2012

Mandorla

Me dijeron que regresabas. Sinceramente no lo tom muy bien, varias veces rechac la idea de volver a verte aun cuando eras t la que propona el encuentro slo quiero verte, por lo menos dame quince minutos, te escuchaba decir por telfono mientras yo, parco e indiferente, acomodaba cualquier pila de papeles a la mano los cuales sin problema pudieron haber permanecido ah por 10 aos ms. -Pues t dirs, pero sabes qu? tengo qu colgar, si quieres lo platicamos ms tarde- era mi fra respuesta. Cualquier pretexto era conveniente para finalizar las conversaciones hasta que al fin, un da mi telfono dej de recibir tus llamadas. No las extra.

Te vi un par de veces antes de que volvieras y todo fue cordialidad. Nos saludamos amablemente, remos, compartimos un par de cervezas con los amigos. Debo aceptar que de vez en vez te miraba de reojo, mi ego se inflamaba al recordar que tal belleza lleg a temblar entre mis brazos. Mi mente era asaltada por los recuerdos de aquellas tardes, encuentros fortuitos en que tus morenas y suaves piernas se enredaban en mi cuerpo mientras me mirabas fijamente, retadora, deliciosa. La mano de mi novia me devolva a la realidad al tocar suavemente mi mejilla.

Me dijeron que regresabas y la verdad mi sensacin fue de hartazgo. Aquello fue temporal, fugaz segn yo. Viv el momento de manera intensa porque no se repetira. A costa tuya aliment mis instintos ms primarios, me desfogu, me llen y me vaci. Tus constantes llamadas y tus textos comprometedores terminaron por convencerme de que lo mejor era dejar de verte. De manera inteligente interpretaste las seales y te fuiste

pero regresaste. Para qu? Cuando cruzaste aquel umbral de madera el aroma de tu cabello me sobrepas. Le di el golpe. Tu figura me desarm como la primera vez. Avanzaste hacia m y tu abrazo me quem. Abarcando fcilmente tu cintura slo atin a pensar: Bueno, ya ests aqu disfrutemos pues. Pendejo.

Al estar juntos otra vez no tard en volver a las plticas banales y a las bromitas tontas, de esas que te arrancan una sonrisa de complicidad. Pa ir calentando motores pens- y de paso medir el terreno. Reas como antes, hablabas como antes, tus cejas tupidas y rebeldes eran las mismas y tu gesto serio de concentracin era el mismo que yo recordaba.

Continuar Leyendo


2012

La chica que nunca tuve

Ella se presentó varias veces en mi vida, y siempre tarde, tenía esa impuntualidad precisa para la vida.

No siempre con el mismo nombre, no siempre con el mismo rostro, pero a lo largo de mi vida ha sido una constante, ella, la amiga que sólo será eso.

No sé si a ustedes, pero a mi me ha sucedido a lo largo de mi vida. Llega y parece tan pero tan hecha para mi, pero uno no se casaría con uno mismo, es por eso que sólo se queda en amistad, esa amistad que es fácil confundir entre quienes no la tienen.

La música, la cerveza, las horas de charla, las risas, las millas devoradas en el auto, los errores, el hombro y el corazón roto, la sonrisa y el teléfono que suena con su voz: “es viernes y a mi no me pegan”, y bueno a mi si, pero pues es por mi bien.

Alguna vez pasé por ella saldríamos de parranda, iba en compañía de otro amigo, cuando la saludé estuvimos a punto de besarnos los labios, fue algo muy de telenovela, caí en cuenta abrí lo ojos y dije estupidamente “¿y eso?” Ella sonrió y se dijo sorprendida también. Desde ese día no pude quitarle de la cabeza a mi amigo que Ella y yo teníamos algo más que una amistad. Ojala así hubiera sido, pero no.

Hay una frontera que no admite pases ilegales, una vez lo intenté y fue todo un desastre, aún cuando dejó de lado su impuntualidad y llegó a tiempo, los dos huímos diciéndonos apenas “adiós”. Es una lección que aprendí bien.

