2012

De anonymous, fiesta taurina y centros comerciales

Qué onda banda! Me decidí a escribir esto debido a una serie de eventos que ocurrieron hace un par de semanas en la red, estos hechos me pusieron a reflexionar bastantes cosas, ocurrió que el grupo de hackers anonymous de Venezuela atacó páginas web de diversos medios taurinos, cosa que me pareció bastante irónica, ya que ellos se escudan detrás de una máscara que representa la libertad. Ya se que se han publicado diversos post antes en defensa de los toros y por su puesto en contra, pero yo les quiero compartir un punto de vista diferente, espero que me entiendan y que les sirva para reflexionar sobre la fiesta brava y sobre muchos otros hechos.

Desde mi punto de vista, y tal vez ustedes estén de acuerdo, es que vivimos en una sociedad con muy pocas libertades, es decir vivimos controlados, el gobierno decide las cosas que podemos hacer y las cosas que no, tenemos en nuestras manos un repertorio, una lista, de cosas permitidas, ¿Por qué hacer esta lista más corta?, no sé si entiendan la idea, ¿Por qué buscar la prohibición de una cosa que produce empleos, inspira arte, promueve la cultura entre muchas otras cosas? ¿Si las plazas de toros se demuelen que haríamos nosotros los taurinos los domingos? Ver televisión basura, tal vez, ir a un centro comercial, comer en algún restaurant de cadena americano, consumir artículos hechos por niños explotados en algún país de Asia, la lista es grande, no digo que sea obligatorio ir a los toros o verlos por televisión, sino mi pregunta es ¿Por qué quitarle una libertad, una expresión cultural a un país que cada día tiene menos?

Continuar Leyendo


2011

Así de fácil

La mujer mexicana quiere casarse, así de fácil. Si no, no nos mandarían a la chingada con la típica excusa de “con el estas perdiendo el tiempo”. No se ustedes pero no tienen ni la más mínima idea de cómo me enputa esa pinche frasecita. Pero antes de caer en encabronamientos extremosos, analicemos por que las viej… digo las mujeres necesitan casarse y lo ven como un máximo en sus vidas.

Chale, como que no me se la respuesta pero puedo llegar a pensar que, históricamente hablando, las mujeres solo servían para casarse y tener hijos. Seamos sinceros, las mujeres por tradición tenían que estar en la casa como amas de hogar, haciendo los quehaceres y pariendo hijos a lo pendejo. Por algo muchos tenemos tantos tíos y tías regados por todos lados. Ese era su deber y no se les pedía mas que eso.

Afortunadamente nos ha tocado vivir en una época donde eso ya no es una realidad. Hoy las mujeres se armaron de huevos (jejeje, chiste mamón) y ademas de ser amas de casa son profesionistas, estudiantes, deportistas y hasta presidentas. A pesar de todo eso, la tradición de que la mujer se tiene que casar “antes de que se le pase el tren” sigue molestándolas y por consecuencia chingandonos a nosotros.

Pasemos al ejemplo. Una pareja de novios cumplen su primer año de andar juntos, todo es feliz y todo es chingón. El trabaja, ella estudia. La paz y la armonía es la mejor manera de describir su relación.

De la nada sale la cabrona de la amiga que lleva dos meses con su novio y al pendejo ese se le ocurre pedirle matrimonio.

¿Y eso que tiene que ver?

Pos que la amiga se lo presume a la chava de la relación de la paz y la armonía y le siembra la semilla de la discordia y de la duda por que ahora el cabrón este paso a ser el buen novio a el patán que solo la esta haciendo perder su tiempo. Ahora a mi chavo ademas de ser “el culero” también paso pero a chingar a su madre por que lo mandaron a volar.

Continuar Leyendo


2009

Historias de Querétaro

queretaro Disculpen que los moleste; mi intención no es sino darles a conocer cosas que están pasando en Querétaro y su virrey gobernador en turno, Francisco Garrido Patrón. Les voy a platicar de algunas de las cosas que suceden Querétaro pero que no se dan a conocer a través de los medios tradicionales por el temor que tienen de perder sus millonarios contratos de publicidad (los principales clientes de los medios locales son “Grandes Obras para vivir mejor” y “Todos por Querétaro” ya te fijaste?).

No dejes de leer; aunque no te importe la política debes de saber que todo lo que hacen los políticos que elegimos como gobernantes o representantes populares tiene repercusión directa en nuestra vida familiar, personal y financiera (la escuela de los niños, el súper, hasta las horas de diversión).

