2009

Pena de Muerte o Cadena Perpetua con Trabajo Forzado

Para defender su posición en contra de la pena de muerte, algunos personajes de la escena política en nuestro país, junto con algunos “líderes de opinión” e intelectuales de todos los extremos de la geografía política que se consideran a sí mismos como paladines de la justicia y poseedores de la verdad última sobre todo lo que pasa en nuestro país, se escudan detrás de argumentos presuntamente “basados en experiencias de otros países” que no están debidamente sustentados en datos duros, sin considerar que se trata de culturas, historias y problemáticas muy diferentes a las de México, lo que las invalida para ser tomadas en cuenta como referencias útiles.

Dado que estas personas tienen mucho acceso a la televisión, radio y prensa escrita, cuya cobertura llega a las masas de este país, al estilo de Joseph Goebbels (Ministro de Propaganda de Adolfo Hitler) repiten en todos los foros la misma cantilena incesante acerca de que se deben resolver PRIMERO los muchísimos problemas que tiene la administración de justicia en este país, ANTES de ponernos a debatir sobre la conveniencia de aplicar la pena de muerte. ¿Por qué en cambio no proponen que AMBAS cosas se lleven a cabo simultáneamente? La trampa dialéctica de sus argumentos radica precisamente en que saben que el camino que proponen es el más largo y el que garantiza precisamente que la discusión sobre la pena capital se postergue por muchos, muchos años. Háganme El Chingado Favor.

El diagnóstico de las causas de esta problemática no requiere de profundos análisis sociológicos y todos los que vivimos en este país lo conocemos: La delincuencia de cualquier tipo tiene un campo fértil para florecer y progresar en México gracias a la impunidad, que es lo único que funciona con calidad de excelencia el 100% de las veces en este país.

No hay mecanismo alguno de disuasión que se le pueda aplicar a un delincuente en México y que le haga pensar en las consecuencias que le traería el violar alguna ley porque sabe que las probabilidades juegan a su favor todo el tiempo:

• Sabe que no lo van a denunciar porque los ciudadanos simplemente no consideramos de valor alguno el presentar una denuncia ante la autoridad. Como en promedio solo uno de cada 4 delitos graves se denuncia, tiene garantizado en este simple aspecto un 75% de impunidad.

• Si existiera una denuncia, sabe que no hay recursos humanos suficientes para trabajar en su investigación y que, entre los pocos que hay, abundan los empleados o jefes de las diferentes mafias, por lo que incluso hasta puede trabajar con ellos. Con esta situación, solo uno de cada 100 delitos llega a recibir la acción de la justicia, así que se tiene garantizado un 99% de impunidad.

• Las tecnologías que deberían utilizarse para apoyar las investigaciones no son las más adecuadas porque los responsables de adquirir éstas compran aquellas cuyos representantes les “llegan al precio” y les otorgan el fallo en las licitaciones. La obsolescencia juega a su favor todo el tiempo.

• Desgraciadamente, muchos miembros de la cadena de administración de justicia sencillamente se venden, ya sea haciendo las investigaciones de manera insuficiente para que nunca se conozca a los verdaderos responsables, elaborando averiguaciones previas intencionalmente erróneas o incompletas para que sean rechazadas por los distintos jueces en las diferentes instancias o peor aún, inclusive fabricando presuntos responsables.

• Si acaso llega a pisar la cárcel, sabe que cuenta con una serie de recursos que le pueden hacer la vida más fácil allá adentro: Puede comprar privilegios de acuerdo con su “nivel adquisitivo”, tales como teléfonos celulares, computadoras portátiles, televisiones y equipos de sonido de todo tipo hasta pantallas gigantes LCD, armas, drogas, servicios sexuales, etc.; puede apelar a los muchos recursos legales para ser liberado antes de cumplir completamente con su tiempo de condena y siempre contará con el apoyo de los diferentes organismos de Derechos Humanos que velarán más por él que por sus víctimas; tendrá también cursos de “actualización y entrenamiento” gratuitos, impartidos por sus compañeros reclusos, para reforzar y pulir sus habilidades delincuenciales así como para crear una serie de relaciones con otros “colegas de profesión” que le serán muy útiles cuando salga de la cárcel. Finalmente, puede convertirse en empresario y abrir su propio “Call Center” para extorsionar a ciudadanos inocentes desde la comodidad de su reclusión.

