2012

La verdadera historia del cuerpo de Heriberto Lazcano

La verdadera historia de como desapareció el cuerpo de Heriberto Lazcano: Los angeles descendieron y se lo llevaron a su mausoleo.

Cortesía de Jose Ernesto


2010

Las Aduanas y los Zetas

Yo trabajo para una compañía de logística internacional que maneja embarques marítimos, aéreos y terrestres a todas partes del mundo. Tengo un amigo que es vista aduanal en la aduana de Laredo y me compartió este articulo (El cual es bastante extenso y se que no lo van a leer completo) por lo que solo he puesto un poco menos de la mitad.

Esto es una pequeña muestra de hasta donde se han infiltrado este tipo de grupos delictivos, el articulo menciona como los “zetas” ofrecen dinero a los empleados de la aduana, pero aquí viene el HECF, si te rehúsas a cooperar con estos hijos de su puta madre, ps simplemente te matan, y ahora si como le dijeron al chinito: “o Copelas o Cuello”

Entonces aquí viene el Dilema del Millón, Si se trabaja para estos cabrones, solo por hacerse de la vista gorda y dejar pasar contenedores sin revisar, le dan lo doble o triple del salario mensual. Y si uno es honesto y no quiere ser parte de esta mafia.. pues simple, te chingas y te matan.
Ahora, yo lo que le digo a mi cuate, es que renuncie, pero el tiene 3 hijos y a su esposa para mantener.. y siendo honestos trabajo trabajo… ahorita no hay ¡!

Las aduanas, en poder de “Los Zetas”

De manera paulatina, pistoleros del narco han penetrado el sistema nacional de aduanas. No sólo doblegaron a los mandos superiores, sino que colocaron a sus personeros en puestos clave y corrompieron a muchos empleados. Los Zetas en particular ya controlan tanto el trasiego de drogas como la introducción al país de armamento de todo tipo, que utilizan en la guerra contra sus rivales del cártel de Sinaloa.

Convertidas en las principales puertas de entrada al contrabando, las 48 aduanas del país también están abiertas para el narcotráfico …

El diagnóstico se desprende de informes de inteligencia de la Procuraduría General de la República (PGR) y de la Secretaría de Seguridad Pública federal (SSP) a los que este semanario tuvo acceso, según los cuales altos funcionarios de ese sector son ya parte de los instrumentos que controla el crimen organizado.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Ernesto Cordero, admitió que las drogas entran y salen por las aduanas mexicanas.

“Una parte muy importante del problema de la seguridad en México es que sale y entra droga, y es un problema importante que implica la modernización de las aduanas”, puntualizó.

Ante esta situación, dijo, es necesario contar con “un sistema (aduanero) seguro” y moderno que no afecte la competitividad del comercio.

De acuerdo con las investigaciones consultadas por Proceso y los datos de la averiguación previa PGR/SIEDO/UAI-DCS/191/2009 –que implica a funcionarios de la aduana de Manzanillo, Colima, por presunta protección al narcotráfico–, el crimen organizado penetró paulatinamente la estructura del sistema aduanero nacional.

Debido a lo anterior, indican los reportes, los cárteles del Golfo y de Sinaloa pueden movilizar sus mercancías ilícitas con toda libertad, además de que cuentan con acceso a información privilegiada relativa a las acciones de sus contrincantes en el negocio de las drogas.

Esta infiltración en las aduanas, según los datos consultados, se hizo al estilo de la mafia: colocando a funcionarios y empleados en Áreas estratégicas y corrompiendo a trabajadores con “cañonazos” de dinero superiores a sus sueldos mensuales.

Así los grupos en pugna por el control del territorio nacional –sobre todo los carteles del Golfo y de Sinaloa– parecen haber encontrado en las aduanas “la apuesta mas importante” para acrecentar sus negocios y reabastecerse de armamento de todo tipo.

Según los expertos de la SSP y de la PGR, la logística es sencilla: cuantiosos cargamentos de armas, droga y dinero –principales detonantes de la violencia– ingresan sin problemas al país. Llegan ocultos en contenedores herméticamente sellados y amparados con documentación falsa. Después son custodiados por empleados aduanales vinculados con Los Zetas, amos y señores del narcotráfico en el Golfo de México.

