2014

Razones por las que México no hubiera podido ganar la Segunda Guerra Mundial en lugar de la Unión Soviética

Escuadron201Hace 71 años terminó una de las batallas más sangrientas, brutales y horrendas de las que se tenga memoria, la de Stalingrado, batalla de cinco meses de duración donde la Wehrmacht y el Ejército Rojo se disputaron la ciudad a orillas del Volga. Todas las demás palidecen en comparación; ni Shanghái, ni Okinawa-que nuestro señor presidente insiste está localizada en algún lugar de Chihuahua-, ni Sebastopol pueden competir con ella Fue una batalla que no respetó edades, ni sexo, ni condición social, que se libró en uno de los climas más horribles de la tierra y que quedará grabada en la historia de la humanidad como la batalla más desoladora de todos los tiempos, sólo superada por la masacre ocurrida en Tenochtitlán tras la caída del Quinto Sol en 1521.

La de Stalingrado fue una batalla donde la voluntad de dos de los dictadores más emblemáticos del Siglo XX se tradujo en la muerte de más de dos millones de personas, siendo considerada la peor batalla de la guerra. Pero…¿qué hubiera pasado si en lugar de rusos, hubieran sido los gringos o los británicos quienes la hubieran peleado a orillas del Volga? Es más: ¿Qué hubiera pasado si en lugar de rusos y de la mano de acero estalinista, la ciudad hubiera estado defendida por Mexicanos?

México no habría podido ganar la guerra porque:

1. Apenas declaradas las hostilidades un tipo llamado Xavier Mamadóvulus Siciliadévich hubiera convocado a una marcha por la paz y hubiera calificado al gobierno de bárbaro por la cantidad de muertos resultante, a pesar de que el responsable en este caso sería Hitler y no Stalin. Como en México, donde se le echa la culpa a los soldados pero todo mundo se olvida de mencionar a los narcos, a los que últimamente los periodistas les da por nombrar “civiles armados”.

2. Un montón de reclutas y reservistas se hubieran negado a servir en el ejército basándose de que esta era una guerra organizada por el gobierno burgués y que no tomaba en cuenta los intereses del pueblo.

Continuar Leyendo