2012

Triste experiencia de la política mexicana

Saludos, cabrones de HECF! es la primera vez que les escribo y es para contarles algo que me pas hace unos das. Yo vivo en Cd. Madero, en el estado de Tamaulipas y por cuestiones de trabajo me veo obligado a salir de la ciudad a veces hasta por cuatro o cinco das seguidos, corriendo mucho riesgo viajando en carretera, pero bueno, mi historia comienza justo hace dos semanas que regres de uno de mis viajes de trabajo, bien cansado, y uno de mis vecinos me estaba esperando a la puerta de mi casa, malencarado y con toda la finta de estar muy enojado. Cansado, lo salud (tengo mas de veinticinco aos viviendo en el mismo domicilio, as que conozco a todos los de la colonia aunque sea de vista) y su nica respuesta fu una enorme mentada de madre, seguido de varias reclamaciones que en ese momento no alcanc a entender. Como mi pap siempre me ense, esper hasta que l terminara de gritar y manotear para preguntarle que le ocurra, mientras que otros vecinos llegaban a ver que estaba pasando. Me contest que gracias a m “se le haba cebado” su gran oportunidad de trabajo y que tena que compensarlo de alguna manera. Le ped que me diera permiso de meter mi maleta a la casa y ya mas calmado, accedi, tras lo cual sal nuevamente y tratando de relajarme empec a hablar con l mas o menos lo que sigue:

yo: como que por mi culpa se te ceb lo del trabajo?
l: si guey, por tu pinche culpa ya mi jefe no me contesta el telefono y cuando lo llamo de algun publico me dicen que no est
yo: y como puede ser eso por culpa ma?
l: por las chingaderas que dijiste aquella vez que pas el candidato, guey….mi jefe se di cuenta y por eso qued fuera de la movida.

Hice memoria y me acord de que hace unos meses hubo aqu cerca de mi casa una tarde de lotera a la cual nos invitaron, y mi mam fu a ver que se sacaba. Pues bien, era un evento del PRI y cuando mi mam me llam para ir por ella, estando all coment en voz alta que “me gusta ver que se gastan mis impuestos en cosas de bien, ojala y sigan as cuando pierda pea nieto” sin que nadie me dijera nada en ese momento. Para acabar pronto, mi vecino dice que a causa de ese comentario, su “jefe” (uno de los que coordinaban la campaa del PRI en la colonia) le haba dejado de hablar y lo haba dejado fuera “del proyecto”.

Continuar Leyendo