La mayor parte de las personas que trabajan dentro de la cadena de autoridades involucradas en la gobernabilidad del país trabajan muy duro, pero para hacerse ricos y poderosos en el menor tiempo posible y con el mínimo esfuerzo.

Por todo lo anteriormente expresado, considero que para romper este círculo vicioso de complicidades e impunidades que está asfixiando a nuestra sociedad, deberíamos considerar lo siguiente:

1. Instaurar la Pena de Muerte para cualquier criminal CONVICTO, a quien se le haya demostrado ser responsable de aquellos crímenes que se consideren lo suficientemente lesivos como para ser compensados con una simple privación de la libertad. ¿Cuáles crímenes? No sé, eso tendrá que decidirlo la sociedad en su conjunto luego de un amplio debate, porque no solamente el secuestro, el asesinato, el narcotráfico, el tráfico de personas o la pedofilia le hacen daños irreparables a una comunidad.

2. Aquellos funcionarios públicos de cualquier nivel o cargo que se aprovechan de su posición para utilizar su influencia política, utilizan información confidencial a la que tienen acceso, se hacen “de la vista gorda” mientras otros cometen delitos o participan de manera directa o indirecta en la comisión de cualquier tipo de delito
como los ya mencionados, TAMBIÉN están favoreciendo con ello el desarrollo exitoso de la delincuencia organizada y por lo tanto no deberían ser castigados con el despido, una simple inhabilitación, una multa o unos cuantos meses o años en la cárcel. Mucho menos si se trata de un funcionario que pertenezca a cualquier eslabón de la cadena de administración de justicia, desde los que diseñan y elaboran las leyes en el Poder Legislativo, los encargados en el Poder Ejecutivo de investigar, descubrir, perseguir y capturar a los presuntos responsables para someterlos a la acción de la justicia, aquellos que desde las diferentes instancias del Poder Judicial deben juzgarlos y finalmente, los encargados de custodiarlos durante su período de “rehabilitación” en las cárceles. Estos funcionarios son tan criminales como sus cómplices y por lo tanto A ELLOS TAMBIÉN DEBERÍA APLICÁRSELES LA PENA DE MUERTE.

3. Como una alternativa a la pena de muerte, si luego de debatirse suficientemente el tema por parte de la sociedad en su conjunto, se consideraran insalvables las reservas morales como para aplicarla, entonces se podría instaurar la pena de CADENA PERPETUA CON TRABAJO FORZADO para el mismo tipo de criminales ya definidos en los dos párrafos anteriores. Este castigo deberá ser aplicado en instalaciones de alta seguridad exclusivamente diseñadas para alojar prisioneros sentenciados a cadena perpetua, construidas específicamente para poder incluir instalaciones y maquinaria que permita la maquila de diferentes productos para empresas participantes en este programa, a las cuales se les ofrecería esta mano de obra a bajo costo y sin la obligación de proporcionarles las prestaciones que otras empresas deben pagar, pues de otra manera no sería un trabajo forzado.

Dichas cárceles no contarían con ningún presupuesto por parte de cualquier nivel de gobierno, sino que deberán ser autosuficientes y generar sus propios recursos económicos para financiar su administración y mantenimiento, por lo que cada uno de los reclusos DEBERÁ SER OBLIGADO A TRABAJAR diariamente en las fábricas internas para pagar el abastecimiento de electricidad, agua y gas de todas las instalaciones, la compra de sus alimentos, ropa, cobijas y, muy especialmente, para pagar el salario de todos los empleados de dichas cárceles que, consecuentemente, deberá entonces estar basado en una parte fija y en una parte variable dependiente directamente de la productividad de los reclusos.

De esta manera, el hecho de que uno o más presos no quiera trabajar afectará directamente a los ingresos de TODOS, desde el Director de la Cárcel hasta el empleado más modesto y entonces TODOS estarán muy interesados en que las fábricas de esa cárcel funcionen de la mejor manera y de que los reclusos trabajen al máximo de sus fuerzas y capacidades, porque eso les redundará en mayores ingresos.

