forma bastante equilibrada y uniforme, por todos los días del futuro, incluyendo aquellos, infinitos, en los que ya no estaremos aquí para poder comprobarlo, para congratularnos o para pedir perdón, hay quien dice que eso es la inmortalidad de la que tanto se habla. Lo será, pero este hombre está muerto y hay que enterrarlo”.

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Antonio Reveles

labanda.jpg


2010

Arce vs Saramago

Como muchos saben, el diá de ayer el “periodista” Esteban Arce arremetió contra el fallecido escritor José Saramago, afirmando que era un comunista y que siempre tuvo un estilo izquierdista marcado.

Para mi, esto es un doble ¡Hazme el chingado favor!, este ignorante “ofende” a Saramago diciendole “comunista”… Entonces es malo ser comunista? Lenin era malo? Stalin era malo? Mao Tse Tung? Este tipo deberia leer un poco de historia antes de hacer dichas afirmaciones como esa, de otro modo solo queda en ridiculo a nivel nacional al tratar de hacerse pasar como “intelectual”.

El comunismo es una ideología que los medios de comunicación como Televisa y TV Azteca han satanizado pero con un poco de información se da uno cuenta que no es un sistema tan malo como el neoliberalismo que opera hoy en día en México y que tiene a nuestro amado país al punto de la quiebra. Y como bien dicen, para muestra basta un boton: La URSS.


Liga Directa: youtube.com

Así que si este asno quiere ofender a Saramago, mejor que busque otros calificativos. ¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Edgardo

labanda.jpg


2010

Hasta luego José (1922-2010)

La relación entre lector y escritor es muy especial, sobre todo cuando uno lee mas de un libro del mismo autor. Creo que así me paso con José Saramago, que cuando leía algo suyo sentía como si me estuviera relatando algo a mi personalmente.

Cuando termine de leer su ultimo libro “Caín” sentí la necesidad de agarrar el libro y agradecerle el buen momento que me hizo pasar. Hoy hago lo mismo agradeciéndole por ese y otro buenos momentos que seguiré pasando por muchos años mas leyendo su obra. Hasta pronto José, en paz descanses.

El escritor portugués y Premio Nobel José Saramago ha muerto en torno a la una menos cuarto de la tarde hora canaria (dos menos cuarto hora peninsular) a los 87 años en su residencia de la localidad de Tías (Lanzarote). El autor de La balsa de piedra fue poeta antes que novelista de éxito y antes que poeta, pobre. Unido el periodismo a esos otros tres factores (pobreza, poesía y novela) se entenderá la fusión entre preocupación social y exigencia estética que ha marcado la obra del único Premio Nobel de la lengua portuguesa hasta hoy. En 1998, el máximo galardón literario del planeta reconoció a un hijo de campesinos sin tierra que había nacido en 1922 en Azinhaga, Ribatejo, a 100 kilómetros de Lisboa. Tenía tres años cuando su familia emigró a la capital, donde las penurias rurales se tornaron en penurias de ciudad. Así, el futuro escritor se formó en la biblioteca pública de su barrio mientras trabajaba en un taller después de abandonar la escuela para ayudar a mantener una casa en la que ya faltaba su hermano Francisco, dos años mayor que él y muerto poco después del traslado.
Nota completa: elpais.com

chilakil_4.0