Cortesía de A

labanda.jpg


2008

Historias de extorsión – Z

El siguiente par de colaboraciones llegaron a este blog en cuestión de horas, es una historia más de la delincuencia organizada y desorganizada que esta totalmente fuera de control.

Los Zetas de la PROFECO

Hoy, nos habló por teléfono un hombre diciendo que es enviado del Z14, habló con mi marido y le dijo que si no cooperaba, la lluvia de balas iba a comenzar, este personaje tenía el teléfono de mi casa; y obtuvo de MI el número de celular de mi esposo; sé que no es nada nuevo que un hombre, haciéndose pasar por Zeta, te extorsione; aquí, la novedad, es la forma en que este hombre me abordó.

Unas cuantas horas antes de la llamada amenazadora al celular de mi esposo, yo contesté el teléfono de mi casa y me respondió del otro lado, un señor que me dijo: “Soy Antonio Morales de la Peña”, de la PROFECO, y estoy buscando a su esposo; yo le dije que no se encontraba, que estaba en otra ciudad, muy cercana a donde yo radico. El me dijo que tenía asuntos urgentes que tratar con él, me preguntó la hora en que lo podía encontrar en la casa, y me pidió su celular. Debido a que nosotros tenemos negocios y que en los últimos meses hemos estado tratando asuntos vinculados a ellos con la PROFECO, el señor obtuvo de mí la información que me pidió; básicamente fue mi nombre, el teléfono celular de mi marido y una hora a la cual volver a llamar. Cuando colgué el teléfono, nunca me imaginé lo que se vendría.

Más o menos una hora después, mi esposo llegó a mi casa y por la expresión de su cara le pregunté si pasaba algo; me contó que le había hablado una de nuestras empleadas diciéndole que había recibido una llamada al negocio: un señor que se identificó como “ANTONIO MORALES DE LA PEÑA”, había preguntado por mi esposo; la empleada tiene ordenes de no dar ningún dato de nosotros a nadie; y eso fue lo que hizo, este hombre, al darse cuenta de que la empleada no iba a cooperar, la insultó y la amenazó con que en un futuro la íbamos a despedir.

La empleada muy preocupada, le colgó y de inmediato se comunicó con mi esposo, le platicó todo, y eso lo puso en alerta. Como mi esposo estaba cerca de las oficinas de la PROFECO, fue hacia allí y le preguntó a una de las señoritas que siempre lo atienden, si conocían a este tipo, y presentó el nombre. La empleada le dijo que en esas oficinas no había nadie con ese nombre trabajando. Para poner una queja formal mi esposo esperó a hablar con la persona de mayor rango en esas oficinas. Lo hizo, y después de una pequeña investigación por parte de la Señorita encargada, ésta se acerca a mi esposo y le pregunta: ¿pues en qué anda usted metido?. Mi esposo se sorprendió mucho con su reacción.

Resulta que la encargada habló a las oficinas de la PROFECO de la ciudad de México preguntando por ANTONIO MORALES DE LA PEÑA, y le dijeron que es nada más y nada menos que un señor que forma parte del gabinete presidencial, hombre muy importante, encargado máximo de la Procuraduría Federal del Consumidor. En un principio y por unos instantes, la señora encargada de la PROFECO de esta ciudad a la que asistió mi esposo a poner la queja, pensó que mi esposo debió haber hecho algo muy muy malo como para que semejante personaje tan importante llamara personalmente a mi casa. Rápidose dio cuenta que tal cosa no podía ser.

Obviamente, fue una usurpación de identidad. Usada con el fin macabro de engañarme y de hacerme soltar la información que este personaje necesitaba para llevar a cabo la extorsión telefónica.

Cuando mi esposo llegó a casa asustado, me dijo que pusiera en Google el tan mencionado nombre “ANTONIO MORALES DE LA PEÑA”; lo cual nos llevó
a la página http://www.presidencia.gob.mx/gabinete/?contenido=15079; tan solo verlo nos hizo darnos cuenta de todo.

Continuar leyendo