Si sabemos que este tipo de delincuentes graves no tienen rehabilitación posible y no se quiere tomar la decisión de evitar que sus genes sigan contaminando el genoma de este planeta mediante la aplicación de la pena de muerte, entonces por lo menos que por lo que les reste de vida paguen con su trabajo el oxígeno que respiren, la electricidad, agua, gas, alimentos y vestidos que consuman por el resto de sus días.

Que la sociedad toda debata y decida cómo quiere castigar a quienes nos han tomado como rehenes por generaciones completas y que son responsables de la descomposición del tejido social que forma nuestra nación.

Mientras sigamos dejando este debate de manera exclusiva a los políticos que supuestamente nos representan en el Congreso (pero que todos sabemos que representan exclusivamente los intereses de sí mismos y de sus respectivos partidos políticos), tengan ustedes por seguro de que las cosas jamás cambiarán y seguirán como hasta ahora o peor, porque el “status quo” que prevalece les reditúa ENORMES ganancias económicas y sobre todo PODER. Así que, les pido que enriquezcan estas propuestas con sus propias ideas, debatiendo sobre estos temas en casa, con sus amigos y de esta manera, vayamos conformando una verdadera VOX POPULI respecto de estos temas, que no pueda seguir siendo ignorada por quienes defienden el estado actual de las cosas.

Ya es tiempo de que nosotros como ciudadanos le exijamos a la clase política completa en este país que si no está dispuesta a resolver de manera definitiva y radical esta situación insostenible, se hagan a un lado y nos dejen gobernarnos sin su “valiosa participación” .

Cuando analizo todo lo que acabo de escribir, en el ambiente en el que todos los mexicanos tenemos que sobrevivir día a día, en verdad comienzo a pensar que la desaparición del Estado y de todo Poder Público no significa simplemente la definición de la anarquía sino más bien el remedio para esta insoportable, dolorosa, enfermedad terminal que sufre mi país.

Hazme el chingado favor!

Cortesía de Robespierre

labanda.jpg


2009

Vestido de Quinceañera

Saludos banda! Pues como últimamente los posts han andado muy serios con la política, el Gober precioso (gracias a los que por este medio me ilustraron con los datos de tan fino personaje), envío solamente una pendejada, que al principio puede parecer sin chiste, pero mas analizada a fondo, si me hace decir HAZME EL CHINGADO FAVOR!!! Quién de ustedes recuerda como fueron sus 15 años?, chavos y chavas por igual. Pues yo a los quince andaba de Darketo en la prepa 5 muy gandalla…, ja ja ja ja. Seguramente las señoritas recordarán sus 15 añiles, con chambelanes y todo el pedo. Yo en lo personal siempre he estado en contra de esa celebración, (y es que me tocó que me obligaran a salir de chambelán de una gorda que ni me caía bien…), siempre he sentido que es la “forma socialmente aceptada en el pueblo Mexicano” para decirle a la sociedad: “ahí está mi’ja!, ya dejó de ser señorita y pasa a ser cancha oficial!”, pero bueno, eso solo es mi pendeja y personal opinion. ahora pasemos a la foto de una “conocida” mía en su fiesta de 15 años: (insertar foto aqui) HAZME EL CHINGADO FAVOR!!! ÓRALE!, les paso que cada quién quiera hacer la fiesta que quiera. ÓRALE!, se vale que le mandes hacer un vestido a tu “hijita” quinceañera pero no mames…, la chavita en su fiesta A HUEVO quiso que su vestido fuera de LA BELLA DURMIENTE!!, su pastel!, su decoración!, hasta los putos platitos!!! Me imagino si mi hijita me pidiera semejante mamada…, Eso solo es un indicativo de la MIERDA que traen en el cerebro la mayoría de nuestros chavos de 15 años (no todos, aclaro habrá algun chavo que gane concursos de Geografía, y ni lo pelen). Gracias “Teidiotiza” por tus programas educativos Gracias “Tv Asmierda” por tus 69 temporadas de la academia Gracias a nuestro gobierno por permitir que nosotros mismos nos estemos llendo derechito a la VER/%#”!! Gente, les presento a la nueva generación de Mexicanos cuyo ejemplo a seguir es Belinda, RBD, Académicos de tv azteca, etc. etc. y tu… que hacías a los 15 años?

quince

Hazme el chingado favor!

