2014

Piensa como un niño…

Muy buena reflexión, y en síntesis, la educación que tenemos en los primeros años es fundamental para un mejor futuro, ¿Qué le estamos enseñando a los niños?. Alguien que durante sus primeros años aprendio la responsabilidad y el respeto por todo y por todos difícilmente se doblegará ante un mundo codicioso, corrupto y enfermo… No perdemos nada con intentarlo.


Liga directa: youtube.com

¡HECF!

Cortesía de TONYPSIQUE

logo-la-banda


2012

El culpable tiene nombre, Rómulo Rozo

Hace un par de años compartí en este blog una anécdota que titulé La Siesta, en la que una artesanía, orgullosamente made in Tlaquepaque, es de particular importancia. Se trataba de una figurilla de un hombre sentado, con sombrero, envuelto en un sarape y recargado sobre un nopal.

Pues bien, hoy he regresado para compartirles mi aprendizaje del día (de ayer) y que tiene que ver con el origen de este Sleepy Pancho. Como todos nosotros sabemos, ser mexicano no (necesariamente) equivale a ser un huevón, ¿entonces de dónde surge la idea de representarnos así?, ¿acaso fue producto de algún poco observador ojo extranjero?, ¿o será la exageración de una realidad nacional?

El nombre del culpable es Rómulo Rozo. Él fue un artísta plástico colombiano que después de estudiar del otro lado del charco, volvió a América para establecerse en México, en donde pasaría el resto de su vida y en donde moriría el mismo día que recibió la ciudadanía mexicana.

Resulta que el buen Rómulo, ya habiendo asimilado en gran medida la cultura mexicana y enamorado por el arte escultórico prehispánico, “buscaba la manera de expresar esa sabiduría y pensamiento indígena heredado a los descendientes mestizos, y lo logra creando una de las mas bellas obras de su arte escultórico”. La obra se titula El Pensamiento y es una escultura en piedra de 60 centímetros de altura que actualmente se encuentra en la colección del Museo de Arte de La Paz, Bolivia.

Continuar Leyendo


2012

Razona tus pensamientos

Piensa…


Liga directa: youtube.com

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Adriana