Permíteme informarte:

-Que el gobernador Garrido después de anunciar un programa de austeridad para las familias más pobres, se fue de “gira” de trabajo por Europa y Nueva York ¡tres semanas! Con una extensa comitiva. Según me dicen amigos de agencias de viajes por los lugares donde se hospedaron lo menos que se gastaron en estas tres semanas fue uno 60 mil pesos diarios, bajita la mano. En los próximos días verás cómo los medio nos “informan” de los logros del gobernador por tierras europeas consiguiendo inversiones y empleos; no te dejes engañar, no era necesario, menos en este tiempo de crisis, el ostentoso viaje (su viaje número 15 en 60 meses).

Continuar Leyendo


2008

El tamaño del corazón

Hoy me encontre con esta columna del buen Reyes Heroles, solo una reflexión a la sociedad. Saludos!!

El tamaño del corazón
Federico Reyes Heroles
23 Dic. 08

Si por estos días fuera, se podría jurar que vivimos en una sociedad rebosante de amor hacia el prójimo. Se vive un auténtico desfile de expresiones de convicción religiosa y bienaventuranza. El desfile comienza con la millonaria peregrinación hacia la Basílica de Guadalupe, continúa con las posadas que invocan el nombre del cielo para abrir paso a la pachanga, le siguen los villancicos, la euforia navideña de los regalos y las reuniones de todo tipo. Acto seguido llegan los abrazos sentidos de año nuevo y los buenos deseos para todo mundo, y como postre las roscas de Reyes que preparan para la Candelaria. Si por este desfile fuera se podría concluir que vivimos en una sociedad cruzada por la fraternidad. No es así.

Más allá de las festividades religiosas y todo lo que de ahí se deriva hay otras formas de pulsar la fraternidad de las sociedades. Una de ellas son los actos filantrópicos. La filantropía es el brazo más eficiente que tiene la sociedad para ayudar a quien lo necesita. No se trata entonces de una actividad romántica sin impacto, sino de una serie de acciones organizadas que auxilian sensiblemente a paliar, entre otras, las dolencias y desventuras humanas. El ánimo final no es tranquilizar las conciencias, sino actuar de forma organizada para que la sociedad esté mejor, incluido uno mismo.

No es casual, entonces, que en los países con mejores niveles de bienestar sean también aquellos con la filantropía más extendida. No se trata de suplir al Estado, para nada. Lo que ocurre es que con frecuencia las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) son mucho más eficientes que el propio Estado. De allí que en esos países el Estado sea el primer interesado en apoyar la filantropía; es una relación de mutua conveniencia que en México por desgracia todavía no se entiende. En México el 85 por ciento de los ingresos de las OSC proviene de las cuotas de recuperación, sólo 9 por ciento es aportación gubernamental.

En otros países como Japón, Portugal o la República Checa alrededor del 40 por ciento de los ingresos de las OSC son aportaciones gubernamentales. Instituciones especializadas en problemas de visión, como lo son en México el Instituto de Oftalmología Fundación Conde de Valenciana y la Asociación para Evitar la Ceguera en México, atendidos por prominentes oftalmólogos y especialistas que con frecuencia donan su tiempo, difícilmente pueden ser mejoradas por una institución gubernamental.

En México la filantropía es todavía muy delgada. En Estados Unidos hay alrededor de 2 millones de OSC, una por cada 150 habitantes. En Chile hay 35 mil, una por cada 428 habitantes. En México hay alrededor de 8 mil 500, una por cada 12 mil 350 habitantes. En Estados Unidos el 85 por ciento de la población pertenece a cinco o más organizaciones. El México el 85 por ciento de los mexicanos no pertenece a ninguna organización. En México el trabajo voluntario es un tercio del total, lo cual es comparable a países desarrollados. Pero en México ese trabajo es todavía esporádico, el 60 por ciento aporta de una a 12 veces por año. En cambio, el trabajo de todos los días es alrededor del 8 por ciento. Algo que el Estado pareciera no haber comprendido cabalmente es que el llamado tercer sector es un gran generador de empleos. En Estados Unidos uno de cada 10 empleos radica ahí, bastante más que el sector automotriz. En México la proporción es de uno en cada 210 empleos.