Cortesía de Dong Xi

labanda.jpg


2009

¿Cuantos?

Cuantos mexicanos pueden entrar en una camioneta?????

Hazme el chingado favor!

Cortesía de CARLOSNORTEC

labanda.jpg


2009

El Muro y Banksy

En el 2002 el “ejemplar” pueblo de Israel comenzó la construcción de un muro en la región ocupada por ese país. Cabe señalar que este muro viola un chingo de leyes internacionales y como suele suceder, se pasaron las leyes por los huevos. El Muro es tres veces mas alto que el muro de Berlín y terminara siendo mas 700 kilómetros de longitud. En otras palabras, Palestina se convertirá en la prisión al aire libre mas grande del mundo… Hazme el Chingado Favor!

Nosotros los Mexicanos sabemos bastante bien que se siente que tu vecino construya un muro para que ya no pases. Claro que cada muro tiene su propia excusa de existir pero el fin es el mismo. Separar y dividir mas la gente.

Quien mejor que un artista de esos que les dicen “vagos” por ser artistas callejeros para inyectarle sensibilidad al asunto. Aunque estos esténciles de Banksy son del 2005 creo que no hay mejor momento que este para exhibirlos.

banksy_1

banksy_2

banksy_3

banksy_4

banksy_5

Estas imágenes las tome de aquí, pero para ver mas de Banksy píquenle aquí.


2009

Carta a los Reyes Magos

reyes_magos Queridos Reyes Magos:
Cómo empezar esta carta. Puedo decir, por poner un ejemplo: “Este año me he portado muy bien, no hice llorar a mi hermanita y no me enojé cuando me mandaban temprano a la cama, además ayudé a mi mamá a sacar la basura, hice las tareas de la escuela y me saqué buenas calificaciones; por eso quiero que me traigas ese muñeco max steel violador de barbies…

Pero me he dado cuenta que esas mentiras, o sinceridades en otros buenos casos, no funcionan del todo. Por lo menos no con Santa Claus, el cual no me trajo ni un maldito suéter tejido. Ustedes disculpen la palabra, queridos Reyes Magos. De hecho ahora sé la razón de porqué Santa sólo les lleva regalos a los niños gringos, aunque se porten mal. Y eso sí que me hace decir HAZME EL CHINGADO FAVOR.

Advierto que esto es sólo un rumor, pero dicho rumor dice que no trae regalos y juguetes a los niños mexicanos porque Santa tiene miedo de entrar al país y ser secuestrado, ja, ya me imagino a los secuestradores amordazando al gordito navideño. Y, a quién le pedirían el rescate, ¿A los elfos y duendecillos del polo norte?, ¿a los niños del mundo?, ¿a la coca-cola? Sea lo que sea, queridos Reyes Magos, ese rumor se esparció por el diciembre. Pero no pasó nada, de hecho Santa ni siquiera logró entrar al país. Otro rumor llegó desde el norte (aquí todo es rumor porque los medios censuran demasiados asuntos). El papá de un amigo me contó que Santa se quedó atorado en una chimenea cuando intentaba entrar a dejar regalos allá por un suburbio gringo, y cuál va a ser la sorpresa de los bomberos, malhumorados por trabajar en noche buena, que abren el costal de Santa y le encuentran unos paquetes de mariguana y cocaína, y otros más todavía con papel fantasía y su moñito, háganme el chingado favor, queridos Reyes Magos, se llevaron a Santa detenido. Y porqué se quedó atorado, pues porque está bien gordo, y porqué está bien gordo, pues porque trabaja sólo una vez al año, pero creo que eso ya lo saben.

Y esa es la puritita verdad de porqué santa no llegó. Existen otros rumores de su ausencia en esas fechas, unos dicen que la crisis económica también lo afectó, pero yo qué sé de eso si soy sólo un niño.

