2011

¿Así ayudamos?

Hace tiempo vi en el metro algo que me suele causar impotencia, me refiero a una niña pedir dinero, pero esto no lo veía hacía mucho tiempo: La niña se va arrastrando en todo el vagón de rodillas pidiendo dinero a cambio de “limpiar” los zapatos con una franela. En lo personal no veo malo pedir dinero en especial por el sistema económico que nos rige, siempre y cuando sea gente que en realidad lo necesite, como la gente indígena que es extremadamente excluida y muy necesitada o adultos mayores.

Con el caso de esta niña me puse a deducir el por qué ella siendo una niña la ponían a hacer eso; pensé tal vez sus papas hacen lo mismo pero para abarcar una mayor área a ella la ponían sola mientras sus padres estaban en otro lado. Pero la verdad no creo que se dé el caso. He visto a familias completas pedir dinero juntas: papá, mamá e hijo (s), por lo que no creo que sus padres la obliguen a andar por el metro sola pidiendo dinero. Alguien pudiera argumentar: “si pero no todos son iguales ni piensan igual”, pero por otro lado haciendo relación de niños que piden dinero en el metro comparado con los adultos que también piden dinero, tenemos que hay una diferencia enorme entre adultos y niños, en sí muy rara vez veo adultos pedir dinero, y gran parte de esos pocos adultos son adultos mayores que no tendrían nada que ver con niños indígenas.

Con esto deduzco que esta clase de niños que piden dinero en el metro, son obligados por personas que tal vez puedan ser su familia, pero aunque sean su familia, los niños no deben ser explotados ni obligados a realizar actividades para la obtención de dinero, y si “cooperamos” dándoles dinero, lo único que estamos haciendo es darle permanencia a esta situación, pues al ver la gente que les obliga a realizar esto que sus intenciones están dando resultado, le darán permanencia, continuaran con sus fechorías.

También seria cruel el no pelar para nada a los niños que estoy seguro no tratan muy bien que digamos, así que recomiendo si queremos ayudar a los niños sin beneficiar a sus explotadores, hacerlo con un pedazo de pan o agua o algo de comida, lo más seguro es que estén hambrientos y consuman lo que les demos en ese mismo instante.

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Leonardo


2011

Baquetones sinceros

Lo bueno es que son sinceros, tambien hay que ser sinceros con ellos y decirles que se busquen un empleo, que a nosotros no nos regalan el dinero…

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de ROLPH