2014

El sonido de tu claxon no me hace helicóptero

Cuando vas en tu coche nunca falta el impaciente que va tarde a alguna parte y que hacer sonar su claxon insistentemente en medio del tráfico de la ciudad. Cuando este personaje que todos conocemos va detrás de ti, se te pega casi subiéndose arriba de tu carro como si por arte de magia todo el mundo se fuera a mover para que el conductor impaciente pueda pasar.

Este letrero tomado del vidrio trasero de un Sentra demuestra la frustración de que por más que suenes tu claxon el carro que va por delante de ti no se van a transformar en helicóptero para que puedas pasar, así que mejor levante más temprano.

claxon-helicoptero

Via: @Servibar

Cortesía de Ramón

logo-la-banda


2012

Trafico de Armas

Se sabe que el trafico de armas esta fuera de control, pero esto ya es el colmo.

¿No les gustó? Mándenme sus quejas picándole a esta liga.


2012

Como Salir de Un Accidente: ¡Corriendo!

Les dejo éste impresionante video que de un cabrón muy suertido que pudo salir corriendo… literalmente del choque ¡Hazme el chingado favor!


Liga directa: liveleak.com


2012

¿Cuál trafico?

Este video lo tomó una amiga cuando estaba atrapada en el tráfico, les presentamos la nueva forma de evitar el tráfico…


Liga directa: youtube.com

Hazme el chingado favor de decirle que se cuide de los policías viales…

Cortesía de QCH


2011

Viernes en Santa Fake

Desperté medianamente tarde, a eso de las 10 am. Una piedrecilla se estrelló contra la ventana de la casa contigua y logro despertarme a mi antes que al inquilino adjunto. Desayune sanamente y me dispuse a realizar mis actividades previamente planeadas las cuales consistían en ir a Polanco a comprar unos boletos para un concierto, después a Santa Fe a dejar a mi novia y finalmente ir al trabajo en Villa Coapa a eso de las 4 pm. Se planeó esto en un lapso de 3 horas… Iluso fui…

1:10 pm
Todo iba viento en popa mientras me dirigía al otro lado de la ciudad en un tiempo record de 20 minutos logre encontrar Lago Andromaco relativamente rápido y descubrí que los boletos para el gran evento de esta noche se habían agotado. Un tanto molesto y acalorado decidí continuar con mi camino; ir de Polanco a Santa Fe.

2:00 pm
Yo no sé en verdad que pasa en esta ciudad pero mi teoría es que algún duendecillo chocarrero influencio a todo el mundo para que realizara obras AL MISMO TIEMPO en distintas partes de la ciudad ( de por si caótica y mal planeada) llevando a esta comunidad citadina al borde del colapso emocional.

Me dispuse a realizar mi segunda parada por la ciudad para encontrarme que el Sr. Slim construye un mundo de edificios al lado del lugar de evento al cual yo pretendía ir por lo cual las calles están destrozadas y llenas de camiones que entorpecen el tráfico brutalmente.

De algún modo (ayudado por un GPS del móvil) logre escapar de ese horrendo lugar de calor, humo y mentadas de madre claxonianas para encontrarme en la avenida Palmas rumbo a Santa Fake (como algunos le llaman en virtud de su falsa pinta de país primer mundista). Palmas es una avenida con algunas de las casas más caras de todo el país. En esta zona también se encuentran algunos de los corporativos más importantes de la nación y el lugar donde aterrizo (por decirlo de alguna manera) un Secretario de Gobernación de nuestro país .

Después de sortear las intrincadas calles de esa adinerada parte de la ciudad, logre encontrarme con el Trébol Constituyentes-Reforma para que mi verdadera penuria comenzara, la señalización de la zona fue diseñada por un niño de 4 años y esbozada en una cartulina con crayolas (o al menos así parece) ya que no informa en lo absoluto , es pequeña e inútil por lo cual decidí apostarle a la Diosa fortuna y tome el camino de la derecha. Curiosamente ese era el indicado y en un par de minutos y 6 vueltas erróneas llegue al destino y entregue a mi novia a tiempo para su entrevista.