En fin, queridos Reyes Magos, todo este rollo es para asegurarme que mi max steel llegue sano y salvo a donde deje mi zapatito. Por eso quisiera hacerles un par de recomendaciones, ya saben, en estos tiempos nunca está de más.

Primero, por favor, cuidado al entrar al país, ya saben con esto de los asaltos a las aduanas y demás. (No estaría de más que se trajeran unos cuernos de chivo para protegerse, pero igual podrían confundirlos con algunos zetas de oriente).

Segundo, cuidado con el tráfico, ya saben, hasta hay elefantes atropellados por estos rumbos.

Tercero, extremar precauciones cuando lleguen a Cd. Juárez, Chihuahua, es la ciudad más violenta del país, según las noticias que lee papá. De preferencia no entrar, que me disculpen los niños que ahí viven. O bueno, llévense un ejército sarraceno para imponer orden en esa ciudad, porque la poli, bueno, ni para bailar bien sirve. Y el gobierno, bueno, mamá no me da permiso de hablar de eso.

Cuarto, por favor nada de asuntos partidistas en esto de los juguetes, lo único que falta es que dibujen la fea cara de Ebrard en la joroba del camello de Baltasar. Y ojo, es probable que lleguen a Veracruz y el gobernador los esté esperando para aventarles un buen cubetazo de pintura roja y les ponga un sello en el culo: “FIEL”.

Y quinto, reitero eso de andar armados, por eso de los secuestros, uno nunca sabe, que tal si aparecen en el fondo del lago uno de estos días, con lo frío que está en enero.

Bueno, creo que eso es todo, queridos Reyes Magos, por favor, repito, quiero ese max steel aventura todo terreno (lo de violador de barbies era un ejemplo).

P.D 1 Frente a mi casa está en funcionamiento un parquímetro veinticuatro hrs, así que lleven cambio.

P.D 2 Este año es el último que voy a creer en ustedes, así que no me dejen un mal recuerdo. Lo que quiero decir es que espero que al otro día abra mi regalo y exclame sonriente, ¡increíble!, o ¡Fantástico! y no que tristemente diga: ¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Javier

labanda.jpg


2008

El tamaño del corazón

Hoy me encontre con esta columna del buen Reyes Heroles, solo una reflexión a la sociedad. Saludos!!

El tamaño del corazón
Federico Reyes Heroles
23 Dic. 08

Si por estos días fuera, se podría jurar que vivimos en una sociedad rebosante de amor hacia el prójimo. Se vive un auténtico desfile de expresiones de convicción religiosa y bienaventuranza. El desfile comienza con la millonaria peregrinación hacia la Basílica de Guadalupe, continúa con las posadas que invocan el nombre del cielo para abrir paso a la pachanga, le siguen los villancicos, la euforia navideña de los regalos y las reuniones de todo tipo. Acto seguido llegan los abrazos sentidos de año nuevo y los buenos deseos para todo mundo, y como postre las roscas de Reyes que preparan para la Candelaria. Si por este desfile fuera se podría concluir que vivimos en una sociedad cruzada por la fraternidad. No es así.

Más allá de las festividades religiosas y todo lo que de ahí se deriva hay otras formas de pulsar la fraternidad de las sociedades. Una de ellas son los actos filantrópicos. La filantropía es el brazo más eficiente que tiene la sociedad para ayudar a quien lo necesita. No se trata entonces de una actividad romántica sin impacto, sino de una serie de acciones organizadas que auxilian sensiblemente a paliar, entre otras, las dolencias y desventuras humanas. El ánimo final no es tranquilizar las conciencias, sino actuar de forma organizada para que la sociedad esté mejor, incluido uno mismo.

No es casual, entonces, que en los países con mejores niveles de bienestar sean también aquellos con la filantropía más extendida. No se trata de suplir al Estado, para nada. Lo que ocurre es que con frecuencia las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) son mucho más eficientes que el propio Estado. De allí que en esos países el Estado sea el primer interesado en apoyar la filantropía; es una relación de mutua conveniencia que en México por desgracia todavía no se entiende. En México el 85 por ciento de los ingresos de las OSC proviene de las cuotas de recuperación, sólo 9 por ciento es aportación gubernamental.