Ahora sé que la próxima vez que se aparezca tendré su compañía, su critica subjetiva, chocaré una cerveza con ella, reiremos de madruga después de una fiesta, me miraran con envidia, y al llegar a la puerta de su casa me despediré de ella como siempre…con un beso en la mejilla y una sonrisa en los labios, de la chica que nunca tuve.


Liga Directa: http://youtu.be/lY-PO1SOzgs


2011

La Relacion Perfecta

¿Qué es una relación perfecta?

Para poder saber la respuesta a tan cuestionada pregunta, se necesita analizar las palabras que lo componen.
De acuerdo a la Real Academia Española una relación es aquella comunicación, trato, correspondencia, o conexión de alguien con otra persona.

Y de acuerdo a la misma fuente la palabra perfecta significa el máximo grado de cualquier cosa ya sea una cualidad o un defecto.

Ahora hay que analizar, si la perfección denota lo máximo de una cualidad o defecto, entonces hay que analizar si la palabra relación es considerada una cualidad o un defecto.

Las relaciones entre personas generan amistades, genera un intercambio de cultura, de bienes, y economía. Pero por otro lado las mismas relaciones si son basadas con el remitente incorrecto, pueden a su vez generar disputas, indiferencias, y por lo tanto guerras.

Ahora la clave cae sobre la palabra guerra. La guerra genera destrucción e impide el crecimiento humano. Aun que las relaciones correctas a base del intercambio de conocimiento y cultura pueden crear avances para el ser humano no solo en la ciencia pero también de manera espiritual.

¿Entonces las relaciones son positivas o negativas? Estamos de acuerdo que las guerras nunca existirían si las relaciones entre dos diferentes entes de diferentes ideales no existieran. Por lo tanto podemos mencionar que las relaciones pueden ser consideradas malas puesto que perjudican más de lo que aportan al progreso. Puesto que como individuo singular puedes encontrar tu propio avance personal sin una relación aun que te tome más tiempo, pero sin correr el riesgo a caer o desfallecer por culpa de una mala relación.

Entonces si tomamos una relación como algo negativo estamos diciendo que una relación perfecta es el grado máximo de un intercambio negativo de comunicación e ideales entre dos diferentes ideales o mentalidades.

Por lo tanto lo que tanto busca el ser humano de tener una relación perfecta, de cualquier tipo es inexistente. Lo que hace que nuestra búsqueda del amor sea una parte irrelevante en nuestras vidas convirtiendo el amor en un instinto más que nos hace tan animales como cualquier otro ser vivo en este planeta además de las plantas.

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de static55555


2011

Historia a la antigüita

Era el sábado 13 de agosto, estaba en mi escuela luchando contra 3 exámenes de regularización y muy triste de no poder ir a una fiesta de unos cuates, de repente llego mi novia, observo mi cara de triste y me dijo:

“¿Por qué no pasamos la noche juntos”?

A todo hombre lo ponen de buenas… (Excepto algunos casos) pero acepte.

Todo fue sonrisas, caricias y bla bla bla. no quiero meter detalles, para terminar rápido este post, porque si es muy largo no lo leen.

La mañana siguiente, íbamos para nuestros respectivos domicilios y ella recibió una llamada de sus papas que la esperaban en su casa. Ella llego, le pegaron en la boca y le dijeron que ya es un prostituta, que ya es la decepción de la familia, que “te vas a juntar con el” por las buenas o por las malas, que siempre quisieron que ella saliera de blanco de su casa, (si ni fui yo el ganon), ella me llamo desconsolada y destrozada.

Como persona fui a hablar con el señor (aquí es donde viene el HECF) y me dice

“O te casas con ella o aquí se acaba su relación”

Que le diera una fecha de boda y que si no quiero su hija, me la ira a dejar a la puerta de mi casa. Siento que la decisión de juntarse o casarse es una decisión de dos y no que un señor verde te lo grite…

Solo logre rescatar unos días para pensar (si dejarla o en donde vivir con ella) que poca madre de señores que decidan el rumbo de su hija… (que por cierto es mayor de edad).

P.D.: No creo poder ser ese hombre por que traigo una cruda y me acabe mi quincena en las fiestas patronales de mi pueblo.

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Rogebrio