2011

No te metas conmigo

Es fácil criticar, es fácil señalar, es fácil decir y no actuar, mi pregunta es cuál es tu solución a todo lo que criticas, a todo lo que señalas, a todo lo que dices, ¿en que estas actuando?

Muchos hablan del crimen organizado, que hay que legalizar las drogas, que el gobierno federal, está mal en esta guerra contra el Narco, que hay que pactar, para hacernos de la vista gorda y hacer como que, no vemos lo que no, nos conviene, hasta que el problema, te atrapa, te envuelve y te preguntas como has llegado ahí y hechas la culpa a todo o a todos y menos a ti.

Decir mientras no se metan conmigo, todo está bien, a mi no me hacen nada yo no les hago nada, Sucedió hace 3 días y les puedo relatar el hecho:

Vivimos en una colonia de interés social, de gente que es trabajadora para el estado, gran parte de varias generaciones de jóvenes han salido de aquí, unos a trabajar o la gran mayoría ha terminado una carrera, Jóvenes como todos los humanos, con sus características, el fraccionamiento, con el paso del tiempo, se volvió en un lugar nómada, familias nuevas, llegan y se van por cuestiones de trabajo, pero en los últimos meses, llegaron una nueva clase de inquilinos o visitantes a un lugar que es netamente familiar.

Este nuevo tipo de gente, son jóvenes que oscilan en edades entre los 18 a 30 años, jóvenes, que por su apariencia, reflejan la carencia que siempre han tenido y no la quieren aparentar, vestidos como los chavos con ropa, salidos de un video reguetonero, lentes obscuros, las muchachitas con shorts, zapatillas de tacón alto, prepotentes y lascivos a la hora de caminar, altaneros y con un sentimiento de poder, que sienten que nada les va a pasar, equipados con varios equipos celulares de telefonía, parrandeando en la Noche, tomando y fumando, sin trabajar, sin hacer nada, como te puedes explicar, de donde tienen dinero, para darse esa vida, una zona tranquila, cada vez tenia mas movimiento de gente extraña al lugar, entraban y salían, coches particulares, manejados por lo general por mas chavos como de este tipo, taxis a cualquier hora del día o de la noche.

Continuar Leyendo


2011

Las palabras como balas

Hay disgusto he indignación por la reciente balacera ocurrida en un partido de futbol, claro que la sociedad está cansada de este tipo de incidentes, balaceras por aquí y por allá, afuera de un kinder, en una fiesta familiar, en la carretera, la inseguridad es el pan nuestro de cada día y cada vez, por desgracia, se incrementa considerablemente el saldo de las víctimas de la violencia que se vive en las calles, pero eso es tan solo la punta del iceberg, que la sociedad este viviendo esta vorágine de sangre y muerte, no es sino el resultado de la disfunción que se vive en los hogares, pero de eso nadie se indigna, al parecer solo duele lo que se ve y no lo que ocurre en la entrañas de los hogares carentes de principios, es ahí donde crecieron los engendros que traen en jaque a todo un país.

Que fácil es culpar ahora a los políticos, a los medios, al sistema educativo, etc., etc., de las deficiencias que hemos tenido como familia, un hogar es el núcleo de la educación y los valores, y no podemos esperar que un niño que no recibe los fundamentos esenciales de amor, respeto y tolerancia, crezca y se convierta en un hombre de bien.

Todos esos delincuentes de malas entrañas que van ahora por la vida siendo el azote de toda una sociedad, no son sino el resultado de hogares en donde lo que prevaleció fueron malos ejemplos, y palabras que agredían el alma como balas.
Los hijos que no se desean, que viven en ambientes de rechazo y desamor, serán individuos propensos a tener resentimientos sociales, y eso solo es responsabilidad de quien engendre a ese niño.

Por eso la solución a la violencia que estamos viviendo, está cada vez más y más lejana, estamos en una decadencia moral, psicológica y espiritual, que terminará por colapsar en algún momento, la esperanza en tener un resurgimiento social es casi imposible, y lo único que resta es tratar de cuidar nuestro entorno, de dar amor y respeto a los seres que nos rodean, la familia, los compañeros de escuela, de trabajo, y todos aquellos que se crucen por nuestro camino. Hacer conciencia individual.

Y la ironía y el colmo de todo esto, es que los mismos que nos quejamos de la violencia somos violentos y agresivos de alguna u otra manera, por ejemplo, hacer, decir y twittear chistes poniendo en evidencia a Ninel Conde o deseando que se muera Belinda, es una manera de agresión. Si en verdad nos duelen los atropellos que vivimos como sociedad hagamos el chingado favor de nos disfrazar de broma la violencia, de no hacer para luego quejarnos que nos hacen, y de no usar las palabras como balas.