Hay casos como el de los Países Bajos donde más del 14 por ciento de la PEA está radicado ahí, en México es el 0.4 por ciento. Quizá la crisis sea un buen momento para repensar el asunto.

Otra forma de calibrar la fuerza de las OSC es observar cuánto aporta la propia sociedad. Hay países, y no necesariamente ricos, como Uganda o Paquistán en los cuales alrededor del 40 por ciento de los ingresos de las OSC provienen de la propia sociedad. En México es sólo el 6 por ciento. Con todo y los fantásticos logros del Teletón, los mexicanos aportamos muy poco. Además, la pirámide de donaciones está invertida: muy pocos aportan mucho y muchos no aportan nada. Eso introduce fragilidad a las OSC, pues dependen de la voluntad de pocos.

Hay organizaciones, como la creada por el Padre Chinchachoma para atender niños en situación de calle, que estuvieron a punto de naufragar porque sus donantes tuvieron requerimientos de otras organizaciones surgidas por moda sexenal. Los mexicanos parecieran confundir la filantropía con la caridad. Cuando se les pregunta cómo prefieren realizar su aportación, casi el 80 por ciento responde: “Darlo directamente a una persona necesitada”, es decir abrir la ventanilla, dar unas monedas y circular tranquilo por la vida. Esa aportación es poco confiable porque, como sabemos, atrás de esos rostros sucios de mujeres con niños harapientos al hombro, con frecuencia hay verdaderas mafias. Además, esa aportación no tiene ningún seguimiento institucional. Sólo 13 por ciento de los mexicanos aporta a organizaciones o instituciones.

Es cierto, la filantropía, en una visión moderna, está muy ligada a la vida urbana que en México es muy reciente históricamente hablando. Las formas tradicionales de aportación como el tequio, al no ser voluntarias, están en la frontera. Lo mismo ocurre con esas niñas, mujercitas y mujeres a las cuales se les “encomienda” el cuidado de ancianos y niños. Tampoco es trabajo voluntario, además de que no es deseable que dejen la educación y se marginen del aparato productivo.

Pero hay otras explicaciones: alrededor del 70 por ciento de los mexicanos considera que no se puede confiar en las otras personas; el 45 por ciento considera difícil organizarse con otros ciudadanos y el 61 por ciento considera que el resto de la gente es corrupta. Así que, a pesar del desfile Guadalupe-Reyes, nuestro corazón colectivo no es tan grande. Felicidades.

Cortesía de Aza

labanda.jpg


2008

Día de muertos y días de muertos en vida

Se acerca la festividad mexicanísima de Todos los Santos y Los fieles difuntos, o más conocida por todos nosotros simplemente como Día de muertos. Haciendo a un lado la crisis sabemos lo que esto conlleva: muchas calaveritas de azúcar, pan de muerto, tamales de pipián, papel china picado, el color del cempasúchil por todos lados, además de severos ataques al Halloween y la notoriedad en la pérdida de tradiciones.

Todo aquello me ha puesto a pensar en la obra de Juan Rulfo (a Dios gracias por mi sobriedad y mi inminente depresión), de la cual yo deduje, mediocremente y con disculpas de la obra maestra y de los literatos que la elogiaron, lo siguiente:

Estamos muertos en vida

Así que… Por qué no celebrar a esos muertos, esos muertos que nos gobiernan, esos muertos que nos asaltan, esos muertos que nos secuestran, esos muertos disfrazados de políticos, policías y narcotraficantes, esos muertos que son los que verdaderamente asustan; poner una velita por ellos, brindar por ellos y emborracharnos por ellos. Sólo hay un día de muertos, lo cual quiere decir que los 364 días sobrantes son días de vivos, o, tal vez, ¿día de los muertos en vida…?

Digan lo que quieran, a mi me asustaría más una máscara de López obrador que una de algún zombie purulento. ¿Quién no desea que pronto su alma encuentre reposo y deje de de vagar por estas tierras con su gobierno legítimo y sus marchas?

… Dejemos algo más en el altar que le hacemos al abuelo difunto; además de velitas, mandarinas y tequila, pongamos un estéreo o una televisión, ya verán, o llegará el abuelo y se comerá la ofrenda, o llegará el ladrón y se llevará el estéreo.

Tomen sus precauciones si planean visitar el panteón a medianoche.

Saludos y feliz día de muertos.
Hazme el chingado favor.

Cortesía de Javier

labanda.jpg