2009

Tanta tecnología ¿Hace daño?

celular_pulsera Con tanta tecnología la vida se ha vuelto más sencilla, tenemos muchas cosas al alcance de la mano, ¿Quién diría que tendríamos tantas cosas en un solo aparato, como lo es un celular? Teléfono, mensajes de texto, juegos, fotografía y video.

Dudé mucho en escribir esto, no se inclusive si suban el post debido a que, seguramente muchos comentarán de forma irrespetuosa. En el lugar donde yo vivo, últimamente un grupo de video aficionados se ha dado a la tarea de filmar las partes traseras de las damas, todo con objeto de reírse y obviamente con morbo.

Lo malo de esto es que en efecto, los videos son subidos a Youtube, y por supuesto no pondré el enlace, ¿Qué caso? Aunque sé que por morbo curiosidad muchos los buscarán.

Lo que si me da mucho coraje, es que el otro día le mandé un enlace de Youtube a un contacto de mi Messenger para mostrarle como era mi ciudad y en los videos relacionados salen estas filmaciones a lo que dije: ¡¡¡HAZME EL CHINGADO FAVOR!!!

¿No se supone que aquí son muy machos y defienden a las mujeres? Imagino que en todo pueblo a las damas se les respeta y se les da su lugar, si tanta afición tienen en filmar, ¡¡¡Que se filmen sus nalgas!!! Será que mucha tecnología ¿Hace daño?.

Cortesía de hortografika

labanda.jpg


2008

El tamaño del corazón

Hoy me encontre con esta columna del buen Reyes Heroles, solo una reflexión a la sociedad. Saludos!!

El tamaño del corazón
Federico Reyes Heroles
23 Dic. 08

Si por estos días fuera, se podría jurar que vivimos en una sociedad rebosante de amor hacia el prójimo. Se vive un auténtico desfile de expresiones de convicción religiosa y bienaventuranza. El desfile comienza con la millonaria peregrinación hacia la Basílica de Guadalupe, continúa con las posadas que invocan el nombre del cielo para abrir paso a la pachanga, le siguen los villancicos, la euforia navideña de los regalos y las reuniones de todo tipo. Acto seguido llegan los abrazos sentidos de año nuevo y los buenos deseos para todo mundo, y como postre las roscas de Reyes que preparan para la Candelaria. Si por este desfile fuera se podría concluir que vivimos en una sociedad cruzada por la fraternidad. No es así.

Más allá de las festividades religiosas y todo lo que de ahí se deriva hay otras formas de pulsar la fraternidad de las sociedades. Una de ellas son los actos filantrópicos. La filantropía es el brazo más eficiente que tiene la sociedad para ayudar a quien lo necesita. No se trata entonces de una actividad romántica sin impacto, sino de una serie de acciones organizadas que auxilian sensiblemente a paliar, entre otras, las dolencias y desventuras humanas. El ánimo final no es tranquilizar las conciencias, sino actuar de forma organizada para que la sociedad esté mejor, incluido uno mismo.

No es casual, entonces, que en los países con mejores niveles de bienestar sean también aquellos con la filantropía más extendida. No se trata de suplir al Estado, para nada. Lo que ocurre es que con frecuencia las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) son mucho más eficientes que el propio Estado. De allí que en esos países el Estado sea el primer interesado en apoyar la filantropía; es una relación de mutua conveniencia que en México por desgracia todavía no se entiende. En México el 85 por ciento de los ingresos de las OSC proviene de las cuotas de recuperación, sólo 9 por ciento es aportación gubernamental.

En otros países como Japón, Portugal o la República Checa alrededor del 40 por ciento de los ingresos de las OSC son aportaciones gubernamentales. Instituciones especializadas en problemas de visión, como lo son en México el Instituto de Oftalmología Fundación Conde de Valenciana y la Asociación para Evitar la Ceguera en México, atendidos por prominentes oftalmólogos y especialistas que con frecuencia donan su tiempo, difícilmente pueden ser mejoradas por una institución gubernamental.

En México la filantropía es todavía muy delgada. En Estados Unidos hay alrededor de 2 millones de OSC, una por cada 150 habitantes. En Chile hay 35 mil, una por cada 428 habitantes. En México hay alrededor de 8 mil 500, una por cada 12 mil 350 habitantes. En Estados Unidos el 85 por ciento de la población pertenece a cinco o más organizaciones. El México el 85 por ciento de los mexicanos no pertenece a ninguna organización. En México el trabajo voluntario es un tercio del total, lo cual es comparable a países desarrollados. Pero en México ese trabajo es todavía esporádico, el 60 por ciento aporta de una a 12 veces por año. En cambio, el trabajo de todos los días es alrededor del 8 por ciento. Algo que el Estado pareciera no haber comprendido cabalmente es que el llamado tercer sector es un gran generador de empleos. En Estados Unidos uno de cada 10 empleos radica ahí, bastante más que el sector automotriz. En México la proporción es de uno en cada 210 empleos.

