2015

Chiste de Viernes: Un hombre feo llega a un bar

hombre-feo-bar Un hombre muy feo llega a un bar en el centro de la ciudad, se sienta en la barra y pide un trago, todavía no tomaba el primer sorbo de su bebida cuando una rubia espectacular se le acerca y le dice sensualmente al oído:

-Salgamos de aquí guapo, llévame a otro lado.

El hombre no se la piensa dos veces y sale del bar al lado de la rubia sin creer su suerte porque la mujer es muy guapa y el precisamente no es un hombre muy agraciado.

El hombre sube a la chica a su carro y maneja rápidamente a un lugar muy apartado de la ciudad, lejos de cualquier mirada furtiva. En un lugar oscuro los amantes se aman con locura, sin decir una palabra las ropas salen volando y después de 15 minutos de placer el acto llega su fin.

El hombre y la rubia comienzan a vestirse cuando la chica le dice:

-Soy una sexoservidora van a ser 100 dólares por mis servicios.

El hombre desconcertado y un poco triste al saber que la mujer solo quería dinero se saca la cartera y le paga los 100 dólares a la sexoservidora. La mujer se termina de vestir, se mete el dinero en el brassiere y le dice al hombre:

-Ahora si llévame de regreso al bar, la noche es joven y puedo sacar otra chamba

El hombre sonríe pícaramente y le dice a la prostituta:

-Claro que sí, pero sabes que yo soy taxista y te ve va costar 150 dólares la dejada de regreso hasta el bar y si no te gusta camina de regreso hija de la…

Cortesía de La Polaca

logo-la-banda


2012

La prostituta de la empresa

Yo s que soy nuevo en esto, pero espero que lo lean y capten el concepto de un punto de vista diferente a los dems. Ahora despus de 6 meses de andar buscando trabajo regrese a la ltima empresa en que trabaje, dedicada a la supervisin de proyectos, en donde me mandaron fuera de la ciudad junto con otras dos personas a cobrar el dinero de la cosecha del rancho del dueo (todo legal no piensen mal). Total que nos pusieron el dedo y cuando regresbamos nos agarraron y secuestraron. Para no entretenerlos tanto nos tuvieron casi 5 das y nos soltaron, gracias a dios, con vida. Soy Ing. Civil y desde que me gradu (en el 2008) me dedique a la mecnica de suelos. Ahora despus de lo ocurrido he buscado chamba de mecnica de suelos, en la construccin, supervisin, control de calidad, y otras ms, en mi desesperacin por ya no ser mantenido he buscado en tiendas departamentales en el rea de ventas, en alguna tienda de consumo (dcese oxxo, 24 ever, 7 eleven, etc.) ya sea trabajando como encargado o administrador, de asistente, auxiliar, ayudante, etc. Enterado por peridico, Internet y comentarios de familiares, conocidos, amigos y amigos de mis amigos, contactando y entregando documentos por llamadas telefnicas, bolsas de trabajo locales y por Internet, por correo electrnico y personalmente, y en ningn lado me han contratado.

En alguna ocasin de mi vida conoc a una prostituta de profesin que debido a su responsabilidad de mantener a su madre enferma y a su hermano pequeo para ir a la escuela no poda cambiar su trabajo porque en lo dems no ganaba tan bien. A pesar que siempre hizo la lucha por salirse de ese negocio (me consta) nunca le ofrecan ni la mitad de lo que ganaba de sus rentas. En aquel tiempo me sent tan culeramente miserable por no poder ayudarle, casi el mismo sentimiento que cuando mi hermano mayor quiere dejar de ser taxista, pero en ningn trabajo buscado ganara lo que acumula en las noches de un viernes-sbado “taxiando”…. me encabrona realmente porque quiero un chingo a mis sobrinos, que cuando se enferman tienen que llevarlos al doctor, y pues se gastan hasta lo que no tienen, cosa que a los dueos del taxi de mi hermano (que es rentado), les vale puritita madre, ellos tienen que recibir el dinero de la renta a como d lugar. Y ms o menos el mismo sentimiento me dio cuando estaba encapuchado, atado de las manos y arraigado amenazado que no hiciera alguna tontera porque me extraara mi familia, cuando escuche aquella noche claramente al acercarse dos personas: …”yo no soy como ustedes, pinches chamaquitos lambe huevos; si yo estoy aqu es porque en ningn lugar me pagan lo que aqu gano… esto es un negocio, no una forma de vida…”

Continuar Leyendo


2012

Para una mujer pública

Para ti es igual darle una mamada a un tipo flaco, que a un gordo, mientras en la cartera tenga billetes y no monedas, no escatimas al dar placer, eres maestra, eres una musa profanadora de sueños, para todos aquellos hombres que van y te ofrecen amor, sin embargo, té les ofreces placer.

Tú, te los coges, te los coges con ganas de coger, obvio, no sin antes cobrar la cuota adecuada. Te dejas querer, ofreces tu intimidad, tu desnudez, dejas que penetren en ti una y otra vez.

Por cada declaración de amor, por cada te quiero, por cada propuesta de matrimonio, no hacen más que acariciar tu ego, por el hecho de saber que hay muchos que, dicen quererte tanto. Existen otros tipos, los que a ti te gustan. Groseros, altaneros, nunca dicen una palabra de amor, ellos solo van y te usan, toman tu servicio y se largan, dejan el dinero en el buro, en el piso, en la cama, en tus bragas. Eso te calienta tanto, estremece tus piernas, hace temblar tu labio inferior. No ofreces miedo, ofreces pasión.

En ocasiones, te quedas recostada en la cama, esperas que pase un poco el temblor en tus piernas, las contracciones en tu interior. Le has enseñado a tus manos, piernas, boca, cintura, lengua, ha ser educadas.

Has enseñado, en el templo franqueado por un par de muslos blancos, a muchas lenguas, las vuelves expertas, les muestras el camino, el lugar, el punto exacto donde tienen que tocar. No eres egoísta, eres compartida, les enseñas eso y más, para después vayan y hagan en la cama de su mujer, las cosas que aprendieron contigo, eso te da esperanza, esperanza de que no vuelvan. No te gusta meterte dos veces con el mismo tipo, pero al final, dinero es dinero.

No mientes, no engañas, no pones pretextos, no chantajeas, no pones condiciones, no te enfadas, no castigas. Ofreces ese placer, ese amor sin condición.

Eres puta, no pendeja. La diferencia radica en una cosa, das las nalgas por placer y por dinero, en conjunción, nunca por separado. Ya lo dijiste una vez, el día que dejes de sentir placer, correrás por el mundo y te enamorarás.

Oh puta amiga, antes que cualquier cosa, eres mujer, razón suficiente para quererte, para adorarte, para tener un gran respeto.

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Aza