En otros países como Japón, Portugal o la República Checa alrededor del 40 por ciento de los ingresos de las OSC son aportaciones gubernamentales. Instituciones especializadas en problemas de visión, como lo son en México el Instituto de Oftalmología Fundación Conde de Valenciana y la Asociación para Evitar la Ceguera en México, atendidos por prominentes oftalmólogos y especialistas que con frecuencia donan su tiempo, difícilmente pueden ser mejoradas por una institución gubernamental.

En México la filantropía es todavía muy delgada. En Estados Unidos hay alrededor de 2 millones de OSC, una por cada 150 habitantes. En Chile hay 35 mil, una por cada 428 habitantes. En México hay alrededor de 8 mil 500, una por cada 12 mil 350 habitantes. En Estados Unidos el 85 por ciento de la población pertenece a cinco o más organizaciones. El México el 85 por ciento de los mexicanos no pertenece a ninguna organización. En México el trabajo voluntario es un tercio del total, lo cual es comparable a países desarrollados. Pero en México ese trabajo es todavía esporádico, el 60 por ciento aporta de una a 12 veces por año. En cambio, el trabajo de todos los días es alrededor del 8 por ciento. Algo que el Estado pareciera no haber comprendido cabalmente es que el llamado tercer sector es un gran generador de empleos. En Estados Unidos uno de cada 10 empleos radica ahí, bastante más que el sector automotriz. En México la proporción es de uno en cada 210 empleos.

Hay casos como el de los Países Bajos donde más del 14 por ciento de la PEA está radicado ahí, en México es el 0.4 por ciento. Quizá la crisis sea un buen momento para repensar el asunto.

Otra forma de calibrar la fuerza de las OSC es observar cuánto aporta la propia sociedad. Hay países, y no necesariamente ricos, como Uganda o Paquistán en los cuales alrededor del 40 por ciento de los ingresos de las OSC provienen de la propia sociedad. En México es sólo el 6 por ciento. Con todo y los fantásticos logros del Teletón, los mexicanos aportamos muy poco. Además, la pirámide de donaciones está invertida: muy pocos aportan mucho y muchos no aportan nada. Eso introduce fragilidad a las OSC, pues dependen de la voluntad de pocos.

Hay organizaciones, como la creada por el Padre Chinchachoma para atender niños en situación de calle, que estuvieron a punto de naufragar porque sus donantes tuvieron requerimientos de otras organizaciones surgidas por moda sexenal. Los mexicanos parecieran confundir la filantropía con la caridad. Cuando se les pregunta cómo prefieren realizar su aportación, casi el 80 por ciento responde: “Darlo directamente a una persona necesitada”, es decir abrir la ventanilla, dar unas monedas y circular tranquilo por la vida. Esa aportación es poco confiable porque, como sabemos, atrás de esos rostros sucios de mujeres con niños harapientos al hombro, con frecuencia hay verdaderas mafias. Además, esa aportación no tiene ningún seguimiento institucional. Sólo 13 por ciento de los mexicanos aporta a organizaciones o instituciones.

Es cierto, la filantropía, en una visión moderna, está muy ligada a la vida urbana que en México es muy reciente históricamente hablando. Las formas tradicionales de aportación como el tequio, al no ser voluntarias, están en la frontera. Lo mismo ocurre con esas niñas, mujercitas y mujeres a las cuales se les “encomienda” el cuidado de ancianos y niños. Tampoco es trabajo voluntario, además de que no es deseable que dejen la educación y se marginen del aparato productivo.

Pero hay otras explicaciones: alrededor del 70 por ciento de los mexicanos considera que no se puede confiar en las otras personas; el 45 por ciento considera difícil organizarse con otros ciudadanos y el 61 por ciento considera que el resto de la gente es corrupta. Así que, a pesar del desfile Guadalupe-Reyes, nuestro corazón colectivo no es tan grande. Felicidades.

Cortesía de Aza

labanda.jpg


2008

The Chamba

Hazme el chingado favor!

Cortesía de Reina de Hielo

labanda.jpg