Hay casos como el de los Países Bajos donde más del 14 por ciento de la PEA está radicado ahí, en México es el 0.4 por ciento. Quizá la crisis sea un buen momento para repensar el asunto.

Otra forma de calibrar la fuerza de las OSC es observar cuánto aporta la propia sociedad. Hay países, y no necesariamente ricos, como Uganda o Paquistán en los cuales alrededor del 40 por ciento de los ingresos de las OSC provienen de la propia sociedad. En México es sólo el 6 por ciento. Con todo y los fantásticos logros del Teletón, los mexicanos aportamos muy poco. Además, la pirámide de donaciones está invertida: muy pocos aportan mucho y muchos no aportan nada. Eso introduce fragilidad a las OSC, pues dependen de la voluntad de pocos.

Hay organizaciones, como la creada por el Padre Chinchachoma para atender niños en situación de calle, que estuvieron a punto de naufragar porque sus donantes tuvieron requerimientos de otras organizaciones surgidas por moda sexenal. Los mexicanos parecieran confundir la filantropía con la caridad. Cuando se les pregunta cómo prefieren realizar su aportación, casi el 80 por ciento responde: “Darlo directamente a una persona necesitada”, es decir abrir la ventanilla, dar unas monedas y circular tranquilo por la vida. Esa aportación es poco confiable porque, como sabemos, atrás de esos rostros sucios de mujeres con niños harapientos al hombro, con frecuencia hay verdaderas mafias. Además, esa aportación no tiene ningún seguimiento institucional. Sólo 13 por ciento de los mexicanos aporta a organizaciones o instituciones.

Es cierto, la filantropía, en una visión moderna, está muy ligada a la vida urbana que en México es muy reciente históricamente hablando. Las formas tradicionales de aportación como el tequio, al no ser voluntarias, están en la frontera. Lo mismo ocurre con esas niñas, mujercitas y mujeres a las cuales se les “encomienda” el cuidado de ancianos y niños. Tampoco es trabajo voluntario, además de que no es deseable que dejen la educación y se marginen del aparato productivo.

Pero hay otras explicaciones: alrededor del 70 por ciento de los mexicanos considera que no se puede confiar en las otras personas; el 45 por ciento considera difícil organizarse con otros ciudadanos y el 61 por ciento considera que el resto de la gente es corrupta. Así que, a pesar del desfile Guadalupe-Reyes, nuestro corazón colectivo no es tan grande. Felicidades.

Cortesía de Aza

labanda.jpg


2008

Amarga Experiencia

banorteQuiero contarles mi triste historia con “El Banco Fuerte de México”, que a decir verdad, la culpa no es tanto del banco sino de la gente que ahí trabaja. Resulta que desde hace 6 meses me decidí a comprarme un coche, así que hice el trato con un compañero de trabajo para comprarle el suyo al contado y para esto me esperaría hasta finales de año a que juntara todo el dinero.

Al pasar de los meses veía incrementar el saldo de mi cuenta, pensé que no me convenía tenerlo todo en una sola tarjeta (por aquello de la inseguridad), por lo cual fui al BANORTE (que está en el acceso principal de mi trabajo) en el mes de Septiembre y aperturé una nueva cuenta para ir guardando mi ahorro, hice las correspondientes transferencias del otro banco y se me ocurrió la brillante idea de contratar un “Pagaré 28”, así que cada mes iba depositando y el dinero subía a inversión automáticamente y yo estaba feliz porque además me estaba generando utilidades (que son como 300 al mes, pero el dinero nunca esta de más).

El día Lunes 1° de Diciembre me dirigí a la misma sucursal, ahí muy amablemente una señorita me atendió y le dije que ya no quería que mi dinero se reinvirtiera porque iba a disponer del mismo el día 15, a lo cual ella me respondió que no había ningún problema, ya que el día 4 se vencía mi pagaré, tomó mis datos, los apuntó en su agenda (en la fecha 4 de Diciembre) y me dijo que “ella se encargaba”, yo, confiada, ya no regresé hasta el día 15 a “disponer de mi dinero” para hacer la transacción de Compra-Venta de mi auto, cabe mencionar que ya había hecho todos los planes, irme de vacaciones a mi casa (Veracruz), llevarme de paso a mis tíos y por lo mismo, no me había preocupado de ver disponibilidad de boletos con ese destino, que como se imaginarán, en estas fechas se saturan.