Continuar Leyendo


2011

La ciudad inmóvil

Dice Paul Virilio que cada vehículo, cada máquina, lleva consigo su propio accidente, su propia tragedia inminente. El siglo XX, es el siglo de los grandes accidentes: de los transatlánticos, de los dirigibles, de los trenes, de los automóviles. La revolución industrial mostró nuevamente esa fascinación por las máquinas, por la velocidad. Tan solo hay que ver este fragmento, del creador del manifiesto futurista( un llamado a creer en la belleza de las máquinas), Tomasso Marinetti:

Sin duda habréis oído los comentarios que suelen hacer los propietarios de automóviles y los directores de fábrica: “Los motores dicen, son realmente misteriosos…Tienen caprichos, extravagancias inesperadas, parece que tengan una personalidad, un alma, una voluntad. Hay que acariciarlos, tratarlos con cuidado, no maltratarlos nunca ni fatigarlos en exceso. Sí así lo hacéis esta máquina de hierro fundido y de acero, este motor construido según cifras precisas os dará no solo todo su rendimiento, sino el doble, el triple, mucho más…”

Aun así, es curioso, indigno, y casi una maldición para los sueños y deseos que muchos pretendían ver cumplidos por medio de esta revolución industrial el destino triste del automóvil y su relación con la ciudad. Su más notoria tragedia no es producida por su rapidez sino por su inmovilidad.

La ciudad, el espacio que busca siempre ser el exponente de la velocidad, de la inmediatez y el progreso mecánico, no es capaz de lograr que uno de sus símbolos de progreso funcione.

La ciudad de México es así una burla de sí misma. Se estima que uno de cada diez trabajadores del valle metropolitano pasan al menos 3 horas de su tiempo en el tráfico, durante el translado a su trabajo. Este es un asunto ya de salud pública. El tráfico produce strés, desesperación, angustia, precisamente por incumplir el deseo que siempre promete satisfacer un coche: la rapidez.

El problema es gravísimo a estas alturas, dónde ya se habla incluso de índices de “sufrimiento de conductor”, dónde la Ciudad de México ocupa el primer lugar . Ante la gravedad del problema las soluciones deben ser radicales. Construir más vialiadades no es una solución adecuada ya que agrandece el problema y lo hace cada más irresolvible, dado que habrá un momento en el que simplemente no habrá espacio para más. En cambio se debe dicentivar el uso del automóvil y crear mecanismos y un sistema a largo plazo que tome en cuenta otras formas de movilidad. Lo que implicaría, incluso, que asumiríamos la realidad actual del automóvil, ya no como objeto de progreso, sino como fuente de una desgracia continua. Lejos del “hoy no circula” para ciertos vehículos que cumplen ciertos requisitos ambientales( en el supuesto caso de que realmente los cumplieran y no cayeran en la corrupción los centros de verificación ), se debería promover un hoy no circula obligatorio para todos los automóviles o al menos(solución insuficiente) para las instancias de gobierno, como ya ocurre en ciertos municipios y entidades del país.

Esta ciudad inmóvil, el sueño frustrado de la máquina a la que pretendían otorgar un alma, nos ha llevado a esto. Julio Córtazar lo decía bien, cuando explicaba el por qué realizó el cuento Autopista del Sur, en el que se narra un embotellamiento ficticio:

“los atascos y los embotellamientos automovilísticos son uno de los signos de esta triste sociedad en que vivimos, y uno de los signos más negativos, porque crea una especie de contradicción con la vida humana, es decir una especie de búsqueda de la desgracia, de la infelicidad, de la exasperación a través de la gran maravilla tecnológica que es el automóvil, que debería darnos la libertad y que vuelta a vuelta nos está dando las peores consecuencias. “

Cortesía de Fénix


2011

Guaruras se sienten Dioses

El día de hoy circulaba por la ciudad de Querétaro en la avenida 5 de Febrero la cual es una avenida principal que los últimos días se ha llenado de tráfico a todas horas y en todos los sentidos.

