2013

La Suprema Corte dictamina que las palabras homófobas NO son libertad de expresión

suprema-corte-mexico-logo-aguila Así como lo escuchan, los jueces de la Suprema Corte de Justicia de la nación en su infinita sabiduría han determinado que las palabras homófobas no están protegidas por la libertad de expresión. A partir del día de hoy las autoridades incompetentes podrán hacer valer la ley contra quien utilice contra una persona palabras o expresiones como maricón, puñal, que haces puto, putito rasca colas, etc.

Este es el mismo grupo de magistrados que hace pocas semanas tomo la decisión de dejar en libertad a la secuestradora francesa, Florence Cassez, y ahora se toman la libertad de decidir que palabras constituyen libertad de expresión y cuáles no. Especialmente palabras y expresiones que son forman una parte muy arraigada de la cultura mexicana.

Esta decisión de la Suprema Corte es en mi opinión un ataque en contra de la libertad de expresión, ya que dejando este precedente que impedirá que el día de mañana llegue una controversia donde de se atenta contra la “calidad moral” de una persona al llamarla mentirosa, corrupta y ratera como podría ser el caso de un político.

Algo le falta a esta Suprema Corte de Justicia… le falta sentido común.

Las expresiones homófobas y el discurso consistente en inferir que la homosexualidad no es una opción sexual válida sino una condición de inferioridad constituyen manifestaciones discriminatorias, que no están protegidas por el principio de libertad de expresión consagrado en la Constitución.

Así lo determinó la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) al resolver el amparo directo en revisión 2806/2012, donde se aprobó por mayoría el proyecto presentado por el ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea.

En este caso, el órgano del máximo tribunal del país resolvió este asunto, donde se analizó, por primera vez en la jurisprudencia mexicana, el problema entre la libertad de expresión y las manifestaciones discriminatorias, específicamente las expresiones homófobas.

Al resolver el referido amparo directo en revisión, la sala analizó la fuerte influencia del lenguaje en la percepción que las personas tienen de la realidad, pudiendo provocar prejuicios que se arraigan en la sociedad mediante expresiones que predisponen la marginación de ciertos individuos o grupos.

Además la Primera Sala también estudió el papel de los discursos dominantes y los estereotipos, por lo que señaló que el lenguaje que se utiliza para ofender o descalificar a ciertos grupos adquiere la calificativa de discriminatorio.

De esta forma, refirió que las manifestaciones homófobas son una categoría de discursos del odio, los cuales se identifican por provocar o fomentar el rechazo hacia un grupo social y mediante las expresiones de menosprecio e insulto que contienen generan sentimientos sociales de hostilidad contra personas o grupos.

Por ello, la Primera Sala determinó que las expresiones empleadas en el caso concreto del estudio, consistentes en las palabras “maricones” y “puñal”, fueron ofensivas. Ello porque si bien se trata de expresiones fuertemente arraigadas en el lenguaje de la sociedad mexicana lo cierto es que no pueden convalidar violaciones a derechos fundamentales. Además dichas expresiones fueron impertinentes, pues su empleo no era necesario para la finalidad de la disputa que se estaba llevando a cabo relativa a la crítica mutua entre dos periodistas de la ciudad de Puebla.

Nota Completa: http://www.sinembargo.mx/06-03-2013/550862

Cortesía de Hidalgo