Pues como les decía, fui a sacar mi dinero y cual va siendo mi sorpresa cuando me dice el hombre que me atendió : “Señorita, su dinero se reinvirtió el día 4 de Diciembre, no puede disponer de el hasta el día 2 de Enero” , obviamente le expliqué lo que había pasado, el tipo le pregunto a la mujer (la que me dijo que ella lo haría) qué había pasado con mi dinero, como era de esperarse, al principio no se acordaba de mi, luego por arte de magia se acordó y me dijo “Aahh si, ya me acorde de ti, pero que crees?? Que no pude bajar tu dinero y no te localice” Ahí se me salió el primer Hazme el chingado favor! Y como chingados me va a localizar si no me llamó por teléfono?, además como dije, el banco esta en el acceso principal, si preguntan a los del módulo de informes de la entrada, les dan la ext de la persona a la que buscas…

Pues después de decirle sus madres (con todo respeto) a la mujercita esa, el hombre que me atendía en ese momento me dijo que “había otra opción”, que si se podía bajar mi dinero peeeeero: 1.- Sólo me daban el 85% de mi ahorro; 2.-Tardaba 5 días hábiles, por lo menos; 3.-Me cobran el 13% de CAT. Ahí se me salió el segundo Hazme el chingado favor! O sea, todavía me van a cobrar por disponer de MI dinero?? Obviamente le dije al tipo que mejor me espero hasta el 2 de enero, pero el coraje ni quien me lo quite, como pueden jugar así con el capital y los esfuerzos de otra persona?? Después de eso, el tipo del banco que me atendió me llamó para ofrecerme una disculpa y ver si me podía “apoyar de otra forma” y compensarme “con algún detalle” (en tono coqueto), otra vez Hazme el chingado favor! Después de todo el tipo queriéndome ligar!!! Lo mandé derechito a volar…y pues como comprenderán, ya tuve que buscar mis boletitos de camión y tendré que resignarme a seguir andando a patita por lo menos hasta el nuevo año.

Pongan mucha atención en quién los atiende y no se confíen que por eso nos pasan a fregar!

Cortesía de Angy

labanda.jpg


2008

Me Asusta Pero Me Gusta…

virgenMuchos de nosotros criticamos y despreciamos la religión, ya sea Católica, Cristiana, Mormona… etc

Decimos y decimos el por que México esta como esta por la religión y por como somos unos borregos. Que nos asustamos por ver a una nena en paños menores en una pose de Virgen.

Seamos sinceros no nos asusta el ver a una mujer encuerada mostrando lo mas profundo de su ano o vagina o ver que tanto le cabe en la boca, nos asusta la simple idea de vender morbosidad, de ver como nos hemos brincado las trancas, ya no es el hecho de vender a la mujer, si no ponerla en el concepto de algo prohibido, así creando morbosidad sin limites.

Siempre decimos por que estamos tan jodidos, por que tenemos violadores, gente que secuestra y viola a sus victimas, maestros, curas, padres y madres de familia que hacen perversiones con niños y que despreciamos con tanta facilidad, al grado de quererlos muertos o en otro mundo.

Ellos no tienen tanta culpa de ser así, impregnados de tanta pornografía, sexo y violaciones en novelas, revistas, viendo como aceptamos este bombardeo de ideas y haciéndolas neutrales en nuestro cerebro, no teniéndoles miedo a verlas o hacerlas.

Jajajajaja y pensamos que otros tienen la culpa “Hazme El Chingado Favor”. Hoy vi como varios comentarios referentes a la revista Playboy fueron en resumen “Pinches religiosos asustados” o “Si me cogeria a esa vieja” es un modo de aceptar la gran verdad ya nos da igual si nuestra propia madre es violada por cualquier persona. O nuestra hermana es la mejor prostituta. Ya nos brincamos las trancas compas…

Yo no practico ninguna religión, me di cuenta de que no era lo mío. Pero creo en lo más profundo de mi corazón de que existe un DIOS. Si no tengo eso y leyes humanas, mañana mismo violaría, mataría y descuartizaría a la vieja esa que sale en la revista.

Hazme el chingado favor!

Cortesía de Armando

labanda.jpg


2008

Chiste de Viernes: Siga madrugando

Aquí les va un chiste algo mamón para comenzar el fin de semana, espero les guste:

Hoy me levanté temprano, me puse los pantalones, me vestí lentamente, hice café, agarre mis palos de golf, me fui silenciosamente al garaje para no despertar a mi mujer, puse los palos en el carro, y procedí a sacarlo del garaje bajo una lluvia torrencial

Estaba toda la calle inundada y el viento gélido soplaba a 100 kilómetros por hora, Volví a entrar el carro al garaje, puse la radio y me enteré de que el mal tiempo iba a durar todo el día… Que decepción!

Entré de nuevo en mi casa, me desvestí silenciosamente para no despertar a mi mujer y me deslicé dentro de la cama.

Despacito me arrunché contra su espalda, le puse la mano en la nalguita y le susurré al oído: ‘El tiempo afuera está horrible mi amor’.

Ella me contestó medio dormida:

‘Ya lo sé. ¿Puedes creer que el pendejo de mi marido se fue a jugar golf?’

Cortesía de Calzonico

labanda.jpg