Ya se me hacia tarde para el trabajo y lo que es común, me iba cambiando de carriles conforme avanzaran mas para poder llegar a mi trabajo.

En una de esas me metí atrás de un Mercedes Benz y OOOOOOOhhhhhh sorpresa la camioneta de atrás eran su guaruras (en ese momento no sabía que eran sus guarros)los cuales me echaron la camioneta casi encima echándome las luces y tocando el claxon. Lo cual no le di importancia espejeo para el otro lado y cuando regreso la vista a mi lado izquierdo o sorpresa un cabron a lado gritando (Todo esto sucedía mientras avanzamos poco a poco durante el trafico.) bajo el vidrio para ver que show y me dice que me quitara, que cuales eran mis intenciones y que me quitara si no quería problemas, que le permitiera el paso porque tiene que ir atrás de su carro y fue cuando expresé ¡Hazme el Chingado Favor!.

Mi respuesta fueron: Mis intenciones son de avanzar más rápido porque llevo prisa y no le voy a dar permiso. Este cabron saco su radio y no sé qué chingados le dijo al guey de atrás y yo avance mas rápido a como podía el guey seguía caminando a lado de mi carro y me dijo es por tu seguridad también. Por favor dame paso.

Se echo a correr a su camioneta y se cambiaron del carril a lo cual un señor que iba a mi lado no les dio el paso pero estos cabrones le aventaron la camioneta y después de eso prefirió darles el paso se me metieron nuevamente y esta vez ya les di el paso no vaya sé que me saquen un pistola y ahí quedaba.

Y seguían avanzando a como podía ya que el tráfico no dejaba mucho pero me puse a pensar estos hombres se sienten dioses o que onda si dejaron espacio entre el carro del “adinerado” y ellos ese es un error de trabajo y no deben remediarlo con intimidar a la gente o querer que todos le vayan a decir “Así… Espérame deja me quito y pásale.”

O siente que porque su jefe las puede ellos también. El dinero no los hace mas al contrario los hace menos.
En fin esto y más se vive en nuestro querido México.

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de JarrasQro


2009

En el Hoyo

enelhoyoLos que viven, han vivido o vistan la ciudad de México, nuestro bello DFectusos, han sido afectados en los últimos años con las obras del segundo piso. Para la mayoría esta obra publica se a convertido en un dolor de cabeza y la neta siempre mentamos madres y tocamos el claxon para sacar la frustración del pinche trafico. Hasta el día de hoy, el debate sigue si estos segundos pisos están ayudando o si fue pura perdida de dinero y de tiempo. Lo que si es un hecho es que nunca nos ponemos a pensar que nosotros la tenemos fácil, que los de la chinga son los de la obra.

Hoy por ser viernes, me permito a hacerles una recomendación. En el Hoyo de Juan Carlos Rulfo es un documental que nos deja conocer a los trabajadores de esta gigantesca obra. La banda sonora esta increíble. Muchos probablemente no este interesados en ver un documental de albañiles, pero la verdad creo que como siempre podemos aprender algo de estas personas. Claro también tiene sus finísimos momentos dignos de este blog pero esos no se los cuento pa’ que vean el documental.

En una parte de la película le pregunta a una de estas personas que si fuera presidente le robaría a los ricos para darle a los pobres, el responde que no, que buscaría la manera de que todos tuvieran. En otro instante le preguntan a otro que si no le daba miedo estar trepado trabajando y el responde que le da mas miedo no tener para comer. Hazme el Chingado Favor! Si eso no es una lección para muchos de nosotros, la verdad no se que seria.

En fin, aquí les dejo el documental aunque les recomendaría que la rentaran ya que no se si dure mucho en Internet, ya saben como es esto de derecho de autor.

Parte II, Parte III, Parte IV, Parte V, Parte VI, Parte VII, Parte VIII, Parte IX.